ALCALÁ DE GUADAÍRA

La tierra extraída de la cantera ilegal de La Isla pudo usarse para la SE-40

El PP acusa al Gobierno municipal de connivencia con la operación

SEVILLA Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La cantera ilegal de la zona de La Isla puede haber sido un negocio redondo. Un negocio que, según denunció ayer el PP, no hubiera sido posible sin la «connivencia» del Ayuntamiento. Según explica la portavoz del PP, María del Carmen Rodríguez, el Gobierno municipal conocía que se estaba realizando una extracción de albero para la que no existía licencia desde hace meses, sin que haya actuado hasta ahora.

El Pleno municipal aprobó ayer por unanimidad que la Junta de Compensación del sector conocido como «La Isla» restituya los terrenos al estado que contempla la licencia de obras concedida, «toda vez que los trabajos realizados no se ajustaron a lo aprobado», reconoce el Gobierno municipal. Esta medida llega ahora, pero en mayo del año pasado el PP denunció que lo que allí estaba ocurriendo no era una simple explanación, sino que se trataba de una «cantera a cielo abierto». Meses después repitió la denuncia la asociación ecologista Alwadi-ira. En varias ocasiones además los vecinos del entorno se quejaron ante Urbanismo del polvo y las molestias que causaban las obras.

El PP denunció los hechos en mayo, pero hasta diciembre no se ordenó paralizar las obras

El 5 de octubre de 2011 una empresa elabora para el Ayuntamiento un informe en el que se afirma que existen «sobreexcavaciones de más de 9 metros de profundidad» y advierte de que esta actuación ha generado taludes definitivos en el límite con la A-92 y ha modificado los perfiles topográficos del proyecto de urbanización. Sin embargo la paralización de las obras no se produce hasta el 28 de diciembre. Por todo ello, el PP entiende que el Gobierno municipal conocía lo que estaba ocurriendo.

En todo este tiempo la empresa ha podido extraer toneladas de albero dando forma a un negocio muy rentable, según los populares, y que consistiría en vender la tierra extraída para las obras de la construcción de la SE-40, tal y como el PP afirma que consta en un informe municipal al que han tenido acceso. Para ello instalaron maquinaria de extracción y de molido de las piedras de albero. Según un experto del PP el precio del metro cúbico de albero una vez descontados los gastos de extracción, puede generar un beneficio tras su venta de unos cinco euros por metro cúbico. Actualmente los técnicos del Ayuntamiento están determinado el volumen de tierra que se ha sacado de la zona. Pero por la dimensión de los socavones podemos estar ante cientos de miles de metros cúbicos. El material extraído en La Isla puede generar un beneficio muy elevado.

La administración local establece que el coste de la reposición puede estar entre 375.098 y 581.256 euros, a los que habría que añadir los porcentajes de beneficio industrial, gasto general e IVA. El PP teme que la empresa no lleve a cabo la reposición y el Ayuntamiento tenga que actuar de oficio con el consiguiente gasto para las arcas municipales. En ese caso, la Junta de Compensación de la zona, responsable de las obras, deberá hacer frente a una multa. Pero la cuantía de la misma, según el PP no puede superar los 75.000 euros porque en la licencia se estimó un volumen de movimiento de tierras muy bajo, que dio lugar a un aval igualmente reducido.

El delegado de Urbanismo, Rafael Chacón, ha rechazado este planteamiento, ya que existen mecanismos legales para conseguir que la empresa realice la reposición y afirma que «a los responsables de la infracción les va a salir más caro haber realizado esta infracción que el beneficio que hayan podido conseguir».