Torrijos propone que Tussam asuma la grúa ante la «ineficacia» de Aussa

abc
sevilla Actualizado:

El primer teniente de alcalde del Ayuntamiento de Sevilla y portavoz de IU, Antonio Rodrigo Torrijos, propone que la empresa municipal de transporte Tussam asuma la gestión del servicio de grúa ante la "ineficacia" demostrada a su juicio por a actual empresa adjudicataria Aussa, además de advertir de que se opondrán a la convocatoria de un nuevo concurso para renovar la concesión, que expira en febrero de 2011.

"La actual gestión de la grúa se ha demostrado ineficaz para resolver el problema", ha asegurado en una entrevista con Europa Press Torrijos, quien admite que "es una aseveración dura, pero muy a pie de calle, un hecho científico". En esta línea, señala que "hay conflicto social con los trabajadores, hay una constatación objetivable de que las prioridades para la grúa, como es la doble fila, no está solucionándose, no es eficiente en cuanto a la retirada de vehículos y es deficitaria", por lo que insiste en que "la actual gestión es ineficaz" y reitera su apuesta por una "gestión pública".

Así, manifiesta su "perplejidad" ante el hecho de que Aussa "haya solicitado un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) con una duración de un año cuando la concesión administrativa termina el 19 de febrero del año que viene" y asegura que IU votará en contra de un nuevo concurso, para el que apunta que aún no existen pliegos de condiciones. "Aprovecharemos el proceso de terminación de la concesión administrativa de Aussa para, en ese momento procesal, pelear en el ámbito del gobierno con los aliados necesarios para que se pase la gestión a Tussam", plantea Torrijos, quien propone además el establecimiento "de manera inmediata" de un "cronograma de reuniones con contenido y propuestas entre trabajadores y empresa".

En esta línea, aclara que "la grúa es un elemento sustantivo para el modelo de ciudad de IU, intermodal, con zonas recuperadas para el peatón, con bicis, con transporte público" y lamenta que "la gestión deficitaria está siendo una rémora para este modelo de ciudad en que la movilidad sostenible tiene que contar con la grúa". "Sería el gran salto transformador de una movilidad con problemas a una movilidad pacífica en la ciudad", garantiza Rodrigo Torrijos, quien admite que esta propuesta no cuenta con una buena acogida por parte de su socio del gobierno, el PSOE. "Es una propuesta en la que estamos solos en primera instancia", reconoce.

No obstante, argumenta que "el tema de la municipalización de la grúa al servicio de Tussam es un proyecto, no solo ideológico, sino de sentido común", dado que a su juicio se trata de "un tema de jerarquía de prioridades, la grúa al servicio de la movilidad sostenible". De igual modo, apunta que "la grúa no puede estar obsoleta, ni ser solo un instrumento recaudador, ni un objeto exclusivamente represor del tráfico incívico, sino un proyecto proactivo a favor de la movilidad pública al servicio de la excelencia del autobús y la mejor forma de garantizar eso es que esté al servicio de Tussam".

Beneficios

En cuanto a los beneficios que esta propuesta reportaría a Tussam, calcula que produciría unos ingresos de 4 millones de euros anuales a la empresa de transportes hispalense, además de redundar en la mejora de la velocidad comercial, "al usarse para quitar coches que obstaculicen el paso de los autobuses". "Cada kilómetro de velocidad comercial que se ganara es equiparable a 2, 5 millones de euros al año", estima Torrijos, que ha informado igualmente sobre el diseño por parte de IU una serie de medidas para mejorar la "delicada" situación de Tussam. En este sentido, explica que "la solución no pasa por el incremento de tarifas", sino por "una serie de medidas a medio-largo plazo que mejoren la calidad del servicio y aumenten los ingresos", con el aumento de la velocidad comercial como "uno de los primeros objetivos".

Más carril bus y cabinas de prepago

Con este fin, señala la necesidad de ampliar la red de carriles bus, de modo que se alcance los 52 kilómetros a lo largo del próximo mandato. Para esto, apuesta también por un "programa de prioridad semafórica para los autobuses, de modo que cuando un autobús llegue a un semáforo éste se ponga en verde" y la agilización del flujo de viajeros con la instalación en algunos puntos de "cabinas prepago, como se hace puntualmente en la feria". Además, considera que "los talleres de Tussam están preparados para que se cree un punto de ITV para la inspección de autobuses" en el que sugiere que "podría atenderse a todos los vehículos del parque móvil del Ayuntamiento, o incluso del Consorcio Metropolitano de Transportes y otras líneas", de forma que, de paso, "se dejaría de pagar dinero a talleres privados". Como complemento a esta batería de medidas, Torrijos propone la creación de "áreas verdes", espacios habilitados como ahora está la zona azul pero en las que todo lo recaudado se destinara a Tussam. Todo ello, "sin menoscabo de aumento de transferencias del Ayuntamiento" y la implicación de la Junta de Andalucía.

Más implicación de la Junta

Con respecto a esto último, señala que "Sevilla es la capital de Andalucía y hay un comportamiento de uso del servicio público de transporte con el entorno metropolitano que viene a trabajar a la ciudad y no reside en ella". "Defendemos una Tussam pública", ha aclarado el primer teniente de alcalde del Consistorio hispalense, quien dice partir del "hecho político de que a pesar de la delicada situación financiera de la empresa IU se opone a que se criminalicen las conquistas sociales obtenidas por los trabajadores".

En cuanto a la negociación del convenio colectivo, afirma que "a todas luces la situación económica de la empresa es delicada y hay un dato constatable, que para abordar ese contexto hay que propiciar unas relaciones industriales regidas por un clima de colaboración y favorable al diálogo". "Las organizaciones sindicales son conscientes de la realidad difícil y delicada que tiene la empresa y están intentando trabajar en un clima favorable que nadie debiera perturbar por razones más o menos curiosas como las horas sindicales, que son derechos reconocidos por ley y una conquista del movimiento sindical". Por tanto, Rodrigo Torrijos concluye que las "prioridades" en el marco de la negociación colectiva deberían ser "el empleo y el desarrollo de la organización interna del trabajo".