Tussan cerrará 2010 con una reducción del gasto de 5,6 millones

El nuevo sistema contable permitirá a la empresa cuadrar sus cuentas de este año si se formaliza la venta del edificio de Diego de Riaño, pendiente de la concesión de licencia por Urbanismo

M. D. ALVARADO
SEVILLA Actualizado:

Tussam, empresa municipal de transportes, presentó ayer ante la Agrupación de Interés Económico su previsión de cuentas para el cierre del ejercicio de 2010. Esas cuentas arrojan algunos datos que dan algo de alivio a su siempre delicada situación económica: a final de año la empresa habrá reducido sus gastos en 5,6 millones de euros respecto al ejercicio de 2009. Eso ha sido posible, entre otras medidas, por la eliminación de cuatro líneas deficitarias y la reducción de los sueldos de los directivos en un 15%.

Además, Tussam podría ingresar otros siete millones de beneficios extra si se hace efectivo el contrato de venta suscrito con una empresa británica por el edificio de Diego de Riaño. El citado contrato incluía una cláusula en la que se establecía que la entrega de los 9,5 millones por los que se ha vendido el inmueble se harían efectivos al otorgarse la licencia de obras y Urbanismo aún no ha cumplido con ese trámite.

Con los ingresos extra que supondrá esta operación de venta de activos, Tussam, y la reducción de hastos señalada la empresa de transporte cerrará por vez primera desde hace años el ejercicio con las cuentas cuadradas. Y ello gracias al nuevo plan de contabilidad. Hasta ahora las cuentas de Tussam incluían las deudas acumuladas lo que hacía que al cierre de cadas ejercicio incurriera en riesgo de disolución, una situación que se salvaba con una ampliación de capital que asumia el Ayuntamiento con sus aportaciones, como estas siempre eran inferiores a las necesarias la deuda seguía acumulándose año tras año. El nuevo mecanismo contable —el mismo que usa Lipasam, otra empresa municipal con pérdidas— permite que las deudas acumuladas no computen en las cuentas anuales, con lo que se comprobará si la empresa cumple con sus objetivos o no.

¿Qué pasa entonces con la deuda acumulada? Sigue ahí, es responsabilidad municipal pero ya no computa a la hora de pedir préstamos a la empresa. Ésta sostiene que aunque se ha hablado de 132 millones de euros de deuda acumulada cuando en realidad «sólo» alcanza los 60 millones; el resto es una cantidad «asumible» para una empresa como Tussam y a la que se puede hacer frente sin riesgo de disolución.

Así las cosas, Tussam cerrará el ejercicio con unas pérdidas de 54 millones sin contar con las aportaciones del Ayuntamiento. Cuando éste, que a mitad de año anunció que reduciría sus transferencias en 2,3 millones, haga su aportación, esas «pérdidas» se habrán reducido a 3 millones, una cantidad que se espera absorber antes de que termine el año. Los 12 millones de diferencia con lo que deberían de ser las aportaciones municipales y lo que son se salvarán así gracias a los 5,6 millones en que se ha reducido el gasto y los 7 millones de beneficio por la venta de Diego de Riaño. Si éste no se formaliza, se recurrirá a nuevos préstamos.

Así las cosas, la política de contención seguirá en 2011, cuando el gasto debe reducirse en 7 millones. Ya no se tiene patrimonio para vender. ¿Cómo los conseguirá?. La previsión es que por el incremento de las tarifas a partir del 1 de enero consigan ingresar 1,5 millones más, pero dado que los usuarios ya han hecho bastante esfuerzo será necesario recurrir gastos en materia de personal y lograr más ingresos de las administraciones implicadas, Ayuntamiento y Junta. El objetivo es reducir en un 5% los gastos de personal, el mismo porcentaje que se aplicó a los salarios de los funcionarios aprobada por el Ejecutivo español y que a estos trabajadores no les afecta al contar, como empresa pública, con convenio colectivo. Ese 5% supondría 3 millones de ahorro, para que la aportación de las administraciones públicas se reduzca a 2,5 millones, si no deberá ser mayor.

La futura negociación del convenio colectivo se adivina complicada en Tussam.