Embarazos fruto de la pasión... por el Barça
La natalidad se incrementó un 16% en una región catalana nueve meses después de que el Barcelona se hiciera con el triplete. En la imagen, Iniesta tras marcar el gol que los llevó a la final de la Champions League en 2009 - reuters

Embarazos fruto de la pasión... por el Barça

Un estudio confirma el incremento de los nacimientos en Cataluña nueve meses después de que el Barcelona ganara el triplete en 2009

Actualizado:

¿Puede un éxito deportivo influir en la natalidad de una región? ¿Son las victorias futbolísticas el mejor acicate para aumentar el número de nacimientos que tanta falta le hace a España? El 6 de mayo de 2009, Andrés Iniesta marcaba al Chelsea, en el último minuto, el gol que llevaba al Barcelona a la final de la Champions League. Fue la temporada del triplete: se proclamaron campeones de Europa, de Liga y de Copa del Rey. Nueve meses después, una radio local catalana difundía los resultados de una encuesta informal en cinco hospitales de Barcelona, revelaba que se habían incrementado en un 45% los nacimientos. Este supuesto «babyboom» fue denominado «la generación Iniesta».

Pero un grupo de investigadores catalanes quiso llevar a cabo un estudio formal para desmontar lo que, en un principio, creían que era una «leyenda urbana». Para ello, recopilaron los datos de los 11.000 nacimientos que se produjeron entre 2007 y 2011 en dos maternidades de las comarcas de Bages y Solsones, que suma una población de casi 200.000 personas, y donde se ubica el pueblo de Guardiola, Santpedor. «Nos pareció que este área era idónea porque tiene un carácter muy homogéneo, muy catalanista y con una relación de peñas del Barca respecto a otros equipos superior a la de la ciudad de Barcelona y al resto de la provincia. Si esto había ocurrido, tenía que ser aquí», explica a ABC Jesús Montesinos, autor principal del estudio y responsable del Área de Investigación e Innovación de la Fundación Althaia, Red Asistencial de Manresa.

Pensaban que pasaría como con el apagón de Nueva York de 1965. El New York Times le achacó entonces un aumento del 30% en el número de nacimientos en cinco hospitales de Manhattan, pero cinco años después se desmostró que no solo no habían aumentado sino que habían decrecido. Pero en este caso, los escépticos investigadores catalanes, que contaron con la ayuda del departamento de Estadística de la Universidad Politécnica de Cataluña, se llevaron una sorpresa: los resultados desvelaron que los nacimientos en febrero de 2010 habían aumentado un 16% con respecto a la media de los otros febreros analizados. La tendencia continuó en marzo, con un 11% de crecimiento, pero en abril ya no se dio este fenómeno.

«El estudio no demuestra una relación causal, pero sí una correlación entre ambos eventos, por lo que no podemos descartar la influencia de las victorias deportivas en la natalidad», aclara Montesinos, quien encuentra una justificación neurobiológica a este fenómeno: «En momentos de euforia hay una segregación mayor de neurotransmisores como la oxitocina, que hace que confíes más en la gente, tengas más sensación de pertenencia al grupo y disminuya la percepción de riesgo»

Los resultados del estudio, publicado en la edición navideña de « British Medical Journal», también muestran un declive de la natalidad desde el segundo semestre de 2010. Un hecho que los autores relacionan con la crisis económica y una reducción de los embarazos planificados.

La pasión sobre la razón

«Nuestros resultados pueden tener diferentes interpretaciones, pero una de ellas es que las emociones humanas a gran escala pueden afectar profundamente a los movimientos demográficos en las poblaciones, y que los acontecimientos nacionales o regionales pueden reducir el peso de la razón e incrementar la pasión», aseguran los autores.

Aunque estamos ante un estudio observacional, los investigadores creen que sus resultados pueden contribuir a una mejor comprensión del comportamiento humano e incluso dar pistas a los gobernantes sobre cómo ayudar en la estimulación o la reducción de las tasas de natalidad.

Harían falta más estudios observacionales que confirmasen la correlación entre éxitos deportivos y natalidad para poder establecer una relación causal, pero, mientras tanto, podemos jugar a las hipótesis y preguntarnos si la llave para solucionar el problema de la natalidad en España la tiene nuestra selección en el próximo Mundial de Brasil...