El síndrome del edificio enfermo: cuando la gripe vive en la oficina
Un conducto de ventilación sucio - atlas

El síndrome del edificio enfermo: cuando la gripe vive en la oficina

La mala ventilación y la falta de mantenimiento de los conductos del aire facilitan la acumulación de bacterias y la presencia de enfermedades

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Matilde pasó dos años con picores en la nariz y la garganta. Trabajaba en una oficina sin luz, sin ventanas, con luz artificial y moqueta. Finalmente fue diagnósticada del síndrome del edificio enfermo.

Polvo,telaraña, hongos... La mala ventilación y los conductos de aire sucios facilitan la acumulación de bacterias y, por lo tanto, multiplican el contagio de resfriados y alergias.

«Los conductos de aire acondicionado muchas veces no se mantienen con el rigor que se debería y eso hace que al final sean una fuente de hongos», explica un experto en limpieza en declaraciones a la agencia ATLAS. El problema llega cuando esos síntomas se vuelven crónicos.

Las empresas de limpieza aconsejan que estos conductos se limpien al menos una vez al año ya que tanta suciedad puede facilitar que aparezcan enfermedades o síntomas muy incómodos.

Aunque pensemos que la prevención de riesgos laborales solo está relacionada con trabajos peligrosos, también afecta al trabajador de oficina. En concreto, más del 50% de las bajas laborales que tenemos en España suceden en oficinas por malas condiciones físicas o ambientales.

Desde el 1 de junio de 2013 es obligatorio que los edificios cuenten con un cértificado de eficiencia energética que controlan entre otras cosas la calidad del aire interior. Las multas por no poseerlos van de los 300 hasta los 6.000 euros