Piden la supresión de las multas de tráfico «en diferido»
Los agentes podrán formular multas sin tener que parar en el acto a los infractores - abc.es

Piden la supresión de las multas de tráfico «en diferido»

Según Automovilistas Europeos Asociados, la norma dejaría en situación de indefensión jurídica a los conductores, al privarles del derecho a recabar pruebas en el momento de hechos

abc.es
Actualizado:

La organización de defensa de los conductores, Automovilistas Europeos Asociados (AEA) ha solicitado a todos los grupos parlamentarios con representación en la Comisión de Interior del Senado que presenten enmiendas de supresión a la modificación numero trece del Proyecto de Ley de modificación del texto articulado de la Ley sobre Tráfico, aprobada a finales de año por el Congreso, y que pretende autorizar a los agentes que a que formulen denuncias «en diferido», es decir, sin tener que parar en el acto a los infractores.

A juicio de AEA, esta modificación «no obedece a ninguna razón de seguridad vial sino que lo que pretende es dar cobertura legal a la actuación ilegal llevada a cabo durante varios años por el Ayuntamiento de Madrid al formular más de 600.000 denuncias argumentando una causa que, ni estaba justificada, ni estaba prevista en la Ley, para no tener que parar en el acto a los conductores».

El Tribunal Superior de Justicia de Madrid ya se pronunció en una sentencia del 8 de marzo de 2012, que declaraba nula la modificación de la Ordenanza de Movilidad aprobada por el Ayuntamiento en el año 2010, que tenía idéntica redacción que la que ahora se quiere introducir en la Ley sobre Tráfico.

Según denuncia el presidente de AEA, Mario Arnaldo, «lo que esta modificación pretende es pasar por alto la actuación ilegal llevada a cabo por diversas administraciones públicas y legalizar más de 600.000 multas impuestas irregularmente por el Ayuntamiento de Madrid».

Desde esta asociación de automovilistas consideran que que si se aprueba definitivamente la modificación legal no sólo se deja a los automovilistas españoles «en una absoluta situación de indefensión jurídica, ya que se les privar del derecho a recabar en el momento de ocurrir los hechos las pocas pruebas que la ley permite» frente a la presunción de veracidad que tienen las denuncias de los agentes.

A juicio de Arnaldo «si no se notifican las denuncias en el acto, no sólo no se evita que se produzca la situación de riesgo en el momento sino que además tampoco se evita que ésta se repita casi a diario hasta conseguir que el infractor pueda ser amonestado meses más tarde».

Otro de los aspectos negativos, de sacarse adelante este aspecto de la nueva Ley es que «se permite la impunidad de los infractores porque al no identificar en el acto al conductor se puede atribuir la autoría de estas infracciones a personas que no han tenido ninguna participación».

Según Mario Arnaldo, desde la implantaciçon del permiso de conducir por puntos «España se ha convertido en el país de la UE con las abuelas más infractoras al aparecer como responsables de infracciones cometidas por su hijos o nietos».