Pepe Rodríguez: «Papá Noel es importado, en casa los regalos llegan la Noche de Reyes»
Pepe Rodríguez, jurado de MasterChef, aboga por unas navidades familiares en torno a la mesa - James Sturcke

Pepe Rodríguez: «Papá Noel es importado, en casa los regalos llegan la Noche de Reyes»

El cocinero más popular de MasterChef presentará esta Nochevieja las campanadas junto a Anne Igartiburu

Actualizado:

Como cada Navidad, las cocinas de los españoles descubren el ritmo frenético de los mejores restaurantes. Padres, suegros o abuelas convierten la estancia en un ir y venir de nuevos cocineros y «pinches». El marisco, el tradicional cordero y algún que otro producto gourmet son habituales en las casas de los afortunados que pueden seguir disfrutando estas fiestas en torno a la buena mesa. En muchas familias, la cena de Nochebuenay Nochevieja se sigue aprovechando para darse algún capricho culinario. No es el caso de Pepe Rodríguez Rey, ganador de dos estrellas Michelin, para el que la Navidad significa «comer más austero». «Con una buena sopa de ajo y un poco de lo que sea soy feliz», asegura el jurado de MasterChef, que este año presentará las campanadas en Televisión Española

«El 24 cocina mi suegra y yo no entro en la cocina»Aunque lleva toda la vida entre fogones —su familia viene del mundo de la restauración— reconoce que en casa no le cuesta entrar a la cocina. Al igual que muchos de los grandes chefs de nuestro país, también disfruta guisando para los suyos: «Lo hago con todo el gusto y el cariño del mundo; no me cuesta nada. Y también porque creo que lo hago mejor que el resto», bromea. Eso sí, el día 24, que cena en casa de la familia de su mujer, no pisa en la cocina de su suegra: «Ella tiene muy claros los parámetros de lo que hay que hacer», aclara entre risas.

Un compañero inseparable de la buena mesa es el vino. Esta es la recomendación del que fuera Premio Nacional de Gastronomía en 2012. «En Navidad y en cualquier época disfruto con la comida más sencilla, más elemental —reconoce– pero lo mejor es una buena botella de vino. Olerlo y saborearlo en su copa de cristal. Yo no necesito más». Y algo sabe este manchego del buen comer, ya que sus dos restaurantes, El Bohio y La Casa del Cármen, han sido galardonados con sendas estrellas Michelin.

Tradición y sencillez

« Halloween y Papá Noel son algo moderno que nos han traído importado», advierte Pepe Rodríguez, que se considera una persona bastante tradicional. «He montado con mis hijos el árbol y un nacimiento. Y hasta el día 5 por la noche que llegan los Reyes Magos no hay regalos».

«He montado con mis hijos el árbol y un nacimiento. Y somos de Reyes Magos»A sus dos pequeños quiere transmitirles la forma en la que pasaba sus primeras Navidades. «Recuerdo la tranquilidad de estar en casa. Detalles tontos de crío de estar muy a gusto y feliz, como estar cascando nueces con el quicio de la puerta». Momentos de una infancia que recuerda y que quiere mantener frescos en la memoria: «Son fechas muy bonitas por lo que significan, por lo que traen, por lo que son. Tienes todo el año para estar corriendo de arriba a abajo. Navidad es tranquilidad», asegura.

La tradición es su seña de identidad y la de su restaurante, « El Bohio», que dirige junto a su hermano. Ha sabido transformar el viejo mesón familiar en uno de los restaurantes españoles más valorados. No obstante mantiene una estrella Michelin desde el año 1999, y como bien recuerda siempre Carlos Maribona, crítico gastronómico de ABC, si el local estuviera en Madrid y no en Illescas ya hubiera recibido su segunda estrella. Y todo basándose en la comida sencilla y tradicional manchega adaptada a las nuevas técnicas. Será por esto que uno de los mejores recuerdos de las navidades de su infancia es la perdiz escabechada que preparaba con cariño su madre. «Pasábamos estas fechas de la manera más sencilla de mundo. Esa sencillez es a veces lo mejor», sentencia.