El cambio «radical» del vampiro de Corina
El vampiro de Corina durante el programa de «Sálvame» - telecinco.es

El cambio «radical» del vampiro de Corina

Pedro, el vampiro costurero, se somete a un cambio de imagen para tratar de conseguir una cita con la joven malagueña

Actualizado:

Pedro, el vampiro de Corina («Un príncipe para Corina», los lunes en Cuatro a las 22.30 horas) volvió a la mansión para quedarse. Tras ser expulsado por la malagueña al principio del programa, irrumpió en el anterior capítulo en medio de una sesión de espiritismo para dejar claro que él sigue en el concurso. La cara de la rubia era un poema. Y es que, otra cosa no, pero Pedro da miedo y carcajadas a partes iguales. Sus compañeros lo recibieron entre risas, sin ir más lejos.

En vista de eso, parece que ha puesto remedio par encandilar a su bella amada y ha recurrido a «Sálvame» y a las clases de estilismo de Cristina Tárrega. Nuevo peinado, un bronceado para su piel, rejuvenecimiento del rostro... Todo vale para tratar de conseguir una cita con Corina. Pero Tárrega no lo tuvo fácil en principio, pues tuvo que superar sus miedos y llegar hasta la morada del vampiro, escoltado en todo momento por dos zombies. «Así cómo te la vas a ligar Pedro, es imposible», preguntaba Tárrega al vampiro, que aguardaba su visita en un ataúd.

«Bebo sangre cero universal y sólo muerdo a quien quiere ser mordida», decía Pedro. «Ah, eres un vampiro educado», respondía Tárrega. En la sesión de rejuvenecimiento del rostro, Pedro señaló que evidentemente como buen vampiro no podía verse en los espejos, así que confiaba en las manos de la especialista. Tras ello, blanqueamiento dental, imprescindible para ejercer como buen vampiro. Luego, caña de azúcar para el bronceado y reducir su palidez. Sesión de peluquería con el consecuente enfado de Pedro porque le restaba personalidad y carácter. Y un traje de chaqueta y corbata nuevos. El resultado, un vampiro elegante y sofisticado.

¿Será esto suficiente para sorprender a Corina y conseguir arrebatarle su corazón... y su sangre?