Vista de la villa Phi Anh de Dalat, al sur de Vietnam, conocida como la casa española por su estilo arquitectónico y donde vivió una de las concubinas de Bao Dai, el último emperador de Vietnam.
Vista de la villa Phi Anh de Dalat, al sur de Vietnam, conocida como la casa española por su estilo arquitectónico y donde vivió una de las concubinas de Bao Dai, el último emperador de Vietnam. - EFE/ Khang Nguon

El nido de amor español del último emperador de Vietnam

La villa Phi Anh, en la ciudad de Dalat, es la única de estilo arquitectónico español y ha pasado a la historia como uno de los nidos de amor de Bao Dai, el último emperador de Vietnam

Dalat, VietnamActualizado:

En la ciudad de Dalat, conocida como el pequeño París de Vietnam por sus casas coloniales francesas, la villa Phi Anh sobresale sobre el resto por ser la única de estilo arquitectónico español y por haber sido uno de los nidos de amor de Bao Dai, el último emperador de Vietnam.

Esta elegante villa de piedra, conocida por los expertos como la casa española, fue construida para un funcionario francés del ferrocarril en 1928, según el centro de gestión inmobiliaria de Dalat, que también alude en su descripción al estilo hispano.

«Una de las grandes diferencias respecto a las demás villas de la ciudad es que tiene un tejado más largo, con una pendiente más suave que las francesas», explica a Efe Tran Cong Hoan, profesor de Arquitectura de la Universidad Alexandre Yersin de Dalat.

Enamorado de la arquitectura de Dalat, Hoan destaca también entre las peculiaridades de esta casa su construcción en piedra sin pulir, su altura más baja, la forma de la chimenea y la peculiar organización, con un salón que conecta las dos alas de la villa.

Algunos folletos turísticos apuntan a un estilo tradicional vasco, algo que el arquitecto francés Michel Berger, experto en la materia, corrobora en parte tras observar varias fotografías.

«Sigue un estilo Art-Déco de los años 1925 a 1935, pero no en su vertiente moderna sino de estilo regional. Algunas reminiscencias pueden apuntar a una casa inspirada en el estilo vasco, sobre todo los huecos arqueados», indica.

Si su estilo arquitectónico hispano la convierte en excepción, la historia de amor que entre sus muros vivió allí Bao Dai, el último emperador de Vietnam, hace de la villa un lugar legendario para los vietnamitas.

El emperador la compró en 1950 como regalo para su concubina favorita, Phi Anh, cuyos retratos aún están expuestos junto a los del monarca en el interior de la casa, hoy convertida en restaurante.

Nacido en 1913, Bao Dai ocupó el último trono de la dinastía Nguyen en 1926, a la muerte de su padre, aunque su reinado siempre fue simbólico, pues Vietnam estaba bajo dominio francés desde finales del siglo XIX.

Ante el auge del héroe nacional Ho Chi Minh durante la Segunda Guerra Mundial por su lucha por la independencia, Bao Dai abdicó en 1945 y pasó cuatro años entre Hong Kong, Francia y China, hasta que fue reclamado por los franceses para ocupar la jefatura de estado con el objetivo de ganar el favor del pueblo y frenar el auge revolucionario.

Las crónicas históricas describen a Bao Dai como un seductor impenitente, más interesado en acumular esposas y amantes, irse de caza y frecuentar casinos de la Riviera francesa que en llevar el peso de la dinastía que había ocupado el trono en Vietnam desde 1802.

Pese a ocupar la jefatura de estado entre 1949 y 1955, vivía buena parte del año en la ciudad balneario de Dalat, donde adquirió la única villa de estilo español y alojó allí a Phi Anh, una prima lejana que pronto se convirtió en la favorita de sus cuatro concubinas.

Aunque disponía de un palacio propio en Dalat, pasaba mucho tiempo en la mansión de su amante predilecta, con quien tuvo una hija y un hijo durante los cinco años que duró su romance.

Con la partición del país en dos y el ascenso de un gobierno pro estadounidense en Vietnam del Sur donde él residía, Bao Dai fue destituido de su puesto y se exilió en Francia con su esposa oficial, dejando atrás a sus concubinas y los hijos que con ellas había engendrado.

Según relata el historiador Nguyen Dac Xuan al periódico Tuoi Tre (Juventud), Phi Anh tuvo que abandonar la casa, que tras la victoria del norte comunista en la Guerra de Vietnam en 1975 se convirtió durante unos años en hogar colectivo para un centenar de personas.

La antigua amante del emperador, ya casada con otro hombre, vivió sus últimos años en la antigua Saigón, rebautizada como Ciudad Ho Chi Minh, hasta que falleció en 1986, a los 61 años.

Bao Dai murió en Francia once años después, a los 83 años, dejando atrás once hijos con cinco mujeres distintas, y sin haber podido volver a su país ni a la mansión española en la que vivió un lustro de pasión.