Día Internacional de la Hamburguesa

Cómo cocinar la hamburguesa perfecta según la ciencia

El chef de la Universidad de Oxford afirma que el olor y la sensación es igual de importante que el sabor

Actualizado:

Si hablamos de hamburguesas lo primero que nos viene a la cabeza es el concepto de comida rápida, poco saludable y con un alto contenido en grasas, sin embargo esta premisa no siempre es cierta si la hamburguesa se elabora correctamente.

El Laboratorio de Investigación Crossmodal de la Universidad de Oxford, con el chef Charles Michel a la cabeza, afirma haber encontrado la fórmula para elaborar la hamburguesa perfecta combinando olor, sensación y sabor. Según Michel, la ciencia ha demostrado que cuando hablamos de «comida deliciosa» es, en realidad, una percepción creada por el cerebro con estimulación que proviene de todos los sentidos y no solo una sensación que sucede en nuestra boca. «En realidad, -continua el cocinero- "probamos" la comida con todos los sentidos y es científicamente inexacto pensar solo en el sabor de la comida en la boca».

El sonido crujiente del pan, el chisporroteo de la carne, el crujiente del jamón, la lechuga, la cebolla y el pepinillo y una buena música de fondo mejoran la experiencia gastronómica. Según el chef, experto en gastrofísica, la hamburguesas perfecta debe tener 7 cm de altura, 5 cm de ancho y contar con nueve capas.

Las nueve capas de la hamburguesa perfecta

1- Pan de hamburguesa rociado con aceite de semilla de sésamo

2- Salsa chipotle

3- Lechuga crujiente y pepinillo en rodajas

4- Tomate natural en rodajas

5- Rebanadas crujientes de jamón serrano y cebolla frita

6- Rebanadas de queso camembert derretido.

7- Carne de wagyu sazonada con salsa barbacoa, sal, pimienta y cebolla finamente picada

8- Salsa de ketchup

9- Pan inferior salpicado con salsa de soja

El aroma de los ingredientes frescos y de alta calidad combinados con las carne de wagyu, consiguen transformar una hamburguesa en un auténtico plato gourmet, eso si, debe presentarse envuelta y comerse con las manos, nunca con cubiertos, para vivir la «experiencia multisensorial» completa.