Bar Bergara, en San Sebastián
Bar Bergara, en San Sebastián - Mikel Fraile

Las mejores zonas de España para salir de tapas

El crítico gastronómico de ABC recorre las ciudades donde disfrutar de barra en barra, con suculentos pinchos y raciones

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Santo y seña de nuestra gastronomía las tapas se han convertido en un fenómeno que se ha exportado a medio mundo. El crítico gastronómico de ABC, Carlos Maribona, recorre algunas zonas de España donde disfrutar de suculentos pinchos y raciones.

Madrid: Barrio de Retiro

La Catapa
La Catapa

La capital tiene varias zonas para el tapeo como las calles entre la Puerta del Sol y la Plaza de Jacinto Benavente, o la calle Ponzano. Pero donde en los últimos años se concentra mayor cantidad de bares y tabernas de calidad es en Retiro. Desde Menéndez Pelayo hasta más allá de Narváez todas las calles de esa zona presentan tentadoras ofertas. Entre ellas las barras de La Catapa, Taberna Laredo o Rafa, por citar tan sólo nuestras tres favoritas.

Logroño: Calle Laurel

Bar El Muro
Bar El Muro

Es probablemente la calle de tapeo más conocida de España. Laurel, y la vecina San Juan, albergan infinidad de bares con barras repletas de atractivos pinchos y raciones. Cada casa suele tener su especialidad por lo que lo mejor es ir de una a otra probando lo más posible: los champiñones de Soriano; los “Tío Agus” del Lorenzo; los cascos de chorizo de El Soldado de Tudelilla; los matrimonios de Blanco y Negro; la casquería del cordero del Sebas; las patatas bravas de Jubera…

San Sebastián: Barrio de Gros

Bar Bergara
Bar Bergara - Mikel Fraile

Tradicionalmente ha sido la Parte Vieja de San Sebastián la que ha concentrado la mejor y más variada oferta de pinchos de la capital donostiarra. Sin embargo, la avalancha de turistas ha hecho que muchos bares hayan preferido sacrificar la cantidad a la calidad. Hay, claro, excepciones. Pero los mejores pinchos se encuentran ahora en la zona de Gros, detrás del Kursaal. Bares como el Bergara, Zabaleta, Vallés o la Bodeguilla Donostiarra merecen mucho la pena.

Bilbao: Licenciado Poza

Anchoas rebozadas de Mugi (Bilbao
Anchoas rebozadas de Mugi (Bilbao

En Bilbao hay una buena oferta de pinchos en el Casco Viejo, pero nuestra favorita es la zona de Indautxu, especialmente en torno a la calle Licenciado Poza, que termina en San Mamés. Los días de partido una multitud rojiblanca inunda los bares de la zona. El resto de días, más tranquilos, se puede disfrutar de barras como la de Mugi, nuestra favorita, la de Okela, con sus excelentes gildas, o Gaztandegi, especializado en pinchos de queso.

León: Barrio Húmedo

Croquetas de El Rebote (León)
Croquetas de El Rebote (León)

León tiene una larga tradición de tapeo en el conocido como Barrio Húmedo, en los alrededores de la Plaza Mayor. Sitios como El Rebote (con sus célebres croquetas), Entrepeñas, El Besugo, El Tizón, La Balconada, La Gitana o La Pintona merecen una visita para disfrutar de los buenos embutidos que se elaboran en la provincia o de productos tradicionales como la cecina, las ancas de rana o las mollejas, siempre acompañados con una copa de vino del Bierzo.

Valladolid: Plaza Mayor

Villaparamesa (Valladolid)
Villaparamesa (Valladolid)

En Valladolid se cuida mucho el tapeo. Por algo es la sede del Campeonato Nacional de Pinchos y Tapas, que este año cumplirá su décimo quinta edición. La zona de tapeo de la ciudad se concentra alrededor de la Plaza Mayor. Una referencia es Villa Paramesa, que ha recibido en los últimos años numerosos galardones por el alto nivel de sus tapas creativas. Buena alternativa Los Zagales. Y prueben también las croquetas de El Corcho y los torreznos de Alarcón.

Pamplona: Calle Estafeta

Gaucho (Pamplona)
Gaucho (Pamplona)

En pocos sitios de España se tapea tan bien como en Pamplona. Pinchos basados en la cocina popular en los que están presentes las verduras y las elaboraciones arraigadas en la tradición culinaria navarra. La calle Estafeta y sus alrededores son el eje de los mejores bares. Nuestro favorito es Gaucho, con su acertado equilibrio entre tradición e innovación y su pincho de hígado de pato navarro. Pero no dejen de visitar Fitero, Álex Múgica, Otano o Bodegón Sarriá.

Alicante: Calle Castaños

Nou Manolín (Alicante)
Nou Manolín (Alicante)

Desde el Mercado Central hasta la plaza de Gabriel Miró, la calle Castaños y sus ramales concentran una buena oferta para el tapeo en Alicante. Por allí está una de las mejores barras de España, Nou Manolín. En su extenso mostrador se exhibe un tentador y espectacular surtido de los mejores productos del mar y de la huerta alicantinos. Ya al final del trayecto, en la calle San Fernando, otras dos buenas opciones: La Taberna del Gourmet y Abarrote.

Córdoba: Plaza de las Tendillas

Los Berengueles (Córdoba)
Los Berengueles (Córdoba)

En Córdoba abundan las tabernas, en sus orígenes establecimientos en los que sólo se servía vino. En la actualidad las barras cordobesas ofrecen un amplio surtido de tapas y raciones tradicionales como flamenquines, rabo de toro, salmorejo, o berenjenas fritas. A la hora del tapeo hay dos zonas muy definidas: la Judería y las calles que rodean la céntrica plaza de Las Tendillas. En esta segunda dos direcciones que nos gustan especialmente: San Miguel-Casa el Pisto y Los Berengueles.

Sevilla: Plaza Nueva

Barbiana (Sevilla)
Barbiana (Sevilla)

Toda Sevilla es una zona de tapeo. Las tapas forman parte de la propia esencia de la ciudad. Por la forma de vida de sus gentes, por ese punto de informalidad que tanto le gusta al sevillano. Nos gustan especialmente las calles que rodean la Plaza Nueva. Allí están, por ejemplo, Barbiana o Casa La Viuda, en Albareda; La Bodeguita de Antonio Romero y Casa Moreno, en Gamazo; La Flor de Toranzo, en Jimios, o, un poco más alejado, Donald, en Canalejas.