Ocho aperitivos caseros con los que triunfarás en la mesa

Propuestas sencillas para triunfar con un menú de picoteo en las comidas o cenas de estas fiestas

Actualizado:

La cena de Nochebuena o la comida de Navidad es el momento perfecto para sentarse alrededor de la mesa y compartir vivencias, anécdotas o risas sin embargo no siempre es posible poner cubiertos para todos y se opta por una comida más desenfadada de picoteo. Para triunfar nada mejor que recurrir a elementos gastronómicos cotidianos como el queso, tortilla, patatas o croquetas. Estas son ocho propuestas sencillas con las que triunfar en este tipo de comidas.

Ensalada de tomate y queso

Nada mejor que combinar el tomate natural con queso de cabra, zeta o mozzarella, según los gustos, y servirlo en tartaletas. Para empezar, poner los tomates pelados previamente (si se opta por dejar la piel hay que lavarlos bien) y cortados en tacos pequeños en una ensaladera. A continuación poner el queso en pequeñas porciones y aderezar al gusto al menos con sal y un buen aceite de Oliva Virgen Extra. Con una cuchara ir rellenando las tartaletas y servirlas en una bandeja.

Ensaladilla rusa

Sin duda se trata de la reina de las tapas frías aunque hay que tener mucho cuidado con la mahonesa. Se puede comprar ya elaborada y consumir en el momento de apertura. La ensaladilla rusa es una variante de la verdadera ensaladilla de patatas que se sirve en el este de Europa y se elabora con patatas cocidas, mayonesa, atún, y huevo aunque se suelen añadir otros vegetales como zanahoria o guisantes.

Setas empanadas

Las setas empanadas con ali-oli es una receta sencilla y rápida, perfecta para dejar preparada para una celebración. Para el empanada necesitamos huevos, pan rallado y sal. Pasamos las setas primero por huevo luego por pan rallado y cuando esté caliente el aceite se van friendo. Se pueden acompañar con salsa ali-oli o mahonesa.

Huevos sobre pan al horno

Esta receta es muy socorrida para hacer varios huevos al mismo tiempo y quedar como todo un experto en la cocina. En una bandeja de horno para magdalenas (suelen ser para seis pero se pueden meter al horno dos bandejas a la vez) colocar una rebanada de pan de molde sin bordes cubriendo cada hueco. A continuación poner dos lonchas de beicon en cruz que previamente se habrán pasado por una sartén. Si no tenemos tiempo se puede optar por ponerlas en crudo o cambiar el beicon por jamón. Con el pan y el beicon ya en las bandejas ir cascando los huevos encima y meter al horno durante 15 minutos a 180 grados. Una vez comprobado que los huevos están listos sacar de las bandejas y colocarlos para servir.

Pastel de pollo

Como plato fuerte nada mejor que un pastel de pollo al horno que se puede hacer con antelación y dejar listo para la hora de la comida. En un molde rectangular de horno, ponemos el beicon de manera que forremos las paredes y sobresalga un poco para luego poder cubrir el pastel. Salpimentar los filetes de pollo e ir colocándolos en capas alternas de pollo, queso y jamón hasta completar el molde. Tapar con el beicon y hornear de 30 a 40 minutos a 200 grados.

La clásica tortilla de patatas

Los ingredientes básicos para una tortilla de patatas son siempre los mismos: patatas, huevos, aceite, sal y, si se quiere, cebolla. Para una buena tortilla hay que cortar las patatas en láminas y freír en abundante aceite. Cuando las patatas estén listas, mezclarlas bien con los huevos y la sal al gusto. Dejarlas reposar cinco minutos antes de cuajar en la sartén vuelta y vuelta con quidado de que no se queme.

[Los trucos para cocinar la tortilla de patata perfecta]

Unas buenas croquetas

Las clásicas croquetas están rellenas de jamón o pollo y su forma suele ser alargada. Se pueden usar restos de pollo o bien taquitos de jamón -que venden en el supermercado- cortados más finos. Lo primero es preparar la bechamel y antes de agregar la leche a la masa de harina añadir el jamón o el pollo. También están muy ricas con morcilla o chorizo.

Una vez hecho el relleno y dejado enfriar en la nevera ya se pueden empanar para freir. En este punto también hay distintas formas de hacerlo. Lo mejor es coger dos cuchachas para tomar la medida y pasar por harina, huevo batido y pan rallado. Pueden ser alargadas -las clásicas- pero también podemos hacerlas redondas. En este punto podemos pasarlas por la sartén hasta que queden doradas y crujientes por fuera y suaves por dentro.

[La bechamel, la base de la croqueta]

Para el postre, «Mug cake» de chocolate

Para el postre esta receta de chocolate se puede hacer mientras se prepara el café. Para no tener problemas es aconsejable preparar antes de la comida uno vasitos y dejarlos reservados en la cocina. Solo se necesita plátano, huevo y tres cucharadas de cacao. Se mezcla todo y se mete al microondas dos minutos. Dependiendo de los vasos o tazas que se preparen aumentará el tiempo del micro.