Imagen del nuevo Beijing Daxing International Airport.
Imagen del nuevo Beijing Daxing International Airport. - Patrick Baert - AFP

Pekín estrena el mayor aeropuerto del mundo

Con siete pistas y una terminal en forma de estrella que ocupa casi cien campos de fútbol, el aeropuerto de Daxing abre para el 70º aniversario de China el 1 de octubre

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Hace poco más de una década, con motivo de los Juegos Olímpicos de 2008, Pekín estrenó el que entonces era el mayor aeropuerto del mundo, en realidad la tercera terminal del que ya existía. Obra de sir Norman Foster, dicha T3 se ha quedado tan pequeña solo once años después que la capital china abrirá estos días un nuevo aeropuerto que aspira otra vez a ser el más grande del planeta.

A 50 kilómetros al sur del centro de la ciudad, el aeropuerto internacional de Daxing (PKX) contará con siete pistas (una de ellas militar) y tendrá una terminal de 700.000 metros cuadrados. Para hacerse una idea de sus dimensiones, es como si se juntaran 97 campos de fútbol, pero con la forma de una estrella de mar de seis puntas.

Con un presupuesto de 80.000 millones de yuanes (10.200 millones de euros), ha sido diseñado por la arquitecta anglo-iraquí Zaha Hadid, fallecida dos años después del inicio de las obras en 2014, en las que han participado más de 40.000 obreros. Su objetivo: tenerlo operativo para el próximo 1 de octubre, día en que se conmemora el 70º aniversario de la fundación de la República Popular China y su inauguración será uno de los fastos más vistosos del régimen.

En este país donde todo es a lo grande, el aeropuerto de Daxing servirá a 72 millones de pasajeros al año hasta 2025. A partir de esa fecha, cuando estén operativas todas sus pistas y por él pasen más de cien de millones de personas anualmente, se ha propuesto desbancar al aeropuerto Hartsfield-Jackson de Atlanta, el más transitado del mundo. A la vista del extraordinario crecimiento de China durante las cuatro últimas décadas, no le será difícil porque está previsto que este mercado aéreo supere al de Estados Unidos entre 2022 y 2025.

Durante las dos próximas décadas, y según informa la Prensa oficial, en China se construirán más de 200 aeropuertos para que en 2035 haya, en total, 450. Una jugosa tarta para las aerolíneas y fabricantes de aviones como Airbus y Boeing, que intentan paliar en los mercados emergentes el estancamiento de su negocio en los países desarrollados.

Para Pekín, el de Daxing será, en realidad, su tercer aeropuerto. Al aeropuerto internacional de la capital (PEK), que dispone de tres terminales, se suma el pequeño aeródromo doméstico de Nanyuan, el más antiguo de China porque fue abierto en 1910. Tras más de un siglo de vida, cerrará sus puertas cuando el aeropuerto de Daxing empiece a estar operativo el 1 de octubre. Desde él volarán importantes aerolíneas como China Southern, China Eastern, Delta, Korean Air y Air France-KLM. Con su apertura, los pasajeros chinos esperan que alivie el tráfico del actual aeropuerto, el segundo más transitado del mundo, y acabe con sus retrasos. Pero, teniendo en cuenta que el espacio aéreo chino está sometido a fuertes restricciones por parte del Ejército, parece difícil que solucione el caos que a veces supone volar en este país. Eso sí, servirá para que China vuelva a lucirse con el mayor aeropuerto del mundo.