Playa del Mónsul, Almería
Playa del Mónsul, Almería - PILAR ARCOS

Las diez mejores playas secretas de España, según los expertos ingleses

Un grupo de especialistas del periódico británico The Telegraph elige diez playas menos saturadas y más interesantes de España

Actualizado:

Definitivamente, viene el calor. Y las vacaciones de sol y playa están a la puerta de la esquina. Es hora de buscar playa para una escapada de cualquier fin de semana. Hace unos meses, el diario británico The Telegraph le pidió a sus expertos que rastrearan Europa en busca de playas poco saturadas, de paisajes limpios, de arenales casi vacíos. Con esos ojos objetivos (o más objetivos) de quien viene de visita, recogemos aquí las sugerencias de los especialistas consultados por el diario británico para elaborar una agenda posible para las próximos meses.

Islas Cíes, Galicia

Muchas veces se habla de estas playas como el «Caribe gallego», por sus playas de arena blanca. Es un archipiélago de tres islas. Rodas es la playa más larga. Es un Parque Nacional y el número de visitantes por día está restringido: 2.200 por día. Antes de comprar el billete para Islas Cíes o la Isla de Ons habrá que solicitar un permiso a la Xunta de Galicia. Además, hay que tener un billete de transporte en una naviera autorizada. En las Cíes, las navieras autorizadas son estas. Para la isla de Ons, más información aquí.

Viveiro, Galicia

Los expertos de The Telegraph aseguran que el casco antiguo de Viviero es el lugar ideal para acceder a la mayoría de las mejores playas de la costa norte de España. A menos de una hora hay decenas de arenales como los que buscamos. También es posible elegir la Bahía de Viveiro, una entrada de forma de lágrima enmarcada por colinas cubiertas de pinos y eucaliptos. En el otro lado de la bahía, se halla el puerto de Celeiro con su playa de un kilómetro de largo, totalmente virgen y con dunas bajas con un racimo de la vid que crecen en ellos.

Llafranc, Costa Brava

De Llafranc dicen que es suficientemente grande como para mantener a una familia entretenida durante las vacaciones de una semana y lo suficientemente pequeño como para recuperar algo de paz y tranquilidad. La playa tiene una extensión de 330 metros en línea recta y con dos zonas claramente diferenciadas. Una de ellas, la más cercana al pequeño puerto de la zona, está llena de embarcaciones varadas en la arena. La otra la ocupan los bañistas, y ofrece arena fina y unos 40 metros de ancho.

Mónsul, Almería

Una de las playas más famosas del Parque Natural, en Almería. Debe su singularidad a las formaciones de lava erosionada que la rodean, a la belleza de su arena fina y a su agua cristalina. Es una playa de 400 metros de longitud cercada por formaciones rocosas de origen volcánico en sus laterales y por una inmensa duna de fina arena a su espalda. Desde la gran Duna de Mónsul hay una vista espléndida de la playa y del paisaje que la rodea, sin rastro de coches o construcciones.

Playa El Cañuelo, Málaga

La playa el Cañuelo, en Nerja, es la última playa del municipio malagueño, en el límite de la provincia entre Granada y Málaga. Está situada en pleno paraje natural Acantilados de Maro-Cerro Gordo, caracterizado por los abruptos e increíbles acantilados que presenta. Es una playa aislada y rústica rodeada de un entorno natural de gran belleza. Con un acceso no demasiado sencillo, pero que le proporciona aún más encanto, pues parece una playa secreta dotada de un clima inmejorable y con baja ocupación.

Es Grau, Menorca

La amplia playa de Es Grau (590 metros de longitud y 35 de anchura) tiene forma de concha y está rodeada por un cordón de dunas. Forma parte del Parque Natural de s’Albufera de Es Grau. La bahía está prácticamente cerrada al mar y se encuentra protegida por la Isla d’en Colom.

Cala Pregonda, Menorca

Muy diferente a las calas del sur. La arena es roja, pero el agua es totalmente cristalina. Lo peor: está lejos de cualquier lugar de la isla (excepto para los que se alojan en Fornells o Mercadal), y hay que andar bastante (unos 30 minutos) desde el aparcamiento a la arena. Hay que llevarse el picnic de casa o acudir al restaurante de la playa cercana de Binimel-là.

S’illot, Mallorca

Tiene la típica forma de media luna y está formada de arena gruesa y cantos rodados, situada en el entorno de La Victoria, en la zona de Cabo Pinar, a pocos kilómetros de Alcudia. Dice el periódico que la pequeña cala con agua de cobalto está protegida por pinos en el promontorio de Victòria, que separa la bahía de Alcúdia de la bahía de Pollença, en el noreste de Mallorca. Hay senderos entre los árboles si te apetece una caminata, y una zona de picnic a la sombra en la playa o algo más elaborado en el restaurante S’illot.

Cala Llombards, Mallorca

Cala Llombards está en el sureste de Mallorca, cerca de la pequeña localidad de Es Llombards y a unos 10 kilómetros de Santanyí. En la cala hay varias zona rocosas desde donde mucha gente realiza saltos a sus aguas cristalinas. Muy cerca de la playa se encuentra Es Pontàs, un arco natural de roca erosionada por las olas rodeado de agua que parece un puente dentro del mar.

Cala Codolar, Ibiza

Codolar está cerca de la famosa Cala Comte, en el oeste de la isla, pero con mucha menos gente y precios más asequibles en el bar de la playa. En el Diario de Ibiza, Xescu Prats escribió el verano pasado: «Hubo un tiempo, no hace mucho, en que los días en la orilla de aquella minúscula playa ibicenca, con un chiringuito de madera, eran lo más parecido al paraíso. La arena estaba rastrillada y limpia, y nunca había demasiada gente; incluso en agosto...».