Adrià considera que «para ser creativo hacen falta tres cosas: dinero, dinero y dinero»
Adrià considera que «para ser creativo hacen falta tres cosas: dinero, dinero y dinero» - Inés Baucells
Genios de la creatividad

Albert Adrià: «La creatividad es una actitud ante la vida»

Premio Nacional de Gastronomía, cuatro estrellas Michelín #en sus restaurantes en Barcelona, Adrià considera que #para ser creativo hace falta solidez económica

Barcelona Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Albert Adrià se jacta de ser «una de las primeras personas a la que le pagaron por dedicarse a la creatividad en una cocina, no en una empresa». El Bulli creaba así un departamento de I+D hace más de 20 años. «En los 80 y 90 hubo un gran boom en cuanto al diálogo entre la cocina con la ciencia, los aparatos y los utensilios, fue la tormenta perfecta para que se pudieran crear muchas cosas». Adrià cuenta con un premio Nacional de Gastronomía, varios reconocimientos como pastelero y cuatro estrellas Michelin en sus diversos proyectos de ElBarri en Barcelona ( Tickets, Pakta, Hoja Santa y Enigma).

Adrià considera que «para ser creativo hacen falta tres cosas: dinero, dinero y dinero». «Con él compras el espacio, el tiempo y el equipo, te rodeas de los mejores, montas un sitio tranquilo, como nosotros tenemos ahora en Enigma; así puedes trabajar concentrado el tiempo que haga falta», apunta. «El tiempo es vital y no estar preocupado por llegar a fin de mes», agrega. El pastelero del desaparecido Bulli analiza que a la hora de crear, más que romper reglas, «el objetivo es preguntárselo todo, preguntarte incluso si existen reglas». «Cómo, por qué, cuándo, quién, es algo que continuamente me cuestiono», confiesa. «No te levantas por la mañana queriendo ser creativo; es una actitud ante la vida», sentencia.

¿Qué inspira al hermano de Ferrán Adrià? «Ir a museos, al cine, al teatro, la música, la arquitectura, el interiorismo, los materiales, las texturas, todo», contesta. «Uno de mis platos más famosos se llama Tierra, se trata de un polvo helado que surgió un día a las 3am, tras recordar un viaje en avioneta por Australia, viendo las tierras de colores», explica. «La mente es un banco de información, de recuerdos, que permite, con el tiempo y la reflexión, gestionar una idea», apunta. «En la creatividad no hay una meta ni un camino, pero sí es necesaria la reflexión, empezar el día y asumir que no sabes nada, así tienes que preocuparte por aprender y ser mejor», opina uno de los chefs más reconocidos de España.