Cala Truqueta, en Menorca
Cala Truqueta, en Menorca - Turismo de Menorca

Diez destinos tentadores y cercanos con buen tiempo asegurado

Propuestas en la playa (y también de interior) para pasar unas vacaciones sin preocuparse demasiado por el cielo

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El buen clima siempre es un concepto relativo. Hay quien prefiere la rebeca al atardecer, por ejemplo en el Cantábrico, y hay quien no cambia por nada las aguas cálidas del Mediterráneo. Si damos por hecho que los cielos despejados y el sol son el paisaje soñado, hay infinidad de opciones para elegir, tanto dentro como fuera de España. En estas líneas recogemos paisajes que brillan más cuando suena la hora del verano.

1. Almería

Comedor de Terraza Carmona, en Vera
Comedor de Terraza Carmona, en Vera

Viajamos a un destino que combina buen tiempo con entornos naturales apabullantes y con buena mesa. Este año es la Capital Española de la Gastronomía. Hay buenos restaurantes en Almería. Entre ellos tenemos los tres favoritos de nuestro crítico, Carlos Maribona. Son: Terraza Carmona, en Vera; Escánez, en Garrucha, y Casa Joaquín, en la capital. Y si quieren tapear, la barra de El Quinto Toro: remojón almeriense, pipirrana, ensaladilla o su especialidad, las papas a lo pobre con huevos fritos.

[Los mejores restaurantes de la Capital Española de la Gastronomía]

2. Ver las estrellas en La Palma

Cielo despejado en las cumbres de la isla de La Palma
Cielo despejado en las cumbres de la isla de La Palma

La observación del cosmos ha derivado en su propuesta más novedosa de ocio y esparcimiento: el astroturismo o turismo estelar, un intento de mostrar al visitante los encantos de su diáfana bóveda celeste. El firmamento de La Palma, concretamente, es valorado como uno de los mejores del mundo para apreciar el brillo de las estrellas. Durante el verano sus cumbres lucen un 90% de noches despejadas y una atmósfera limpia, estabilizada por el océano y los vientos alisios, en tanto que la discreta urbanización insular garantiza en ellas un ambiente libre de contaminación lumínica. No por casualidad cerca de su cota más alta (2.426 m.), por encima del persistente mar de nubes, se alza el observatorio astrofísico más importante del hemisferio norte: el Roque de los Muchachos, uno de los complejos de telescopios más completos de cuantos existen, a disposición de los astrónomos y abierto asimismo al público general, siempre que el clima lo permita.

3. Península de Jandía, Fuerteventura

Playa de Sotavento
Playa de Sotavento - Alex Martín Ros / Promotur Turismo de Canarias

Evocando el ambiente sahariano con su aridez, tonos ocres y anaranjados del paisaje desde una planicie central la isla se abre hacia las costas. Al sur se divisan las montañas más sobresalientes que conforman la alargada península de Jandía que está rodeada de playas tan hermosas como solitarias. Como los 22 km de la playa de Sotavento -un destino soñado por winsurfistas y kitesurfistas del mundo y sede de un campeonato internacional-; la de Cofete, en la costa oeste, la más remota e inaccesible, o la imponente de Barlovento que es el ejemplo perfecto de la naturaleza litoral majorera.

Para llegar hay que seguir la carretera FV-2 hasta Morro Jable y desde allí continuar hacia el faro de Morro Jable y el Puertito de la Cruz, un pintoresco confín meridional de la isla. Para llegar a Cofete y Barlovento se requiere tiempo y vehículo apto para circular por pistas.

[Las mejores playas vírgenes de Europa están en España]

4. Garganta de los Infiernos, Valle del Jerte

Garganta de los Infierno
Garganta de los Infierno - TURISMO DE EXTREMADURA

Esta garganta al pie de la sierra de Tormantos es una reserva natural de espectaculares marmitas de roca o pozas y saltos de agua conocidas como Los Pilones. El agua está helada pero después de la caminata entre robles y castaños para llegar hasta ellas -tres kilómetros desde el Centro de Interpretación-, se convierte en un paisaje anhelado, y sobre todo refrescante, enclavado en un magnífico entorno natural.

Las rocas en formas redondeadas como grandes cubetas son fruto de la erosión fluvial, el agua del deshielo excavándolas ha pulido la roca para crear un paisaje extraordinario de rocas blanquecinas. En sus inmediaciones además se despeña el Chorrero de la Virgen, una cascada a la que se asoma una desviación de la misma senda que se dirige a los Pilones.

[Cinco excelentes «playas» de Extremadura donde pasar el verano]

5. Cascada del Huéznar. Sierra Norte de Sevilla

Bañistas en las cascadas del Huéznar
Bañistas en las cascadas del Huéznar - Amparo Cornello

Pozas y cascadas componen este monumento natural confinado entre peculiares formaciones de travertino en el curso del río Huéznar. Aunque el agua cristalina invita a un chapuzón, después de recorrer los seiscientos metros para llegar a Las Chorreras, como es conocido el paraje, habrá que continuar caminando por el sombreado bosque de ribera de alisos, fresnos, olmos y sauces un poco más arriba para llegar a la playa fluvial de San Nicolás, donde sí es posible el baño.

Dónde. En la carretera SE-7101 que enlaza San Nicolás del Puerto y Cazalla de la Sierra en el área recreativa El Martinete. Sevilla

6. Cala Ambolo (Jávea)

Cala Ambolo, en Jávea
Cala Ambolo, en Jávea - Juan Carlos Soler

Cada uno de los peldaños de la casi eterna escalera por la que se accede a esta espectacular cala merece la pena. El acceso es complicado, pero eso solo sirve para valorar más el esfuerzo: Ambolo es uno de los rincones más espectaculares del litoral valenciano, además de lugar de peregrinaje para los buscadores de aguas transparentes, puntos de buceo y buenos saltos.

[Nueve calas secretas de Alicante para descubrir este verano]

7. Playa Turqueta, Menorca

Cala Turqueta
Cala Turqueta - Turismo de Menorca

Oculta entre pinos y con aguas turquesas a las que debe su nombre, es una de las calas más vírgenes de la isla de Menorca. No te despistes porque es una de las más frecuentadas de la isla. Si no llegas pronto en la mañana mejor regresa a la tarde para disfrutar de su belleza y el baño en sus aguas de reminiscencias tropicales. Desde Ciutadella por la RC-2 tomando el camino de Sant Joan de Missa y después el de la cala. Dispone de aparcamiento desde donde debes caminar unos 10 minutos. En sus inmediaciones (1.9 kilómetros) está Cala Macarella, otro de los arenales imprescindibles de la naturaleza más intacta menorquina.

8. Playa Galapinhos, cerca de Lisboa

Playa de Galapinhos, en Setúbal
Playa de Galapinhos, en Setúbal

La web especializada European Best Destinations eligió en 2017 la playa de Galopinhos como la mejor del continente después de escrutar las preferencias de visitantes de 130 países.

Aguas cristalinas de una idílica tonalidad azul. Acceso un tanto escondido. Inusual sosiego, si tenemos en cuenta que solo dista 10 kilómetros de la ciudad de Setúbal y 50 de Lisboa. Es decir, en poco más de media hora uno se planta en la capital portuguesa y, sin embargo, nada hace atisbar sobre el terreno que nos encontramos tan cerca de los núcleos urbanos.

9. Playa Bolonia, Cádiz

Ruinas de Baelo Claudia, en Playa Bolonia
Ruinas de Baelo Claudia, en Playa Bolonia

Abrigada por la sierra de la Plata, la salvaje ensenada de Bolonia asoma maravillosa desde una duna activa de más de treinta metros de altura. Su largo arenal merece paseo, así como los restos arqueológicos del conjunto urbano de época romana más completo de la península: las ruinas de Baelo Claudia. En la zona occidental del arenal fue una próspera ciudad basada en la explotación pesquera de atún y sus salazones que, comerciaba con el norte de Africa. Desde la cala del Tesorillo, se levanta la duna de Bolonia. Al remontarla camina hasta la punta del faro Camarinal, donde las vistas hasta Tarifa y Barbate son de impresión.

Está en la carretera CA-8202 que une Cádiz y Málaga. En verano disfruta de las amenizadas visitas nocturnas de Baelo Claudia. En agosto además las ruinas de la bella ciudad romana acoge el festival de teatro clásico.

10. Viaje familiar a Tenerife

Agua y diversión en Siam Park
Agua y diversión en Siam Park

Tenerife siempre es una buena idea, por el imponente Teide, por sus playas, por el buen tiempo, por la gastronomía... Como en verano muchos viajaremos acompañados por nuestros hijos, a esa lista añadimos dos parques imprescindibles:

Loro Parque, elegido el zoológico número # 1 del mundo por segundo año consecutivo según TripAdvisor, donde podrás conocer la reserva de especies y subespecies de papagayos más diversa del planeta y especies como los pingüinos de la Antártida, los leones africanos y los pandas rojos.

Siam Park, el mejor parque acuático del mundo, ofrece a los niños la oportunidad de vivir grandes aventuras en su nueva zona infantil, «Coco Beach», a través de sus olas de más de 1000 m2 que simulan las famosas ruinas de Angkor Wat. También, la novedosa atracción Bodhi Trail permite una experiencia inigualable en las copas de los árboles. Sus puentes, torres, obstáculos y redes, que se encuentran rodeados de una exuberante vegetación y sonidos de agua, harán que los pequeños se sientan como Mowgli en el libro de la selva.

[Los mejores parques acuáticos del mundo (el número 1 es español)]

¿Quieres añadir tus destinos favoritos a esta lista? Recuerda que estamos en Facebook y en Twitter.