Actualizado Martes, 28-07-09 a las 20:40
Ecologistas en Acción ha otorgado este verano 311 «banderas negras» a lugares de la costa española con una degradación ambiental alta y grandes amenazas sobre sus ecosistemas, y ha detectado otros 392 «puntos negros» en zonas con pequeños o puntuales impactos.

Así se desprende del informe «Banderas negras 2009. La crisis, una oportunidad para la costa», que cumple su décimo aniversario y que la organización ha presentado este martes en Madrid. En 2008 la ONG concedió 303 banderas y 310 puntos negros.

La mayoría de estas banderas y puntos negros se han otorgado por la contaminación que sufren las playas, ya sea por el vertido de residuos de barcos o empresas, aguas fecales de poblaciones cercanas a la costa o por la construcción indicriminada en lugares de alto valor paisajístico.
Ecologistas en Acción asegura que sólo quedan tres o cuatro puntos en la costa en los que se puede practicar un turismo sostenible, como el Cabo Cope (Murcia), aunque se cierne sobre la zona «una amenaza importante», algunos tramos de la costa de Menorca, el Parque Nacional de Cabrera y la costa de Girona, en «peligro de colonización».
Elvira Espinosa, coordinadora del informe, ha criticado los 230 millones de euros invertidos por la Dirección General de Sostenibilidad de la Costa y el Mar, la mayor parte de ellos en paseos marítimos y en regeneración de playas en municipios donde la construcción de infraestructuras impide el aporte sedimentario a éstas.
Los ecologistas consideran que la proliferación de nuevos puertos de interés general no responde a la demanda y creen que los dos mayores puertos proyectados en el cantábrico (El Musel, en Asturias; y Pasajes, en el País Vasco) se contradicen con la planificación energética del Gobierno.
Más de 700 «banderas negras» por contaminación en la costa española
Cascada de vertidos al mar en Benidorm / ECOLOGISTAS EN ACCION

Proliferan los vertidos al mar
Tampoco la situación de los vertidos al mar ha mejorado respecto al año pasado, un problema generalizado de toda la costa que se agrava en zonas de alto interés pesquero como las rías del norte, el Golfo de Cádiz o las islas Baleares, con puntos como la Savina (Formentera), donde su depuradora deja de funcionar en verano.
El informe subraya también la situación extrema de rías como la del Ferrol y Navia, en Galicia y Asturias, respectivamente, que sufren los vertidos continuados de industrias papeleras. Denuncia, además, la actividad de «bunkering» (traspaso de fuel entre barcos en el mar), que asciende a 7 millones de toneladas al año, y que es especialmente preocupante en la Bahía de Algeciras.
Pese a la desaceleración del sector urbanístico, «principal motor de desnaturalización de la costa», Ecologistas en Acción alerta de «una alarmante aceleración del proceso de "mediterranización" que está sufriendo la costa norte peninsular», con, por ejemplo, alrededor de 19.000 nuevos amarres en Galicia, más de 4.000 nuevas viviendas que se prevén en los planes de ordenación urbana de Asturias y los cerca de 2.500 nuevos amarres que contempla el plan de puertos de Cantabria.
Además, avisa de que las comunidades «que ya están saturadas de estas infraestructuras» continúan con las mismas políticas. «Buenos ejemplos de ello» son, según indica, el plan de puertos de Cataluña (que prevé la instalación de 7.500 nuevos amarres), o los 11 campos de golf previstos en Baleares.

Galicia y Andalucía, la peores paradas
Pero es Galicia la comunidad que lidera el ranking de banderas negras y puntos negros, con 55 y 102 de estos distintivos, respectivamente. Le siguen Andalucía (51 y 63), Comunidad Valenciana (34 y 40), Región de Murcia (32 y 36), Canarias (29 y 32), Cantabria (27 y 6), Cataluña (23 y 20), Baleares (24 y 47), Asturias (21 banderas y 13 puntos), Euskadi (7 y 7), Ceuta (6 y 4) y Melilla (2 y 4).
Más de 700 «banderas negras» por contaminación en la costa española
Ensenada de los Galápagos en Melilla / ECOLOGISTAS EN ACCION
Ante «la flagrante degradación costera», critica que las administraciones públicas (central, autonómica y local) «siguen empecinadas en aplicar la receta de más construcción como modo de generar empleo de mala calidad y gran temporalidad que, además, destruye el patrimonio natural». Para Ecologistas en Acción «la crisis es una oportunidad para mostrar la necesidad de un cambio de modelo profundo en la sociedad y en su economía, como única posibilidad para garantizar el futuro de los pueblos costeros y de la biodiversidad marina».
Ante esta situación, Ecologistas en Acción pide de nuevo una moratoria de puertos deportivos y una reestructuración del modelo económico que permita devolver el equilibrio ecológico a la costa.

Enviar a:

¿qué es esto?