SOCIEDAD

La Casa de Manolete se convierte en un nuevo centro de referencia gastronómica en Córdoba

El edificio de la avenida de Cervantes alberga La Casa de Manolete Bistró, el restaurante A flor de piel y una escuela de hostelería

CÓRDOBAActualizado:

La Casa de Manolete ya es una realidad después de la rehabilitación que se ha desarrollado durante los últimos cinco meses para convertirla en un espacio de referencia para la gastronomía de Córdoba. El jueves abrirá en la avenida de Cervantes este nuevo proyecto con tres áreas enfocadas a la restauración, el patrimonio y la formación: La Casa de Manolete Bistró, un restaurante clásico; A flor de piel, un espacio gastronómico de alto nivel que incluirá una visita guiada a la casa, y una escuela de hostelería denominada Centro Superior de Artes y Ciencias Gastronómicas.

El chef Juanjo Ruiz y la directora de la Casa de Manolete, Remedios Romero, impulsores del proyecto, han presentado la rehabilitación de este edificio histórico y su conversión en un espacio en el que se puede vivir una experiencia inolvidable vinculada a Córdoba y a su historia. «Estamos en un lugar que es más que un restaurante o una escuela de hostelería, estamos en un edificio emblemático que es esencia de Córdoba y a Córdoba se lo queremos ofrecer», ha expresado Ruiz en la presentación ante los medios de comunicación.

El chef, que ha dirigido esta primera visita a la casa junto a Romero, ha destacado que «queremos que este sea un espacio accesible de la ciudad porque forma parte de su historia. Somos conscientes del legado que hay en nuestras manos y seremos muy responsables con la memoria de Ortega y Gasset y de Manolete, dos de las figuras más importantes de la historia de España en los últimos 150 años».

80 comensales y 60 alumnos

Los dos restaurantes tendrán una capacidad para unos 80 comensales y la escuela de hostelería atenderá las demandas de formación de 60 personas. Juanjo Ruiz ha señalado que «aunque el restaurante A flor de piel incluye una visita guiada al edificio, tanto este espacio como La Casa de Manolete Bistró tendrán unos precios que se sitúan en la media de los establecimientos del centro de Córdoba, por lo que disfrutar de esta experiencia será posible para un amplio abanico de clientes».

Romero ha expresado que la restauración que se ha desarrollado ha sido sumamente respetuosa con todos los elementos. Romero ha agradecido a todas las personas que se han implicado en el proceso. La directora de la casa ha destacado los dos cuadros monumentales dedicados a Manolete y a Ortega y Gasset que ocupan uno de los salones del bistró y que son obra del pintor cordobés Fernando García Herrera. «Son dos obras de arte y dos motivos de peso para visitar la casa porque Fernando ha sabido reflejar el alma de estos dos grandes personajes», ha señalado.

La decoración es de un lujo elegante y contenido, con una combinación de dorados, negros y grises, obra de Raquel Bravo. Las lámparas se han traido de Oporto. No se ha tocado ninguna estructura y además se ha conservado hasta el último chino cordobés, aunque «es lógico que se haya tenido que reinterpretar la imagen de la casa debido a su deterioro y a la necesidad de enviar el mensaje que supone esta nueva etapa».