El Defensor del Pueblo Andaluz recibió 3.400 denuncias por maltrato a ancianos en 2017 - ABC

Cada día nueve ancianos andaluces denuncian que sufren malos tratos

Los mayores alertan de abandono, violencia o abuso sexual, pero los expertos dicen que solo se registra uno de cada 24 casos

SEVILLAActualizado:

Tiritando de frío en un charco de orina se encontró a su madre en la residencia de ancianos en la que la que la tenía. «No había ningún auxiliar y estaba en un salón con el aire acondicionado que al estar mi madre meada provocó que empezara a tiritar por la humedad».

Es una de las denuncias que llegan al Defensor del Pueblo sobre el maltrato a ancianos en Andalucía, una realidad que solo en 2017 se denunció casi 3.400 veces, según datos de la Consejería de Igualdad y Políticas Sociales tras una pregunta de la diputada del PP-A Amelia Palacios en el Parlamento andaluz, quien reclama a la Junta «un protocolo de prevención y campañas de información y detección de estos casos».

Según la Consejería, Sevilla es la provincia donde más casos se dan. En pasado año fueron 1.033. Le sigue Málaga, con 683 denuncias; Granada, con 460 casos; Cádiz, donde se denunció 372 veces en 2017; Huelva, con 205 denuncias. Cierran la lista Almería, con 189 casos de maltrato a ancianos y Jaén, con 140 denuncias.

En total, el año pasado se produjeron 3.400 casos de maltrato a personas mayores. Pero los expertos advierten de que eso no significa que haya ese número de ancianos maltratados. «Los casos de maltrato suelen solaparse; se dan más de uno en el mismo anciano», explica Marga Andrés, responsable del teléfono de la Junta de Andalucía para personas mayores (el 900-85-83-81).

En este servicio no solo reciben denuncias, sino que también dan «información para los mayores y sus familias en temas de derechos y dependencia», indica Andrés. Quienes llaman, añade la directora del servicio, no suelen ser los ancianos, sino personas de su entorno. «Lo más frecuente es que sea por negligencia o abandono».

Este tipo de maltrato es lo que ocurre en el 40% de los casos en Andalucía. Le sigue el maltrato psicológico, el físico, el económico, la vulneración de derechos, autonegligencia, la obstrucción terapéutica, la obstrucción diagnóstica y el la lista acaba con el abuso sexual, la forma menos frecuente de maltrato a los mayores.

«Quien llama por un abandono suele sufrir otras formas de agresión como maltrato psicológico o económico», insiste Andrés. Los ancianos que sufren maltrato lo hacen desde varios frentes y, en muchos casos, solos.

Cuando las instituciones conocen la denuncia de abusos a un mayor se abre un proceso que implica a varias administraciones. A la Junta de Andalucía, a través de la Consejería de Igualdad y Políticas Sociales; a los ayuntamientos, mediante sus servicios sociales; a la Fiscalía, en caso de que se observe que hay un delito; a los juzgados si, además, se detecta violencia de género. La atención es integral e incluye no solo un análisis de la situación, sino una propuesta de solución para el mayor maltratado.

Ancianos solos

Desde la Oficina del Defensor del Pueblo Andaluz confirman los datos de Igualdad. «Las quejas de malos tratos a mayores se han centrado mayoritariamente en desatención, por muy diversas causas, pero principalmente referidas a centros residenciales».

Según los expertos del programa de envejecimiento saludable de la Junta de Andalucía, «los malos tratos en los mayores repercuten en su calidad de vida, produciendo trastornos del sueño, pérdida de autoestima, depresión, miedo, ansiedad, abandono del cuidado de uno mismo, pérdida de apetito, dependencia de medicamentos u alcohol, disminución de las defensas, lesiones físicas permanentes e incluso tendencias suicidas o muerte en los casos muy graves».

Además, destacan, la detección del maltrato a ancianos es «un fenómeno oculto difícil de detectar ya que muchos de ellos no son conscientes de que son objeto de malos tratos y otros son incapaces de manifestarlo por no perjudicar a su propia familia». Responsabilidad de todos es, indican los expertos, estar atentos y denunciar.