Sandro Marín Rodríguez, el administrador de Magrudis S.L., en el juzgado de Sevilla
Sandro Marín Rodríguez, el administrador de Magrudis S.L., en el juzgado de Sevilla - EP
Listeriosis

Responsables de Magrudis se jactaron de provocar la mayor crisis sanitaria del país: «A la próxima vamos al talego»

Sandro Marín charla con su tío, entre risas, sobre el impacto mediático de la listeriosis en una charla teléfonica intervenida por la Guardia Civil

La juez envía a prisión al gerente de Magrudis y a su hijo mayor por tres homicidios por imprudencia y abortos

Los dueños de Magrudis sabían «al menos desde diciembre» que había listeria en su fábrica de carne mechada

Sevilla Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Lejos de mostrar preocupación, Sandro Marín Rodríguez, que figura en el Registro Mercantil como administrador y accionista único de Magrudis S.L., se jactaba de haber causado la mayor intoxicación por listeria de España que «se ha producido en la vida». El hijo mayor del gerente, José Antonio Marín Ponce, bromea con su tío, entre risas, sobre el impacto que ha tenido la crisis sanitaria durante una conversación teléfonica intervenida por la Unidad Central Operativa de Medio Ambiente (Ucoma) de la Guardia Civil, que había pinchado los móviles de los responsables de Magrudis S.L.

Los investigadores recogen esta charla en su atestado policial, que forma parte del sumario que instruye la juez Pilar Ordóñez, según ha podido saber ABC a través de fuentes cercanas al caso. «La próxima vez acabamos todos en el talego», le comentó a su sobrino el hermano de José Antonio Marín Ponce, considerado el dueño real de la empresa, durante el diálogo que ambos mantienen el 5 de septiembre pasado por la tarde.

El gerente y el dueño de Magrudis, José Antonio Marín y su hijo Sandro Marín, a prisión provisional

El pronóstico del tío de Sandro Marín no se cumplió. Su hermano y sobrino llevan ya dos noches durmiendo en una celda en la cárcel, donde los envió la magistrada poco después de declarar ante ella el pasado jueves. La titular del Juzgado de Instrucción número 10 de Sevilla decretó la prisión provisional comunicada sin fianza para el padre y su hijo mayor, como habían pedido la Fiscalía y la acusación particular ejercida por Facua. La instructora les imputa un supuesto delito contra la salud pública, tres delitos de homicidio por imprudencia grave, dos delitos de lesiones al feto con resultado de aborto y lesiones por imprudencia grave, todo ello como resultado del brote de listeriosis que se originó en la fábrica de Magrudis.

El hermano de Marín Ponce contó que venía «del carajo» la noticia de la muerte de Blanca Fernández Ochoa para desviar la atención mediática

En la conversación, ambos se refieren a la repercusión en los medios de comunicación que está teniendo la alerta sanitaria emitida por la Junta de Andalucía el 15 de agosto pasado sobre la carne mechada de la marca «La Mechá», contaminada con la bacteria, que elabora y vende la empresa radicada en el polígono industrial El Pino de Sevilla. Sandro Marín y su tío Pedro, que trabaja en la empresa, confiesan que están cansados del interés informativo. Parte del diálogo está marcado por un tono jocoso que llama la atención de los investigadores.

El tío del administrador de Magrudis S.L. cuenta que les había venido «del carajo» la noticia de la muerte de la esquiadora y medallista olímpica Blanca Fernández Ochoa, porque permite desviar el foco mediático hacia otro asunto. A renglón seguido, añade, «la próxima vez acabamos todos en el talego», lo que provoca las risas de ambos. La conversación concluye con ambos jactándose de causar la mayor intoxicación alimentaria por listeria de España, que se ha cobrado ya tres vidas, además de siete abortos y 216 afectados sólo en Andalucía.

Contagio en un bautizo

Magrudis S.L. vendía carne mechada contaminada desde al menos diciembre pasado, según recogió la juez en su auto de prisión. El laboratorio Microal Técnicos en Agroalimentación detectó en el mes de febrero listeria en el análisis de un lote de carne mechada casera etiquetado el 20 de diciembre de 2018, pero «no consta que ello fuera comunicado a la autoridad sanitaria ni que la entidad adoptara medida alguna, de hecho no fue ni comunicado a los trabajadores, ni se adoptó medida alguna para prevenir».

En su declaración judicial, José Antonio Marín Ponce explicó que, tras el positivo en listeria, tiró a la basura el lote porque eran pocos kilos. Fue su hijo mayor quien llevó dos muestras de carne al laboratorio para su análisis, después de que varios intoxicados en Huelva se pusieran en contacto con ellos al presentar síntomas de listeriosis tras ingerir su carne mechada.

Los responsables de Magrudis se exponen a penas de hasta 17 años de cárcel por los cuatro delitos que en principio les atribuyen

El portavoz de Facua-Consumidores en Acción, Rubén Sánchez, aseguró ayer que esta intoxicación se produjo durante un bautizo de personas de etnia gitana celebrado en torno al mes de febrero. A través de los medios de comunicación, hizo un llamamiento para que se personen en la causa contra Magrudis S.L. Una de las dos muestras tomadas había dado positivo en presencia de listeria en febrero y «lo ocultó», actuando con «con absoluta mala fe y de manera temeraria», aseguró Rubén Sánchez.

El gerente de Magrudis y su hijo Sandro se exponen a penas que pueden ir desde 17 años de cárcel a 4 por los cuatro tipos de delito que en principio les atribuyen la jueza de Instrucción número 10 de Sevilla, la Fiscalía y la asociación de consumidores Facua.