Contenido Promocionado

Compartir

Tanto la OMS (Organización Mundial de la Salud), así como un gran número de profesionales de la medicina, recomiendan la práctica de yoga y pilates por sus numerosos beneficios para la salud. Pero, también hay que tener en cuenta cómo y dónde se practica ya que, tal y como ocurre en un restaurante a la hora de elaborar un plato para su carta, el chef, la cocina y la calidad del producto, determinarán si es digno de estrella Michelin o simplemente «se deja comer».

 

texto1

 

El yoga y el pilates, en todas sus variedades, se han convertido, por méritos propios, en una de las actividades más saludables, debido a la gran cantidad de beneficios que nos aporta. A la hora de practicarlo, hay que elegir muy bien el tipo de clase y profesor que mejor se adapte a nuestra edad, condición física y experiencia. Sobre todo, si acudimos como solución o respuesta al dolor de espalda. Un problema bastante habitual en nuestra sociedad debido a nuestro estilo de vida moderno, sedentario y poco saludable.

 

Según el Global Burden of Disease Study 2010, que es el mayor estudio estadístico sobre el estado de la salud a nivel mundial nunca realizado, el dolor de espalda supone la segunda causa de nuestro malestar (ha subido de la cuarta a la segunda posición en dos décadas).

 

texto2

 

El hecho de incorporar el yoga o el pilates a nuestras vidsa se ha convertido en una alternativa real y muy efectiva para prevenir, mejorar o solucionar este tipo de malestar. Para sacarle el máximo beneficio a una clase de yoga o pilates hay que tener en cuenta tres aspectos fundamentales:

 

  • La sala donde se realiza la práctica

El espacio ideal sería aquel en la que se pudieran dar las condiciones ambientales óptimas para mejorar nuestro rendimiento y favorecer nuestra salud.

 

¿Qué buscamos?:

 

1-Amplificar y optimizar los efectos de la práctica.

2-Disminuir el riesgo de lesión.

3-Prevenir y mejorar determinadas enfermedades o patologías.

4-Mejorar nuestra salud.

 

Para ello, esta sala debería de tener las siguientes características:

 

Temperatura: entre los 37 y 40 grados centígrados.

Humedad: entre el 60 y 70%.

Oxígeno: ventilación automatizada mediante recuperador de calor.

 

¿Qué efectos producen en nuestro organismo?

 

Los más destacables son:

  • La eliminación de toxinas
  • Mejora la circulación sanguínea
  • Mejora la relajación muscular y mental
  • Favorece la concentración y nos ayuda a desconectar
  • Hidrata la piel

 

  • La ducha de agua fría

Al finalizar la práctica, la vuelta a la calma y limpieza corporal que supone la ducha con agua caliente es algo habitual en nuestros días.

Sin embargo, menos conocida y algo menos agradable, es terminar esa ducha con agua fría, por debajo de los 10ºC y como óptimo los 5ºC. Un baño o ducha con agua a esta temperatura tiene multitud de beneficios, muchos de ellos desconocidos para la gran mayoría de las personas.

 

Entre ellos:

1-Elimina o consume “azúcares refinados”

2-Mejora nuestro sistema inmunitario

3-Mejora el estado de ánimo. Al aumentar el nivel de endorfinas nos aporta más alegría y bienestar

4-Mejora el sistema circulatorio, favoreciendo la circulación sanguínea

 

  • La correcta y rápida reposición de líquidos y nutrientes

Después de una práctica que requiere gran cantidad de energía (nutrientes) y en la que se pierde una gran cantidad de líquido (a través del sudor), la reposición de ambos, lo antes y de la mejor manera posible, resulta clave para nuestro rendimiento y salud.

 

texto3

 

Para cumplir con ambos objetivos, esta reposición debería cumplir dos condiciones:

 

-Que no contenga sustancias tóxicas

-Que nos aporte nutrientes a nuestro organismo

Una buena solución son los batidos recién hechos de fruta y verdura (ecológica) hechos con agua pura o filtrada.

 

Para más información:

 

https://yoga40.es/

Vicente Lavalle

Licenciado en Educación Física

Creador del Método Yoga40

Compartir

Este contenido ha sido desarrollado por Contenido Promocionado de ABC de Sevilla con CONTENIDO PROMOCIONADO. En su elaboración no ha intervenido la redacción del diario.