Contenido Promocionado

Compartir

«Es muy acertado el dicho «más vale prevenir que curar», pues explica prefectamente la importancia de esta especialidad en la que hacemos mucho hincapié en nuestra clínica», explican desde Marpedental, clínica dental de Sevilla. La ortodoncia interceptiva, de hecho, se basa en ese principio. Este tipo de ortodoncia se lleva a cabo exclusivamente en niños y su objetivo es el diagnóstico y tratamiento del desarrollo anómalo de los maxilares. «Con ello evitaremos maloclusiones de origen esquelético y así problemas serios en los adultos del mañana».

 

marta

 

«Actuamos sobre el problema en una etapa muy temprana, conseguimos solventar situaciones que, de  no ser tratadas a tiempo, podrían conllevar un problema con soluciones mucho más complejas y traumáticas para el paciente, siendo incluso necesario usar tratamientos de cirugía ortognática para poder resolverlos», explica la doctora Marta Peral, ortodoncista en Marpedental.

 

La pregunta que puede surgirnos es: ¿Cuál es el momento oportuno para empezar con este tipo de tratamiento? «Siempre solemos recomendar que desde muy pequeños los padres acudan a la consulta con los pequeños para que vayan sintiéndose en un hábitat  cómodo, cercano y familiar. Así será mucho mas sencillo diagnosticar cualquier mínima alteración que se vaya produciendo para poder actuar de una manera eficiente sin que suponga ningún trauma para el paciente en sus estadios iniciales».

 

PHOTO-2019-02-27-11-27-01

 

Los problemas ortodóncicos que ocurren en edades tempranas pueden venir derivados de la permanencia de ciertos hábitos nocivos como succión digital, tiempo de uso excesivo de chupe o biberón. Esto puede llevar a patologías que requieren un tratamiento temprano como compresión del  maxilar superior, que impiden un correcto posicionamiento de la lengua en el paladar y como consecuencia un hipodesarrollo del maxilar superior. «Además puede derivar en problemas respiratorios, patrones de caras “tristes” o problemas de dicción, que tratados a tiempo se suelen corregir con facilidad. En muchos de estos casos vamos de la mano con un logopeda, siendo la fusión entre ortodoncia interceptiva y logopedia el tratamiento ideal», detalla la doctora Peral.

 

Muy comunes son también las maloclusiones donde puede existir un componente genético (de clase II o clase III ósea) donde encontramos discrepancias entre maxilar superior y mandíbula. En la primera, veremos una predominancia del maxilar superior. Por su parte, en la segunda, será la mandíbula la que predomine. «La presencia de alguna de estas alteraciones en cualquier miembro de la familia debe alertar a los padres para que acudan a la clínica dental, ya que en el caso de que estas sean desarrolladas por sus hijos, se pueden solucionar de forma sencilla tratando al paciente en el timing ideal».

 

 

image1

 

En Marpedental cuentan con una verdadera apasionada de la ortodoncia en su fase temprana, la doctora Marta Peral, cuyo conocimiento sobre la materia y su especial trato, cercanía y afinidad con los más pequeños de la casa hace que el tratamiento de estas patologías se convierta para ellos no en una obligación sino en un rato agradable que hace que el resultado del tratamiento sea mucho más que satisfactorio. «Para ello, son muchas horas dedicadas a cada paciente para realizar un estudio personalizado en cada caso asegurándonos así que el tratamiento sea el más indicado para resolver cada patología. Además trabajamos con laboratorios especializados en ortodoncia y aparatología para los más pequeños, combinando a la perfección la obligación con la diversión, haciendo más fácil el tratamiento para toda la familia».

 
Para más información: https://marpedental.com/

Compartir

Este contenido ha sido desarrollado por Contenido Promocionado de ABC de Sevilla. En su elaboración no ha intervenido la redacción del diario.