Contenido Promocionado

Compartir

No toda la carne de buey que se vende en Sevilla se puede considerar como tal. En muchas ocasiones, de hecho, en realidad es carne de vacuno. «Aquel que la ha probado, seguramente sepa diferenciar los matices que hay entre la carne de buey y la carne de vaca. En ocasiones, el aspecto, si es una buena vaca vieja y gorda, puede asemejarse al buey estéticamente, tanto en colores, que son muy parecidos, como en la infiltración de grasa, pero no en el sabor. En el caso del buey este es más untuoso y sabroso, potente e inesperado», explican desde Venta El Carrito, quienes alertan del fraude que se comete en algunos establecimientos, donde «venden a precio de buey una carne que en realidad es de vaca».

 

 

«Este es uno de los fraudes más cometidos en la industria cárnica y por hosteleros: si sale una buena vaca vieja la meten por buey, y eso no debería así, a cada cosa hay que llamarla por su nombre, puesto que el buey vale más del doble que la vaca vieja. No es justo que le hagan esto a un criador de bueyes que se deja media vida en buscarlos, pagarlos, mimarlos  y criarlos, y arriesga tanto dinero en ellos», afirman desde este restaurante de Sevilla.

 

Es cierto que el precio de la carne de buey es más elevado con respecto a otros tipos de carne,  pero esto, sin duda, se debe a una menor disponibilidad de estos animales y a las condiciones de cuidado y maduración que exige este producto cárnico. De hecho, el tratamiento de la carne de buey necesita muchos más gastos, de ahí el encarecimiento: gastos en comida, mano de obra, veterinarios, etc.

 

 

«A la hora de consumir este tipo de carne, todos queremos los chuleteros y los solomillos, porque el resto es carne de picar que, por supuesto, vale menos dinero», esgrimen desde Venta El Carrito. «El chuletón, por ejemplo, que se vende a 35 o 45 euros, es imposible que sea buey. Tengamos en cuenta que un kilo cocinado de chuletón de carne de auténtico buey tiene un precio que oscila según la edad del animal y maduración, entre los 95 y 150€ el kilo de carne, grasa y hueso», alertan desde El Carrito.

 

«Por eso queremos que quede claro que en Venta El Carrito, después de algunas décadas trabajando con los mejores mataderos y distribuidores, así como algunos ganaderos del país, podemos presumir de tener un pequeño y humilde  templo en Sevilla con la mejor carne, donde además estamos trabajando, en mayor parte, la carne de vaca vieja y el escaso y apreciado buey», explican desde este restaurante de Sevilla.

 

«Tenemos  bueyes que se ajustan a la legislación establecida, es decir, machos castrados de más de 48 meses de edad. Muchos de ellos vienen del norte de Portugal y mayormente de Galicia, donde aún crían a estos preciados animales, al igual que la vaca que, según la edad, raza y maduración, es uno de nuestros productos estrella», detallan.

 

 

Por supuesto, tras la carne de buey, «que es el rey»,  a finales de este mes de mayo en Venta El Carrito disponen de un animal muy especial, «criado y mimado en un poblado gallego, como se hacía antiguamente, buscado y escogido por cárnicas Desiderio, uno de nuestros proveedores  comprometido y apasionado del vacuno mayor», afirman desde este restaurante de Sevilla donde contarán con carne de buey de más de 7 años de edad.

 

«Son lomos de buey de más de 100 kg con una maduración de más de seis meses. Habitualmente trabajamos los animales de 4 a 5 años y 150 días de maduración, con un precio de 95 € el kilo de chuleta y, eventualmente, traemos animales más especiales de 7 y 10 años de edad, con un precio de 135€ el kilo. Como decimos aquí, hay muchos asadores dónde comer buena carne, pero pocos donde recordarla».

 

Para más información:
Barrio el Cercado, 41500 Alcalá de Guadaíra, Sevilla
Tlfn.: 954 10 05 97
Facebook: https://es-es.facebook.com/VentaElCarritoAsador/
Twitter: https://twitter.com/ventaelcarrito?lang=es

Compartir

Este contenido ha sido desarrollado por Contenido Promocionado de ABC de Sevilla con CONTENIDO PROMOCIONADO. En su elaboración no ha intervenido la redacción del diario.