¿Afecta lo que comes a tus posibilidades para quedarte embarazada?

  • Estilo de vida
  • HACE 2 meses, 20 días
Cocina de la fertilidad

Tu alimentación es clave si estás buscando tener un hijo. Entrevistamos a Andrea Carucci que ha publicado un libro con una ardua investigación sobre el tema y recetas para ponerlo en práctica

Andrea Carucci asegura que en el mundo de la gastronomía saludable y fértil hay «más color, más sabor y muchos más nutrientes que te harán sentirte mejor por dentro y por fuera, y de esta manera lograr tus objetivos». «La cocina de la fertilidad» (Libros Cúpula) es una completísima guía con la alimentación más adecuada para tener hijos y una amplia lista de recetas que te conquistarán. ¿Existe una dieta para quedarse embarazada? Tenemos las respuestas y los consejos.

La apasionante investigación de Andrea Carucci la ha convertido en toda una experta en la materia. Bulevar Sur ha entrevistado a esta diplomada en Nutrición, Nutrición Ortomolecular, naturópata y experta gastronómica para despejar las dudas de los que quieren convertirse en padres y acaban de darse cuenta de que quizá su alimentación no es la más adecuada.

¿Cómo llegaste a la idea de esa cocina de la fertilidad?

«Al igual que en otra enfermedades la alimentación influye. En mi largo tiempo de investigación he comprobado cómo el cuerpo humano, que considero una máquina perfecta, manifiesta todo su entorno y lo que le ha sucedido junto a su herencia genética. Cómo vivimos o qué comemos se registra en nuestro cuerpo como un gran libro de anotaciones que va con nosotros desde nuestros antepasados. Pero, a pesar de todo esto, las condiciones climáticas y nuestra alimentación actual inciden de una manera no muy positiva en cada una de nuestras células, en cada uno de nuestros órganos y en cada uno de nuestros movimientos y pensamientos, y por supuesto también en nuestra fertilidad. Por eso es tan importante cuidar la alimentación y nuestros hábitos, que van a determinar en gran medida nuestras posibilidades genéticas para poder concebir».

«Cada día en nuestro cuerpo se renuevan células; cada 28 días se renueva gran parte de nuestro cuerpo, y el material que le damos para reconstruir cada célula determina las condiciones de nuestra salud general. Le estamos dando información incorrecta en muchos de esos alimentos que consumimos, como los que están manipulados, los conservantes, colorantes, pesticidas, fertilizantes, manipulación de diferentes maneras, alimentos industriales, exceso de refinados, por no hablar de la contaminación ambiental. Todo esto tiene unas consecuencias no demasiado positivas: sufrimos un montón de enfermedades y de síntomas y, si le sumamos el estrés, las cosas empeoran todavía más. Pero nunca es tarde. Todo tiene un camino para el cambio».

¿Cómo has realizado tu investigación? ¿Has encontrado mucha literatura sobre la relación entre lo que comemos y la fertilidad?

«Durante tres años he investigado y he utilizado 363 estudios científicos de diferentes fuentes que están relacionados todos y cada unos, tal y como figura en el libro. Literatura hay poca, pero sí mucha base científica».

Dieta para quedarse embarazada

Me ha parecido realmente interesante esa reflexión sobre que «si no cuidas tu cuerpo, la naturaleza piensa que no eres apto para cuidar de otra vida». Quizá con el estrés, los horarios de trabajo infinitos, los malos hábitos alimenticios y el sedentarismo ni siquiera sepamos que no nos estamos cuidando y que puede que eso sea la razón de que no concibamos.  Aseguras que la dieta mediterránea (alimentos vivos, frutas crudas y vegetales…) es la mejor para conseguir esa «dieta fértil». ¿Qué es lo que no debe faltar en la dieta de una pareja que intenta concebir? 

«No debe faltar una dieta saludable, equilibrada con todos los nutrientes que se necesitan para potenciar la fertilidad. Consumiendo las proporciones adecuadas y la cantidad de líquido necesario junto a un nivel de estrés limitado y ejercicio físico».

Se habla de una suerte de «guerra» contra los productos ultraprocesados… ¿Hasta qué punto invertir en frutas, verduras ecológicas va a cambiar nuestra alimentación y estado de salud?

«Para empezar mejora la salud y cito el libro: Cuando nuestro cuerpo no se alimenta correctamente padecemos enfermedades y nos vemos obligados a recuperar el equilibrio de nuestra salud y el bienestar que constituye nuestra salud óptima. La salud es la acumulación de nuestras experiencias y de los alimentos que hemos ingerido. La medida de prevención es cuidar muy bien nuestro cuerpo. Los alimentos ecológicos, al no haber sido modificados genéticamente ni desvirtuados con aditivos u otras técnicas, preservan más sabor, más aroma, la textura natural y, por supuesto, sus propiedades, según estudios de la Universidad de Valencia y la de Granada. Se conservan mucho más tiempo porque tienen menos contenido en agua, lo que hace que sean más duraderos. Pero aún más importante es que no contienen pesticidas ni herbicidas. El producto convencional, por lo tanto, sale más caro a la larga: a más agua, menor tiempo de conservación, y a esto hay que añadirle el gasto que supone para nuestra salud eliminar del organismo los productos químicos que se usan en su cultivo».

«Cuando un alimento es producido ecológicamente, se respeta el medio ambiente y se cultiva sin forzar los ciclos naturales ni la fertilidad de los cultivos y cuidando la alimentación de los animales. Los primeros alimentos orgánicos populares fueron frutas y verduras, pero ahora estamos viendo como el pescado y los productos lácteos comienzan a ser también muy demandados».

Dieta para embarazo

¿Cómo reemplazar el azúcar en nuestra dieta?

«Con fruta, el endulzante natural. La fruta cruda es una gran fuente de super dulzura natural, llena de energía solar y contenido de agua estructurada. Cuando has consumido durante mucho tiempo azúcares refinados o estás acostumbrado a añadir a los alimentos azúcar, sea o no refinado, tu tolerancia a lo dulce es elevada. Esto es perjudicial no solo para la salud fértil sino para tu salud en general».

«Lo mejor es ir reduciendo la ingesta de estos productos endulzantes para desacostumbrar al paladar y al cuerpo. No recomiendo usar edulcorantes. Numerosos estudios muestran que la energía ahorrada al reemplazar los endulzantes por edulcorantes no calóricos es totalmente compensada en las comidas subsiguientes. Por lo tanto, generan un con- sumo más elevado de alimentos con las consecuencias que esto conlleva. La fruta recogida fresca y madurada al sol es la mejor forma de endulzar».

Cuando cocinas o preparas alimentos y necesitas un toque de algo dulce, existen algunas opciones, dentro de lo que cabe, más saludables.

  1. Yacón. Es nativo de las montañas de los Andes del sur de América, donde ha sido utilizado por las antiguas civilizaciones incas. Es conocido por ayudar a controlar el apetito y los antojos, y tiene efectos beneficio- sos sobre la obesidad y la resistencia a la insulina, pues regula el azúcar en la sangre. Aumenta el metabolismo y normaliza los movimientos del intestino. Gracias a estas características, es potencialmente beneficioso para reducir el peso corporal. Es un alimento beneficioso para las bacterias intestinales, ayuda a mejorar la salud del colon y favorece la digestión.
  2. Lúcuma. La lúcuma es una fruta exótica, tropical, amarillo-naranja, del árbol de lúcuma. Es originaria de América del Sur. En polvo se puede usar como endulzante para su uso en recetas de postres y es especial- mente deliciosa en flanes o batidos y además, proporciona cierto espesor. También se puede adquirir como fruta fresca, que es todavía más deliciosa. La pulpa de la fruta puedes hacerla puré e incluirla en platos dulces y salados. Puede ser sustituta en una proporción de 7:1 en recetas que requieren azúcar.
  3. Azúcar de coco. Se elabora a partir de las flores de palma de coco. Se obtiene de la savia de la flor a partir de un pequeño corte que se le hace para que drene hasta que cicatriza. El líquido se expone a una fuente de calor y se obtiene un azúcar de color marrón claro con textura cristalina. Este aminoácido nos permite mantener un equilibrio ácido-alcalino en el cuerpo y, a su vez, es determinante para controlar el deseo de comer alimentos dulces. Como todos los endulzantes, debe ingerirse en porciones moderadas.
  4. Azúcar mascabado. Todo en grandes cantidades es malo, pero el azúcar mascabado es una alternativa al azúcar porque aporta nutrientes en cantidades pequeñas. Su proceso de elabora- ción conserva la gran mayoría de sus propiedades. Y aunque prefiero usar el azúcar de coco, el mascabado es una buena alternativa.
  5. Dulce o pasta de dátiles. Una muy buena opción es triturar una taza de dátiles deshuesados y picados (previamente hidratados si están muy secos), con 1⁄2 taza de agua caliente. Puedes agregarle canela o vainilla al gusto. La pasta resultante ayuda a endulzar los alimentos y tus recetas.
  6. Miel. La miel es la mezcla de secreciones de las glándulas de las abejas con el néctar de las flores; tiene muchas propiedades para la salud. Media cucharadita equivale a una cucharadita entera de azúcar de mesa. Es mejor utilizarla cruda.
  7. Sirope de agave. No te confundas con el producto que llega a los supermercados en Europa, que es el jarabe de agave, no el zumo. Este se elabora calentando a altas temperaturas el zumo, que se transforma en jarabe y se espesa. Es mucho mejor la versión ecológica. Su transformación se realiza mediante enzimas, un proceso mucho más natural, lo que permite menos pérdidas de nutrientes, y así su consumo es más recomendable.
  8. Sirope de manzana o de espino amarillo. Se elaboran cocinando las frutas enteras a temperaturas muy bajas, hasta que se obtiene un jarabe espeso, de manera que si sigues esas pautas puedes prepararlo en casa. También pueden fabricarse a partir del zumo, pero son preferibles los primeros y de cultivos orgánicos libres de pesticidas.
  9. Azúcar de abedul. Es un azúcar blanco y cristalino que se extrae de la corteza del abedul. Sabe y parece igual que el azúcar de mesa, pero es completamente diferente en su estructura y composición. El abedul es un árbol que tiene efectos bactericidas y diuréticos. Se digiere lentamente y apenas influye en el nivel de azúcar en la sangre. Se puede usar de la misma manera que el azúcar blanco.

Atención: el azúcar moreno suele ser azúcar refinado al que se le proporciona un tono cosmético gracias a restos mínimos de melaza o colorante. Existen mejores alternativas.

¿Hasta qué punto es importante lo que comemos antes del embarazo para el futuro bebé?

«Las características de tu futuro hijo no solo dependen del contenido genético del padre y de la madre. Parece ser que, según la epigenética, el entorno en el que el bebé se va a desarrollar antes y durante el embarazo, junto a los nutrientes disponibles y las toxinas, puede influir genéticamente para activar o desactivar parte del ADN. Lo más importante de todo esto es que no solo puede afectar a la vida de tu futuro bebé sino también de las futuras generaciones».

«Al igual que la epigenética habla de lo que ingerimos y el entorno, también hace referencia al efecto medioambiental, a las circunstancias personales, creencias, emociones y pensamientos que pueden moldear el ADN. Por lo tanto, las condiciones climáticas o si comemos sano o comida basura, si respiramos aire limpio o contaminado y si hacemos ejercicio o no son factores positivos o negativos que pueden modificar el ADN de nuestro futuro hijo positiva o negativamente».

«Experiencias traumáticas asociadas a un alimento en nuestros ancestros pueden producir una alergia en futuras generaciones. Por eso es importante poner la atención en el medio ambiente, las emociones y los pensamientos que tienen los futuros papás durante este proceso. El tradicional dicho «somos lo que comemos» es cierto; tal vez deberíamos reemplazarlo por «somos lo que comieron y lo que pensaron nuestros padres y las generaciones anteriores». Por eso es tan importante prestar atención a la nutrición tanto emocional como alimenticia».

Alimentos especialmente recomendados

Durante la menstruación

  • Alimentos azules, rojos y morados: nos protegen contra posibilidades de aborto. Mejoran la circulación y contienen antioxidantes. Favorecen la circulación y la regeneración de tejidos como los del útero. Aumenta la libido y revitalizan el estado de ánimo. Consúmelos durante la menstruación y durante o después de la ovulación. Por ejemplo Granada guayaba, higos, berenjenas, manzana roja o remolacha.
  • Remolacha: Aporta óxido nítrico que disminuye el efecto vasodilatador de mujeres con cardiopatías hipertensas. Mejora ovarios poliquísticos.
  • También la cebolla, ajos, puerros (tienen quercitina que aumenta el ácido nítrico, solo crudas). ¡Y sonreír que también produce ácido nítrico!
  • Los alimentos blancos son ricos en minerales como el potasio, el selenio o el azufre, según el alimento, y entre otras propiedades mejoran la circulación, combaten la retención de líquidos y actúan como antibióticos naturales. Las propiedades de estos nutrientes nos ayudan a lograr una correcta fertilidad.  Estos oligoelementos -presentes en los alimentos de color blanco- son fundamentales para activar la enzima deiodinasa, que se encarga de la conversión de las hormonas de la glándula tiroides, de vital importancia para la fertilidad.
  • Quinoa: Contiene lisina (importante para la fertilidad, interviene en la producción de hormonas que mejora la movilidad del esperma). Contiene cantidades considerables de vitamina E, riboflavina, y fibra prebiótica.
  • Chufa: contiene almidón resistente, unos 28 g contiene 40 % de la fibra recomendada diariamente. Tanto hierro como la carne roja, sumado a su contenido en potasio y magnesio, zinc, fósforo, vitamina A y E. Nos ayuda a la síntesis normal del ADN a mantener las hormonas vinculadas a la reproducción en niveles normales y el mantenimiento normal de la testosterona.
  • Nueces de Brasil: Una o dos nueces de Brasil al día ayudan a mejorar la fase lútea y equilibran los niveles de progesterona. En la fertilidad masculina, aumenta la producción de semen y movilidad de los espermatozoides. Participan en la secreción de testosterona. Ayuda a prevenir roturas de cromosomas protegiendo el ADN. Estas propiedades también las podemos encontrar en las semillas de sésamo.
  • Levadura nutricional: Nos protegen contra abortos espontáneos, mejora la fecundación e implantación. También previene daños en el ADN, tejidos y desequilibrios hormonales.

Antes de la ovulación (fase folicular)

  • Vivan los omegas: Son vitales para mantener sanas las membranas de las células y para producir sustancias parecidas a las hormonas que mantienen la inflamación bajo control. Mejoran la calidad de la membrana ovocitaria y la hacen más reactiva al mensaje hormonal madurativo de la hipófisis. Son el transporte de la comunicación entre los órganos. La función antinflamatoria de estos omega es muy importante para tratar o evitar la endometriosis y cualquier inflamación en el aparato reproductor.

Las principales fuentes naturales de ácidos grasos omega-3 son fuentes animales como el krill, los pescados grasos o azules y fuentes vegetales como onagra, borraja, coco, sésamo, shisho o perilla, prímula de rosa, calabaza y germen de trigo, así como los frutos secos y los cereales. Semillas de lino o chía, quinoa, algunos cereales y semillas —como las pipas de calabaza—, cáñamo, germen de trigo

  • Sí a los fitoestrógenos: Son componentes fenólicos que encontramos en algunas plantas que suelen tener actividad hormonal estrogénica adhieriendnose a los receptores de estrógenos, estructuralmente son similares al estradiol. Importante consumirlos cuando tienes carencia de estrógenos. En algunos casos no solos nos ayuda con estos si no también nos regula su exceso.

Puedes encontrarlos en los garbanzos y los guisantes, la salvia, el sésamo, el kudzu (también contiene la aglicona puerarina), brotes de alfalfa, las espinacas, semillas de linaza, fruta de la pasión, tomillo, el regaliz, las nueces, los pistachos, las almendras, albahaca, cereza, uva, té verde y negro y trébol rojo.

  • Sí a los alimentos amarillos y naranjas: Éstos alimentos contienen grandes cantidades de betacaroteno que son pro vitamina A, en dosis adecuadas optimiza el proceso de maduración de los espermatozoides. En las mujeres a nivel del útero, mejora las condiciones del endometrio, lo que favorece la implantación del embrión. Son propulsores de la progesterona.También mejora la membrana de los ovocitos.

Cúrcuma, que nos ayuda a evitar coágulos que dificultan el desarrollo del bebé y evita abortos. Pero hay que consumir menos de 25 g al día. Los dátiles evitan el daño testicular e infertilidad. Activa el sistema endocrino y aporta antioxidantes que intervienen en la protección testicular.

Durante la ovulación

  • Alimentos afrodisíacos: suelen tener una aminoácido llamado L-arginina, este aminoácido lo puedes encontrar en el salmón salvaje, en la sandía -sobre todo en la corteza y en la pulpa-. También son afrodisíacos el jengibre, la canela, nueces de macadamia, maca, limón, pimientos picantes, dátiles, curry, etc.

Ver esta publicación en Instagram

Hummus al curry 😋💛 ¡Esta mezcla de garbanzos está cargada de proteínas, y sobre todo triptófano! Simplemente prepara el humus y aderezado con curry, comino, jengibre y un toque de chile, aunque es muy picante… ¿Cuál es tu condimento favorito? Haga una cantidad grande y disfrútelo con pan pitta tostada y verduras frescas, en tazones de buddha, con Nachos, o extiéndalos en e sándwiches. Amo lo fácil que es preparar esto. Puede hacerlo tan grueso o suave como desee añadiendo más agua. Receta en historias! ✨ Los garbanzos se utiliza como vigorizante y afrodisíaco por su alto contenido en zinc. También nos aporta fitoestrógenos, que en el caso de la mujer son muy beneficiosos para el ciclo hormonal. El pimentón picante también es afrodisíaco, gracias a su capacidad para mejorar el estado de ánimo al estimular la liberación de dopamina y serotonina, la denominada hormona de la felicidad que junto a las propiedades del garbanzo e convierten en un alimento muy beneficioso en cualquier situación de estrés, irritabilidad, nerviosismo o falta de sueño. Por otro lado, las isoflavonas ayudan al control metabólico, especialmente en las mujeres, gracias a los fitoestrógenos, si bien no destaca su abundancia. También ayudan a la ovulación y estimulan la fertilidad. A esto le sumamos su actividad prebiótica gracias a los oligosacáridos y almidón resistente —solo si los cocinas y luego los guardas en la nevera toda la noche— que contienen. Favoreciendo el tránsito digestivo y el crecimiento de las bacterias benignas en el colon • • • • #microbiota #equilibriohormonal #fertilidad #fecundacioninvitro #inseminacionartificial #buscandobebe #concebir #embriologia 📸@bos.kitchen

Una publicación compartida de Andrea Carucci (@andrea_carucci) el

Después de la ovulación (fase lútea)

Después de la ovulación y antes de la menstruación necesitamos eliminar el exceso de estrógenos, dentro de este tipo de alimentos que nos ayudan podemos encontrar el chucrut, el kimchi, alimentos fermentados o encurtidos a base de col, los alimentos verdes o cualquiera de la familia de las crucíferas.

Alimentos verdes: las plantas depurativas, ricas en principios amargos estimulan la secreción estomacal y del hígado. La correcta función de estos órganos es imprescindible para nuestra salud fértil y el equilibrio de las hormonas tan importante como los estrógenos. También aportan mucha fibra prebiótica, es importante no consumirlos demasiado cocinados, pero no crudos.

Deben consumirse después de la ovulación, antes y durante la menstruación. Un ejemplo son las acelgas alcachofas, a las marinas, aloe, brócoli, calabacín, cardo, cilantro, coliflor verde, diente de león, endivia, pistachos, tomillo, etc.

Una curiosidad es el ñame silvestre, es muy efectiva para regular el exceso de estrógenos, aumenta el deseo sexual, restaura la libido  y aumenta niveles de progesterona. No todos los ñames son iguales.

También se propone consumir más alimentos con Calcio y Vitamina B6 para estimular la producción de progesterona: orégano seco, algas hiziki, wakame, alga arame, alga cochayuyo, alga musgo de Islandia, alga kombu, alga espagueti de mar, maca, alga nori, teff, ajo, semillas de girasol, pistachos crudos, plátanos…

Alimentos «prohibidos» o realmente negativos para la concepción

  • Papaya: es abortiva, no consumir después de la ovulación.
  • Maíz morado: en grandes cantidades estimula el útero y puede causar abortos.
  • Verdes, no crudos: Los alimentos verdes en grandes cantidades pueden alterar nuestra salud por su contenido en oxalatos. Sí, escalfados, porque al vapor hervidos o fritos destruyen sus nutrientes. ¡No usar microondas!
  • Alcaravea: En dosis elevadas tiene efecto contrario a los descritos.
  • Mostaza: No consumir cuando hay hipotiroidismo -contiene glucosinatos- al igual que la col, coliflor, nabo, rábano, colza. Si los fermentas o cocinas Inhibes la función anulas le función antitiroidea. Si los vas a consumir puedes suplemental tu ingesta con nueces de Brasil o coco para contrarrestar y estimular la tiroides.
  • Canela: más de dos tazas al día (2% de canela en infusión) es abortivo. Si consumes de más ingiere laurel que neutraliza su efecto.
  • Cúrcuma: a partir de los 30 g es abortiva. No consumir durante o después de la ovulación.
  • Ñame: Si se toma durante todo el ciclo, esto puede provocar aumento de progesterona, lo que actuaría como un auténtico anticonceptivo natural. Por eso es importante consumirla solo después de la ovulación. Otros nombres de la mandioca: tapioca, yam, ñame o yuca.
  • Alimentos que contengan apiol: Esta sustancia puede producir abortos y contracciones uterinas. Lo puedes encontrar en perejil, apio, orégano, comino (contiene apiol pero en cantidades mínimas de las que se usa en cocina).
  • No en exceso: Extracto o aceite de anís, pimienta cayena, chile en polvo, aceite de clavo, azafrán, romero, menta, nuez moscada y jengibre.

¿Cuáles de las recetas de tu libro recomendarías para una pareja que se inicia en la cocina de la fertilidad?

«Un menú ideal de un día cualquiera. Para el desayuno: Gofres de boniato extracrujientes y batido vigorizante. Para la comida: Galette de zanahorias, espinacas y pasas con ensalada verde. Y para la cena: Mejillones en salsa tailandesa de curry rojo con nueces de macadamia».

Rocío Ponce

Rocío Ponce

Redacción Bulevar Sur
Rocío Ponce

Más en Estilo de vida