Errores que no debes cometer cuando vas a elegir tu vestido de novia

  • Moda
  • HACE 1 mes, 5 días
Errores que se cometen al elegir su vestido de novia

Si ha llegado ese gran momento, no te dejes llevar por las opiniones, no pierdas de vista el estilo de la boda ni tampoco te quedes con el primero que veas...

Quizá lleves toda la vida deseando vestirte de novia. Puede que no sea así y tu relación te haya llevado a querer finalmente dar ese gran paso de casarte y estés ahora pensando por primera vez en cómo sería tu vestido de novia ideal. Seas de uno u otro tipo de novia, elegir el vestido es un momento muy especial que normalmente vives rodeadas de personas que te importan.

A veces las novias prefieren mantener el secreto y acuden solo con su familia más cercana (madre, abuela, hermana, ¿quizá suegra o cuñada?). Otras deciden convertir el momento de la elección del vestido de novia en toda una fiesta con amigas. Vayan con quien vayan hay una serie de errores que no deben cometer para que el día de la boda sientan que han acertado al 100% con su elección.

  • No saber y estar segura sobre lo que te sienta bien y lo que no. Es quizá la clave para que aciertes con tu vestido de novia. Si eres de las que ha acudido a modistas para realizarse otro tipo de vestidos como trajes de flamenca o vestidos de invitada seguro que te resulta más sencillo que a las que nunca se han hecho un vestido a medida. Si te has vestido de largo en otras ocasiones estarás más segura con determinados cortes y formas… Si no te has vestido de largo en muchas ocasiones lo más recomendable es acudir a un diseñador o firma que tenga colección variada para que puedas probarte todo tipo de vestidos. Solo así podrás saber qué sienta mejor a tu figura. Hay un vestido para todas.
  • Llegadas a este punto también es importante saber escuchar los consejos de los expertos. Si has acudido a un diseñador o una firma de moda nupcial especializada seguro que pueden asesorarte según tu fisionomía. Es un gran error no confiar en sus recomendaciones, sus experiencias previas con muchas otras novias les han servido seguro para saber ayudarte a encontrar el diseño ideal. No renuncies a tus gustos, pero confía en lo que te aconsejan los expertos.
  • Empeñarte en llevar el vestido de novia de una famosa o uno que has visto en un desfile. Puede que en la foto te haya enamorado, pero si no te favorece ¿por qué ibas a querer llevarlo a toda costa? Piensa que solo te casas una vez, busca un vestido que saque el mayor partido posible de tu figura y siéntente tú misma en cada momento. Quizá haya otras posibilidades que te queden mejor y puedas mantener parte del vestido que tanto te gusta…

 

  • No haber investigado y revisado tendencias antes de decidir. Gracias a las redes sociales y a Internet ya no solo contamos con las revistas para investigar sobre los vestidos de novia. No acudas a la tienda o al estudio sin tener algunas ideas que puedan guiar a los que te atiendan. Seguro que tienes algún vestido de novia de famosa (o no) que te ha parecido un verdadero sueño y que te ha inspirado hasta el infinito. Llevar algunas ideas previas mejorarán el camino hacia tu vestido y orientarán a los que están para ayudarte.
  • Quedarte con el primero y no ver nada más. Puede que esa primera mirada al espejo vestida de blanco y con velo te impresione, pero lo mejor es que pruebes más opciones y valores otras marcas y posibilidades antes de dar el paso definitivo. Dale tiempo de reflexión a la decisión y si tras pensarlo sigues enamorada de aquel primer vestido de novia que te probaste, ¡corre a por él!
  • Dejar que te condicionen (demasiado) las opiniones de las demás. Es importante ir acompañada a elegir el vestido de novia, obviamente. Pero son muchos los diseñadores que aseguran que a veces las novias acaban viéndose intimidadas o cambiando finalmente lo que querían por los gustos de las personas que van con ella. Es importante tener en cuenta lo que dice tu madre o tu hermana, pero ante todo debes valorar lo que te dice tu instinto para ser una novia con personalidad. Buscar agradar a todo el mundo es misión imposible y cuanto antes asumas que no puedes gustarle al 100% a todo el mundo, mejor. Entonces podrás ser libre de elegir el vestido de novia perfecto para ti, no para otras.

 

  • No pensar en cuándo te casas y el tipo de boda que celebrarás para elegir el tipo de vestido. La estación del año, la hora y el tipo de celebración o el lugar en el que será son claves a la hora de elegir tu vestido. Aunque en moda las normas están para romperlas, a veces el sentido común manda. Por ejemplo, si te casas en invierno o verano podrás hacer uso de diferentes tejidos y cortes. Hay vestidos de novia con capas ideales, pero no son adecuados para una boda de verano, por ejemplo. No puedes llevar el mismo tipo de vestido en una boda en una iglesia que en una playa al atardecer. Tener en cuenta todos esos factores es clave para la unidad estética de la boda, incluso hay que hablar con el novio para que los looks sean acordes. Un novio de chaqué y una novia muy informal no cuadran, del mismo modo que una novia clásica con un novio que apueste por no llevar traje de chaqueta al menos…
  • Ilusionarte con vestidos que se escapan de tu presupuesto. Esta es una cuestión de sentimientos y frustración. ¿Por qué martirizarte con opciones inalcanzables cuando hay opciones que seguro que pueden ajustarse a tu presupuesto? No pierdas el tiempo y busca con cabeza esas alternativas que encajan con tus cuentas y no dejan temblando el presupuesto de la boda.

 

Foto principal: Rosa Clará

Rocío Ponce

Rocío Ponce

Redacción Bulevar Sur
Rocío Ponce

Más en Moda