Miguel Reyes: «En Sevilla la costura se había perdido»

  • Moda
  • HACE 3 años, 4 meses
miguel-reyes-modisto

Entrevistamos al modisto sevillano y Presidente del Gremio de Sastres y Modistas al que acaban de otorgarle un Dedal de Oro

Miguel Reyes lleva 20 años cosiendo. El actual Presidente del Gremio de Maestros Sastres y Modistas de Sevilla acaba de ver reconocida su larga trayectoria con el Dedal de Oro que recogerá en Madrid el próximo 24 de julio en una gala en el Hotel Westin Palace rodeado de compañeros de profesión y personas relacionadas con el mundo de la moda y el diseño. Bulevar Sur no ha dejado pasar la oportunidad de felicitarle por el galardón y, de paso, recordar con él su carrera aguja en mano.

¿Qué ha sentido al conocer la noticia del Dedal de Oro?

La verdad es que llevando tantos años y habiéndolo recibido otros compañeros ya uno siente que le toca, que se le reconozca la labor de años, el esfuerzo en la costura, que seguimos en crisis, pero parece que se está animando algo más. Estoy muy feliz.

¿Qué significa este premio en tu carrera?

Hace ya dos décadas que empecé, además el año pasado me nombraron Presidente del Gremio de Maestros Sastres y Modistas, parece que llevo una rachita muy buena.

Nosotros luchamos por la costura, no por la moda

¿Cómo está siendo esa labor en el Gremio?

En Sevilla la costura se había perdido, nosotros luchamos por la costura, no por la moda. La costura artesana de siempre, ojales y bajos hechos a mano. Llega un trozo de tela a mi casa y se convierte en vestido, tengo mis modistas también para ayudarme pero yo dirijo y cada paso pasa por mis manos. No se encuentran con facilidad ese tipo de talleres, los jóvenes que salen de las escuelas de diseño todo lo aprenden por ordenador y no saben poner una cremallera.

Desde el boceto hasta la ultima puntada

Claro. Yo tuve como maestro a Pepín Castillo, muy reconocido en Sevilla, él me inculcó mucho esto. Incluso hay vestidos que no hago con patrones, que los hago sobre el maniquí. Recuerdo que él decía que quería que le llamaran modelista. Tengo algunas cosas de él, es cierto que hay partes que cambian porque ahora tenemos otras máquinas, y me actualizo, claro, pero todo lo demás es de la costura de siempre.

Me acuerdo de que al pasar por tiendas de novias le decía a mi madre que de mayor yo tendría una

¿Cuál es su primer recuerdo de esta profesión?

Desde chico con la funda de la almohada de la cama le hacía a mi hermana vestidos. Tenía una admiración especial por las novias, me acuerdo de que al pasar por tiendas de novias le decía a mi madre que de mayor yo tendría una tienda de novias. Ella se reía. Con los años pues mira, no tengo una tienda de novias exclusivamente, pero hago muchas cada año. Es lo que más me gusta y con lo que más disfruto.

Se podría decir que ha cumplido tu sueño 

Sí que es verdad, se me ha cumplido

¿Siempre tuvo el apoyo familiar? 

Mis padres se sentían muy orgullosos de mi y de mi trabajo. Mi madre, que aún vive, no se pierde un desfile y es mi mayor crítica. Se fija cuando visto a alguna famosa y me comenta si le ha parecido bien o si le hacía alguna arruguita… Es la primera que me lo dice todo.

Todo comenzó con un ladito en la floristería de mi familia donde vendía mis accesorios para novias

Sus padres regentaban una floristería, y ahí comenzó su negocio 

A los once años ya estaba en la floristería con ellos, siempre me ha encantando vender y es verdad que de ahí salió todo. Estudié decoración y después estando en la tienda yo tenía un ladito donde hacía cosas para las novias y las bodas: coronas, tiaras, ligas, cojines para las niñas… Un día llegó un representante y le gustaron, le preguntó a mi padre dónde lo compraba y él le dijo que lo hacía todo yo. Entonces comenzó a vender mis cosas por otras floristerías, llegué a tener dos representantes que vendían por muchos puntos de España y siete mujeres en el taller, todo muy familiar. Y así ya fue evolucionando, del taller de accesorios pasé a empezar a hacer trajes de novias… Fue viniendo todo rodado.

Actualmente ¿cómo es su modelo de negocio? 

Tengo un taller de costura, en la época buena de mi tienda salías vestida. Tenía de todo, desde caballero a zapatos, tiaras, ropa interior… Ahora ya en mi nuevo taller lo hacemos todo a medida. Una parte es de exposición, con trajes de desfiles, exposiciones… Pero tengo ropa para vender, todo se hace a medida.

Entre las mujeres más especiales de su carrera está la periodista Isi Sayago, Paquita Rico y las jóvenes de La Copla

¿Qué mujeres de las muchas que ha vestido recuerda con especial cariño? 

Han sido muchas, de las primeras que recuerdo está la periodista Isi Sayago. Vino a mi casa porque conocía a las del grupo Calle Feria, de flamenco de la época que yo también las vestía. La periodista me trajo a Las Carlotas para una presentación de disco, su primera vez con trajes de fiesta recuerdo que eran unos vestidos hechos con unas redes, unas botas forradas… Han pasado casi todas las de Se llama Copla, especialmente a Erika Leiva que todo lo que saca es mío, porque además ya tenemos mucha amistad. Me ha llamado, ya de mayor, Paquita Rico, me llamó su asistente y me dijo que Paquita quería que yo le hiciera un vestido y ya hemos trabajado varias veces juntos.

¿Crees que los que se dedican a la costura tienen una sensibilidad especial?

Sí, si no la tienes no puedes ver el color… Si no la tienes, no puedes transmitirlo a la gente y a la ropa. Eso es lo que nos diferencia de otras personas.

¿Cómo trata Sevilla a la costura ahora?

Desde hace un año veo que ha mejorado. No sé si porque he cambiado el sitio del taller, ahora estoy por la zona de El Prado. Yo no había hecho nunca abrigos, Pepín me contaba que las señoras se hacían el traje para la feria, la Semana Santa, un abrigo… Ahora ya vienen y se hacen la boda de su hija, pero me encargan pantalones, faldas, algún abrigo… Veo que hay de nuevo un poco de gusto por la ropa hecha a medida. Desde que salió «El tiempo entre costuras» hemos notado algo, la gente llegaba al taller y decía «qué bonito, parece que estamos en El tiempo entre costuras». Entre los compañeros hablamos que la serie nos recordaba a nuestros talleres, cosiendo charlando, nos recordaba que pese al paso del tiempo la estampa es la misma.

Miguel Reyes, durante uno de sus desfiles
Bulevar Sur

Bulevar Sur

Bulevar Sur
#Lomásleído: El brutal ataque vikingo a la ciudad de Sevilla y la embajada musulmana que le devolvió la visita… https://t.co/b5x1ByZZT0 - 2 horas ago
Bulevar Sur

Más en Moda