Diseñadores de moda andaluces

Motoreta, la moda infantil sevillana que enamora al mundo

  • Moda
  • HACE 2 años, 11 meses

María y Cristina son dos arquitectas que han encontrado en la ropa para niños una exitosa vía creativa frente a la crisis de su profesión

Bulevar Sur celebra el segundo año de la marca de moda infantil Motoreta con una entrevista en la que conocemos los detalles de esta empresa sevillana. Dice mucho de Motoreta encontrar su sede en lo que era el estudio de arquitectura de sus fundadoras, María Llerena y Cristina López-Lago. Apenas han cambiado el espacio, ahora reconvertido en sala de operaciones de una firma que ha encontrado su futuro y auténtico negocio en la venta internacional y en los padres más comprometidos con la moda y la calidad. Con ellas, por ahora, sucede eso de que no son profetas en su tierra. Nos recibe María y comienza la charla entre burros con la colección de este verano (aprovechen las rebajas) y carpetas con las ideas y próximas propuestas.

GALERÍA
Imágenes de la colección de verano 2015 de Motoreta

¿Cómo nace la idea de Motoreta?

Hace unos años Cristina se desencantó un poco de la profesión porque tal y como se puso la arquitectura, se había perdido el punto de vista creativo. Teníamos proyectos encima de la mesa, pero no… Además ella tuvo sus hijos y se fue distanciando un poco, mientras yo sí seguía trabajando como arquitecta. Un día probó una serie de prototipos con sus hijos, hizo una pequeña colección que le ayudamos a desarrollar desde el estudio… De repente vimos que eramos capaces de montar una colección y no solo una colección, hacerlo desde el valor de una marca y un producto. Nosotras nos situamos en un rango de precios medio-alto y nuestra producción es local, nuestra idea como marca es producir localmente pero vender globalmente.

¿Con qué estrategia pusieron en marcha la marca?

El salto principal fue tomar la decisión de que la venderíamos fuera. Ahora hace dos años que pusimos a la venta la primera colección. A través de ferias internacionales, directamente hacemos dos ferias en París y Nueva York, y a través de agentes trabajamos en Dinamarca, Italia y acabamos de firmar recientemente con otro Corea del Sur. Nuestra expansión internacional está muy marcada desde el principio, no es que no queramos vender en España, en el momento en el que nació Motoreta aquí las condiciones no eran las mejores.

En esas ferias, ¿se valora el «made in Spain»? ¿Conocen Sevilla?

En las ferias internacionales si dices que eres de España suelen pensar que eres de Barcelona principalmente, o si no de Madrid. Nos sacan mucho tiempo de ventaja en ventas y emprendimiento. Al decir que somos de Sevilla, al sur del sur, se quedan extrañados, pero la verdad es que está valorado lo hecho en España por ser sinónimo de control de calidad, producción, etc.

La colección del próximo verano está inspirada en las salinas de la bahía de Cádiz

¿En España dónde podemos encontrar prendas de Motoreta?

En Sevilla no tenemos aún ningún punto de venta, pero sí en Jerez de la Frontera, y fuera de Andalucía en Asturias, Coruña, San Sebastián, Murcia, Madrid, Barcelona … Curiosamente, todos los que tenemos en España los hemos conseguido porque nos han encontrado en ferias internacionales. Hay compradores nacionales que se van fuera a buscar marcas con perfiles diferentes y se encuentran con marcas españolas.

¿Cómo define el estilo de vuestra marca?

Contemporáneo, sencillo pero con un punto sofisticado. Prendas bastante urbanas.

Cristina y María, fundadoras y diseñadoras de Motoreta

¿Cómo ha llevado el cambio de diseñar edificios a hacer ropa para niños?

Es interesante, estamos disfrutándolo mucho las dos. La arquitectura tiene unos plazos muy largos y dilatados, aquí en tres o cuatro meses has desarrollado la idea, has elegido materiales, has producido prototipos y ya está en tus manos. Y rápidamente está en las tiendas y ves fotos en Instagram de clientes que suben fotos de los niños con las prendas. Esa sensación inmediata no la tiene la arquitectura, que da satisfacciones diferentes. Pero esa inmediatez de la moda se traduce también en calendarios de trabajo muy fuertes. Seguimos siendo pequeños, crecemos bien y en cada colección vemos como aumenta el volumen de producción por la demanda. Por ejemplo en EE.UU. nos pedían muchos vestidos de la talla 12. Por eso hemos Hemos aumentado el tallaje hacia arriba y hacia abajo, hasta llegar a los bebés.

¿Cómo crean las colecciones?

Nos gusta desarrollar cada colección con un concepto en la cabeza que nos guíe con los colores, los prints, el nombre de la colección y las prendas… Le da unidad y a la hora de presentarlo es como lo hace la moda adulta. A partir de esa idea, vamos desarrollando los artículos y la paleta de colores. Mi inspiración puede ser el arte, puede ser un lugar… Por ejemplo, la colección del próximo verano está inspirada en las salinas de la bahía de Cádiz, evoca sus colores blancos y rosas, los pájaros, el sonido de la bahía… Lo hemos disfrutado mucho haciendo las fotografías, ha quedado muy potente. A la hora de elegir las telas hay veces que es muy difícil, cuando queremos algo muy concreto lo desarrollamos nosotras mismas. es un proceso bonito que nos gusta hacerlo directamente nosotras y llegar hasta el último detalle. También hemos contado con la colaboración de la artista Julia Llerena, que nos ha desarrollado varios diseños.

A nivel nacional diría que es un buen momento para el sector de la moda infantil, ha aguantado el tipo

¿Qué exigencias tienen los padres como compradores?

Depende del país. Nuestros principales compradores están en Corea y EE.UU. Vemos que hay padres que buscan moda en estado puro, el vestido más fashion y que la niña vaya increíble, vemos estilismos en Instagram alucinantes, que es donde más feedback tenemos. Hay otros padres que buscan identidad y diferenciación del niño a través de la ropa, compran este tipo de productos y no les importa pagar un poco más porque entienden el valor añadido del diseño, exclusividad, producción… Lo pagan y lo hacen convencidos porque frente a esto lo que queda es otro producto a muy buen precio pero sin ese componente. También hay padres muy comprometidos con el dónde se producen las prendas. Lo cierto es que merece la pena pararse a pensar por qué venden tan barato. Nada es gratis, todo tiene un coste. Motoreta apuesta por la producción local, que tiene un gasto superior, pero es una empresa dada de alta, con horario normal y justo, conocemos a las personas que trabajan para nosotras, hablamos con ellas, es gratificante, y vas viendo tus prendas, si vemos algún problema se puede arreglar. Todo eso tiene un precio y no podemos vender a 10 euros. Cuanto mas cerca tengamos todo, mejor.

¿Y la venta online?

La tenemos por una cuestion representantiva del negocio, es como el 5% de nuestro negocio. El 95% de eso va fuera de España a Inglaterra, EE.UU.. Es sobre todo una cuestión de imagen y de presencia en Internet

¿Qué es lo que más se vende?

Los vestidos. Este verano ha sido un modelo con con un volantito. A final resulta que también tenemos referencias de nuestro origen, lo que nos distingue del resto es como lo traducimos, Andalucía está en esa prenda y se reconoce. Igual que nos dicen que se nota que detrás de Motoreta hay un arquitecto, imagino que por la simpleza de patrones y formas, que haya espacio entre el cuerpo del niño y la prenda.

Vestido más vendido del verano 2015 de Motoreta

¿En qué momento se encuentra el sector de la moda infantil?

A nivel mundial creo que es un sector que está en un buen momento si lo comparas con otros como accesorios, bolsos, joyeria… En los niños todo el mundo está dispuesto a gastar y forma parte de nuestra apuesta por el estilo de vida, cómo vestimos a nuestros hijos habla también de nosotros. En las ferias internacionales notamos que las cosas se mueven, al margen de que cada país vive su situación particular y eso se traduce en un mayor o menor número de ventas. A nivel nacional incluso diría que es un buen momento. De los sectores apurados por la crisis es uno que ha aguantado el tipo.

¿Podía imaginar que acabaría trabajando en esto cuando estudiaba Arquitectura?

No me lo imaginaba, pero ha sido todo progresivo no ha sido una ruptura traumática. El estudio ha estado siempre abierto, pero ha ido canalizándose y ahora nuestros esfuerzos están en Motoreta porque hay potencial creativo, de negocio y de satisfacción personal.

¿De dónde viene el nombre?

A nivel nacional la gente lo relaciona con esa bicicleta de los ochenta, es una forma de retrotaer a la infancia desde la nostalgia a gente que ahora tiene hijos y les compra ropa. En italiano es una moto pequeña. Nos gusta como suena, no es un término infantil pero tiene algo de gamberro. Le dimos muchas vueltas, si poner algo en ingles o no, al fin y al cabo somos España y vamos con ella en la marca Motoreta, «manufactured in Spain».

Bulevar Sur

Bulevar Sur

Bulevar Sur
Un motorista fallece al salirse de la vía cuando viajaba por la carretera entre Osuna y El Saucejo https://t.co/xcq4OSseL9 - 7 horas ago
Bulevar Sur

Más en Moda