Pilar Burgos cierra su firma de calzado

  • Moda
  • HACE 3 años, 10 meses

La emblemática empresa sevillana clausurará todas sus tiendas por la jubilación de su creadora en las próximas semanas

Pilar Burgos, una de las firmas más emblemáticas de Sevilla, echa el cierre. Fuentes cercanas aseguran a Bulevar Sur que el motivo de esta decisión es la jubilación de su creadora. La empresaria del mundo del calzado retira del mercado su marca tras más de cuarenta años creando tacones, botines y sandalias de todo tipo para las mujeres sevillanas, españolas y del resto del mundo.

Sus cuatro tiendas de Sevilla (Campana, Avenida de la Constitución, Luis Montonto y Tetuán) lucen desde hace días carteles con la palabra liquidación y tienen precios a partir de los 3 euros esperando su próximo cierre, de igual manera sucederá con las que tiene fuera de la ciudad. Verdaderas gangas que llenan los establecimientos de clientas que compran sus últimos Pilar Burgos. Tacones de salón, plataformas y diferentes zapatos que seguro pueden convertirse en parte del fondo de armario de cualquier sevillana amante de la moda y de la historia de su propia ciudad.

Cierra Pilar Burgos sus tiendas por jubilación
Pilar Burgos recibió la medalla de la ciudad de Sevilla en 2014. Foto: Juan Flores

Actualmente su página web se encuentra «cerrada por mantenimiento» y no tiene activa ninguna red social con perfiles de Pilar Burgos. La zapatera, no quería que la llamaran diseñadora, empezó en Triana, poco a poco y solo por el éxito de sus zapatos entre la clientela fue abriendo otra tienda en Sevilla, y otra más… Y las clientas de Madrid hicieron que llegase a la capital… Y a más puntos de la geografía nacional.

En la última edición de Simof celebrada en febrero de 2016, Pilar Burgos puso calzado a la firma de Lina en la pasarela, otra de las históricas marcas sevillanas que sí ha conseguido mantenerse viva al haber pasado el testigo a la siguiente generación de su creadora.

Tacones de Pilar Burgos

De padres sastres, un día ayudó a su madre en la zapatería infantil que tenía, Calzados Catedral, y ahí comenzó ese gusanillo por el arte del vestir por los pies que durante décadas la ha llevado de Sevilla al mundo, pero sin salir de Sevilla. Y la ciudad le otorgó su medalla en 2014 en reconocimiento a su incansable trabajo y su visión empresarial. Su cuña de esparto Gilda o sus tacones para ir a la feria revolucionaron el sector cuando llegó, de aquello no había y la gente quería más y más. Y sus fieles clientas no le han fallado desde entonces.

Rocío Ponce

Rocío Ponce

Redacción Bulevar Sur
Rocío Ponce

Más en Moda