Biblioteca del Prado que fue derribada
Biblioteca del Prado que fue derribada - jesús spínola

La Junta reclama a la Universidad de Sevilla 16,4 millones de la fallida biblioteca del Prado

El PP pedirá explicaciones a Ramírez Arellano, exrector de la Hispalense y hoy consejero de Economía que exige el dinero

Actualizado:

La Consejería de Economía, de la que es titular Antonio Ramírez de Arellano, ha solicitado a la Universidad de Sevilla el reintegro de la subvención de 16,4 millones de euros concedida en su día para el fallido proyecto de la biblioteca central del Prado —demolida por orden judicial— al considerar la Administración andaluza que la ayuda no ha sido debidamente justificada. El pasado mes de abril, cuando Ramírez de Arellano era aún rector de la Hispalense, mantenía que no procedía reintegrar esa cantidad a la Junta y sólo dos meses después, y ya como consejero de Economía, se la exige a la Hispalense.

Frente a esta reclamación, la universidad ha formulado una serie de alegaciones, partiendo de la premisa de que se trataba de un proyecto que compartía con la Junta de Andalucía y el Ayuntamiento de Sevilla. La controversia está más que servida teniendo en cuenta que el departamento de donde ha partido la decisión de iniciar, a finales de junio o principios de julio, un expediente de reintegro a la Hispalense es la citada Consejería de Economía, cuyo titular fue durante todo aquel proceso de proyecto, construcción y demolición de la biblioteca vicerrector de Infraestructuras, primero, y más tarde rector.

Este sábado, el diputado del PP por Sevilla en el Parlamento de Andalucía, Jaime Raynaud, se mostró «estupefacto ante un episodio surrealista que pone en cuestión la elección de Ramírez de Arellano como consejero del Gobierno andaluz», al considerar que «se enmienda a sí mismo como gestor de dinero público al reclamar la justificación de una subvención a una institución que presidía hasta hace sólo tres meses».

Raynaud ha anunciado que pedirá explicaciones al consejero en la Comisión de Economía y Conocimiento del próximo miércoles en el Parlamento andaluz, puesto que, según ha señalado, «el consejero debe explicar su cambio de criterio sobre la justificación de la subvención». El PP-A ha registrado además una solicitud de información para que la Consejería le remita copia del expediente en el que inicialmente se fundamentó la ayuda a la universidad y del documento de alegaciones presentadas por esta institución para negarse a devolver el dinero. El diputado popular ha indicado que «la Junta adeuda a las universidades andaluzas 384 millones de euros, por lo que resulta llamativo que le pida dinero a la de Sevilla sin haber liquidado la deuda con ella».

Cabe recordar, que el fallido proyecto hizo que la universidad optara por un espacio alternativo para su biblioteca en Eritaña. En junio de 2014 el Consejo de Gobierno de la Hispalense abordaba las cuentas del ejercicio 2013, indicando que los costes ejecutados en la ubicación inicial de la biblioteca en el Prado, según el proyecto de la arquitecta Zaha Hadid, se elevaban a 7.730.485 euros a fecha de 31 de diciembre de 2013, toda vez que el coste total del derribo de la construcción a cuenta de las sentencias judiciales y la reposición del parque a su estado previo al proyecto ascendería a 9.257.000 euros. Y es que no fue hasta abril de 2014 cuando la universidad dio por concluidos los trabajos.