Los residentes son comprensivos, en general, con los alquileres turísticos
Los residentes son comprensivos, en general, con los alquileres turísticos - ABC
TURISMO

La mayoría de los vecinos de Sevilla cree que los pisos turísticos no son molestos

Una encuesta del Consorcio de Turismo revela la comprensión de los residentes con el turismo que llega a la ciudad

SEVILLAActualizado:

El auge de las llamadas viviendas con finalidad turística (VFT) en los principales destinos europeos, entre ellos Sevilla capital, está generando consecuencias de muy diversa índole, especialmente económica, y no pocos tópicos sobre su afección.

Como el de un rechazo mayoritario por parte de los residentes, que, a tenor de los análisis más recientes no es del todo cierto. Es más, la mayor parte de la población autóctona ve con buenos ojos la implantación de este tipo de viviendas y cree que conlleva más beneficios que problemas.

Así se desprende de un reciente estudio elaborado por el Consorcio de Turismo del Ayuntamiento de Sevilla, al que ABC ha tenido acceso, y en el que el 66% de los encuestados (todos ellos residentes) asegura que no le importa que se alquilen viviendas a turistas en su edificio; dos tercios respaldarían que en su propio bloque de pisos hubiera viviendas para arrendar a visitantes.

Es más, el 70% de quienes tienen en su propio bloque viviendas con finalidad turística subraya que éstas no les generan ninguna molestia y sólo el 17% señala lo contrario.

En este trabajo realizado presencialmente por encuestadores para Turismo Sevilla y que se ha centrado prácticamente en su totalidad en residentes del Casco Antiguo sevillano destacan cifras como el 86,4% de ciudadanos que cree que aumentar el número de turistas mejora la economía y el empleo de la ciudad o el 71,4% que considera que el turismo es el sector económico que genera más riqueza en Sevilla.

Crecimiento

En la pregunta crucial, además, hay mayoría de respuestas favorables a la presencia de turistas: un 55% de la población encuestada cree que el crecimiento de la cantidad de visitantes no genera conflictos entre residentes y forasteros, mientras que un 14% se muestra neutral en este sentido y un 31% dice que ese auge sí provoca conflictos.

Otro 30% del total de residentes expone que Sevilla está más saturada a causa del «boom» turístico actual frente a un 54% que indica que no existe saturación. Además, en otra de las preguntas trasladadas, el 58,5% de la población residente estima que los turistas no dificultan la movilidad por la ciudad ni generan afección alguna al tráfico, ni en lo referente a la densidad de la circulación ni en lo que tiene que ver con los aparcamientos y la escasez de plazas.

De este estudio también se desprende que los residentes restan importancia a que la subida de precios de los alquileres esté vinculada estrechamente al turismo. De hecho, el 91,4% cree que los precios altos no tienen nada que ver con ello ni con la nacionalidad de origen de los inquilinos que arriendan; el 59% de los preguntados afirma que no ha tenido problemas para alquilar un piso en la ciudad, de hecho.

El distrito donde más problemas se sufren para encontrar piso alquilado es Triana, pero lo era ya antes de la eclosión turística y los motivos de esta dificultad no están relacionados con la proliferación de alojamientos para visitantes.

Eso sí, al analizar el tipo de molestia que causan los turistas alojados en viviendas alquiladas, el ruido es, con mucha diferencia, el principal factor señalado por los encuestados: para el 72,6% de los mismos, esa es la mayor molestia generada por los turistas, si bien también es señalada por el 64,7% de los residentes cuando se les pregunta por inquilinos tradicionales y no por turistas.

El elemento diferencial, por tanto, es escaso. Sí parece evidente que cuando se pregunta por turistas alojados en pisos de alquiler y arrendatarios tradicionales, los residentes son algo más críticos con los comportamientos de los primeros que de los segundos, tanto con el ruido como con los desperfectos en zonas comunes o la suciedad en la comunidad.