José Antonio Reyes
José Antonio Reyes - Instagram
Accidente Reyes

José Antonio Reyes, la pasión por los coches

Dicen que la joya particular de su corona era una edición especial de McLaren de la que sólo había 16 unidades en el mundo

Sevilla Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

A José Antonio Reyes se le fue la vida al volante, a los mandos de su automóvil, paradójicamente la gran pasión del futbolista desde que alcanzara la mayoría de edad y su imagen irrumpiera con fuerza en la la escena pública. Era el ‘niño’ prodigio del Sevilla FC. Sus primeros ahorros nada más colarse en la élite profesional los invirtió sin pensárselo dos veces en un imponente Ferrari de color amarillo. El nuevo chico que había brotado de la factoría de Nervión aparecía en los entrenamientos del primer equipo con el llamativo vehículo y esa eterna sonrisa que lo acompañó hasta el fatídico 1 de junio de 2019 en la autovía que une Sevilla con su localidad natal, Utrera. Reyes empezaba en esto, pero desde el minuto uno, junto a su primer gran turismo, acaparó los flashes de los periodistas… con ese cóctel de contrastes, rebosante de juventud, naturalidad y ostentación.

Los coches fueron siempre su entusiasmo, su motor emocional. Tenía una gran flota en su garaje. Dicen que la joya particular de su corona era una edición especial deMcLaren de la que sólo había 16 unidades en el mundo. Nada más salir de Sevilla rumbo a Londres, con 20 añitos, no dudó en irse a buscar otro modelo. Se plantó en un concesionario y preguntó: «¿How much? (¿Cuánto vale?)». El vendedor le dijo que costaba 93.000 libras o una cifra similar y José no entendía. El primero le preguntó entonces si lo compraba y Reyes, que no comprendía tanta verborrea, le contestó: «José Antonio Reyes, player of Arsenal», como si fuera a obtenerlo más barato por ser futbolista. En cualquier caso, fue una reacción fruto de su carácter alegre y distendido. El dinero nunca fue problema para él. Reyes era un elegido. Su fútbol de pincel y sus dotes innatas para la profesión futbolística le garantizaban ingentes ingresos y capacidad para disfrutar de su fervor por las cuatro ruedas.

Esa afición a los bólidos de alta cilindrada la paseó por todas las capitales donde estuvo jugando. Entre los utilitarios más llamativos que manejó Reyes se le recuerda un Hummer, el gigantesco todoterreno del grupo General Motors cuyo modelo más económico ronda los 80.000 euros. También un sugerente BMW de color dorado de grandes dimensiones.

Unai Emery, que fuera entrenador de Reyes en el Sevilla, desveló una información estremecedora el pasado domingo durante su atención a los medios en la capilla ardiente del jugador, instalada en el estadio Ramón Sánchez-Pizjuán: «Cuando llegué al Sevilla, la primera información que me dieron de dónde vivían los jugadores fue que algunos corrían mucho por la carretera hacia Utrera y por desgracia allí nos han dado la mala noticia. Cuando me entero estaba en Madrid para ver la final de la Champions, pero desde ese momento mi cabeza ya estaba en la familia de Reyes y en todos los sevillistas. Lo recordaré siempre», dijo el actual técnico del Arsenal.

En enero de 2015, Reyes protagonizó un altercado de tráfico con el coche del alcalde de la localidad sevillana de El Coronil, entonces Jerónimo Guerrero, que desembocó en una denuncia por conducción temeraria contra el futbolista. Guerrero, según contó, viajaba junto a un acompañante por el kilómetro 10 de la carretera de Utrera cuando un BMW, a gran velocidad, se le aproximó por detrás haciéndole ráfagas y pitándole para que se apartase del carril izquierdo por el que circulaba. El alcalde esperó a poder incorporarse al carril derecho con seguridad, debido al tráfico que había, pero Reyes siguió impaciente tocando el claxon y acercándose con su coche. Finalmente, cuando Guerrero logró cambiar de carril, Reyes adelantó su vehículo para, sorpresivamente, frenar bruscamente delante suya y provocar el susto generalizado de todos los coches que circulaban por detrás, empezando por el del propio alcalde. No quedó ahí la cosa. Al ver el jugador que Jerónimo Guerrero intentaba desplazarse al carril izquierdo nuevamente para recriminarle su acción, Reyes cruzó su coche y a punto estuvo de sacar de la carretera al político. Una vez el futbolista se percató de que el acompañante del alcalde estaba grabándolo todo con su teléfono móvil, desistió de su actitud y se marchó a gran velocidad. Jerónimo Guerrero presentó la denuncia correspondiente en la comisaría de policía de Utrera. «Lamentable José Antonio Reyes en la autovía de Utrera, intentado echarme deliberadamente de la carretera. Grabado por mi acompañante y denunciado», escribió en Twitter el alcalde.

En esa misma carretera, Reyes se dejó la vida el pasado sábado. Su último viaje fue conduciendo un Mercedes Brabus S550, del segmento más elevado y lujoso de la firma alemana. No es un modelo de fábrica. Se trata de un vehículo preparado por Brabus, una marca especializada en el tuneado de Mercedes-Benz y Maybach, de alta calidad y elevados precios. Con esta alteración, el coche suma una potencia máxima de unos 550 CV, es capaz de acelerar de 0 a 100 en 4,4 segundos y alcanza una velocidad punta de 250 kilómetros por hora, limitada electrónicamente.