Cosmética sólida: todo lo que tienes que saber para dejar tu champú líquido

  • Belleza
  • HACE 7 meses, 23 días

Sin residuos, con ingredientes naturales y respetuosos tanto contigo como con el medioambiente. Descubre por qué los cosméticos sólidos tienen todo a su favor para encandilarte

Si ya usas cosméticos sólidos en tus rutinas de belleza y cuidado personal probablemente seas de las que se esfuerzan en su día a día por cambiar sus hábitos hacia una forma de consumo más sostenible. Aunque también puede que simplemente te hayas topado con ellos y te haya llamado la atención, puesto que cada vez están más presentes. ¿Acaso son una moda los cosméticos sólidos? ¿O una necesaria alternativa de futuro?

Hablamos de champús, geles, acondicionadores, lociones corporales, desodorantes y demás productos de uso diario en los que quizá no habíamos contemplado hasta ahora como parte de nuestra huella medioambiental. Todos esos productos que utilizamos a diario con sus envoltorios y envases, además de con sus fórmulas, también contaminan el medioambiente. ¿Y si además de reducir al mínimo ese impacto pudiésemos beneficiarnos de mejores formulaciones para el cuidado personal y de nuestra salud? La respuesta está en la cosmética sólida, a la que cada vez más marcas se suman en una combinación de responsabilidad para con el medioambiente y respuesta a una demanda creciente.

«Cada vez más los consumidores están concienciados para hacer pequeños cambios en el día a día y poder reducir su impacto medioambiental», señala Eric Steinbauer, cofundador de Kriim Natural Cosmetics, firma española especializada en cosmética natural que acaba de lanzar Solito, una nueva marca de cosmética sólida centrada en el concepto de consumo responsable y «residuo cero». Se trata de una gama de productos, en su gran mayoría veganos, concebidos «para poder ayudar a hacer este pequeño cambio diario, utilizando productos «plasticfree»  y que minimizan los residuos resultantes de su uso».

¿Cómo son los cosméticos sólidos?

La principal diferencia de este tipo de productos de belleza y cuidado personal es que se elaboran con fórmulas sin agua (o con muy poca cantidad). Sin embargo, nada en su uso diferencia un champú o un gel en pastilla de los tradicionales, más allá del envase, ya que cuando se mojan en la ducha, se hidratan y generan espuma.

En el caso de champús sólidos, por ejemplo «se pueden utilizar de dos formas: o frotando el producto entre las manos y después aplicándolo en el cabello, o directamente frotando el producto en el cabello», explica el cofundador de Kriim Natural Cosmetics. Lo mismo ocurre con los geles y acondicionadores.

En el caso de los desodorantes, los nuevos formatos semisólidos requieren la aplicación con los dedos, mientras que las lociones corporales en barra se aplican directamente sobre la piel. Sin duda, suponen un pequeño cambio en nuestros hábitos, pero mayor es el impacto positivo que con él podemos generar a gran escala.

¿Son más caros que los tradicionales?

solito cosmetica solida

Hay quienes se habrán percatado de que el precio en los cosméticos sólidos es aparentemente más elevado que el de los productos líquidos tradicionales. Pero realmente basta con detenernos a pensar para darnos cuenta de tal diferencia no es del todo real.

«A modo estándar, una pastilla de champú para una persona, dándole un uso normal y un mantenimiento correcto (utilizar jabonera y dejarlo en un sitio donde no se moje) puede durar hasta dos meses», explican desde Solito. ¿Cuánto nos dura ese champú líquido que a veces se derrama entre las manos desperdiciándose por el sumidero? Además, no debemos olvidar que, precisamente porque no llevan agua, los cosméticos sólidos son más concentrados y por ello, más duraderos.

«La composición de los champús líquidos es en su mayoría agua, mientras que en las pastillas sólidas, la mayor concentración de la formulación se basa en aceites y mantecas, ingredientes que son mucho más caros de obtener», explican. Así que estaríamos ante un formato de producto que, aunque aparenta ser más costoso para el consumidor, tienen una mejor relación calidad-precio.

Ahorro en envases, inversión en ingredientes

«Muchas veces el envase de un producto (tradicional) supone el 40% o 50% de su precio. Lo que significa que eliminando este coste, el producto puede contener todavía mejores ingredientes», afirman desde Lush Cosmetics. Es decir, que con la cosmética sólida el dinero se invierte en los ingredientes en lugar de en los envases (su material, diseño y fabricación).

Otro motivo de peso para pasarse a los cosmétios sólidos es su composición. Porque, paralelamente a su afán por respetar el medio ambiente generando menos residuos y consumiendo menos recursos como el agua, hay una preocupación inherente por el cuidado natural del cuerpo.

Así, por ejemplo, los productos de Solito, aparte de artesanales, «cruelty-free» y con un 95% de productos aptos para veganos, no utilizan sulfatos irritantes como el SLS (Sodium Lauryl Sulfate), un tensioactivo de bajo precio ampliamente utilizado en la industria. En su lugar, emplean para sus champús sulfatos como el Sodium Coco Sulfate, otro tensioactivo con menor poder de «detergencia» y más delicados para la piel. Con esto consiguen aportar «mayor suavidad y reducen el riesgo de irritabilidad».

«Por lo general el segundo ingrediente en cuanto a concentración en los champús líquidos suele ser el SLES, por lo que el coste del producto final es muy sensible al precio del tensioactivo», subraya el cofundador de Kriim Natural Cosmetics.

¿Por qué usar cosmética sólida?

jabon solito

Al contrario que sucede, por ejemplo, con un champú o un gel tradicional, los formatos sólidos no requieren de un envase de plástico, ni de conservantes antifúngicos y antibacterianos. «Con la cosmética sólida, es posible hacer un “packaging” totalmente “plasticfree”, reciclable y reutilizable. Además, al no contener agua o contener una mínima cantidad, por lo general, son productos que no requieren de conservantes artificiales», indica Steinbauer.

Y, aunque en los champús sólidos, el envase es obligatorio para cumplir la normativa legal de informar al consumidor (composición INCI, modo de empleo y precauciones), puede tratarse de una caja fabricada con materiales biodegradables, como las de Solito. «En el caso de venta en tienda, en lugar de venta online, la normativa permite incluso vender el producto sin envase ni caja», explican desde Kriim Natural Cosmetics.

Es algo que ya conocemos gracias a marcas pioneras con gran implantación a nivel mundial como la inglesa Lush, pero que podría convertirse en un hábito masivo en poco tiempo a juzgar por la creciente (y necesaria) concienciación social.

Lo hemos probado

Sabiéndonos toda la teoría, nada mejor que sumergirse de lleno en la cosmética sólida, en este caso, probando algunos de los productos que acaba de lanzar la marca Solito. Todos ellos, envasados, bien en cartón con certificado FSC y ECF y totalmente biodegradable al no haber sido blanqueado mediante el uso de cloro; bien en aluminio reciclable y reutilizable (en el caso de los semisólidos), un material por el que la marca se decanta ya que su proceso de reciclaje es más limpio que el del plástico.

Champú sólido

champu herbal solito

Es un champú sólido para todo tipo de cabello que incluye aceite de coco para hidratar y acondicionar. Tiene un aroma fresco, como a hierbas, y deja una sensación de limpieza profunda en el pelo (la tocarlo tras el aclarado, se nota que no hay rastro de residuo alguno). A secarlo, esa sensación se traduce en el brillo que solo puede tener un cabello limpio.

Su aplicación es sencilla y placentera, ya que basta con frotar levemente la pastilla de champú sobre el pelo mojado y, mediante el típico masaje en el cuero cabelludo, extender el jabón por todo el pelo. Nosotros te recomendamos frotarlo en tres o cuatro puntos estratégicos (los laterales, la coronilla y sobre la nuca) para extenderlo en primer lugar por el cuero cabelludo y, finalmente, por el resto de la melena. Nuestra percepción es que cunde muchísimo más de lo esperado.

Acondicionador sólido

acondicionador solito

En el caso del acondicionador, la aplicación no es tan cómoda en este formato sólido ya que como es obvio, no puede hacer espuma. En su lugar, debemos mojar la pastilla y frotarla hasta que emulsione y entonces aplicarla sobre el cabello mojado. Puede resultar sobre todo más laborioso en el caso de melenas abundantes. Pero a favor tenemos que decir que el aroma a limón es de lo más agradable y que, una vez aplicada, suaviza el cabello como cualquier otro acondicionador, pero sin dejar residuos. De hecho, te aconsejamos aplicarlo también por la zona de las raíces, ya que no solo no lo engrasa, sino que además ayuda a regular el sebo.

Este acondicionador de Solito es también y, entre sus múltiples efectos, cabe destacar sus propiedades antimicrobianas, antioxidantes, anticaída y fortificadoras del cabello, además de que reduce la inflamación.

Crema hidratante sólida

locion corporal solito

Sin duda, es un formato novedoso para una crema corporal y, según nuestra experiencia, solo tiene beneficios. La aplicación es agradable y placentera, no solo por su maravilloso aroma, sino por cómo deja la piel. La marca recomienda frotar la pastilla directamente sobre la piel y ayudar con las manos a que el producto se extienda y absorba.

Lo único que implica usar una de estas lociones en pastilla es el hecho de contar con recipiente o una jabonera para depositarlo y guardarlo tras cada uso. En nuestro caso, hemos aprovechado el envase reciclable en el que venía el producto almacenarlo.

Por otra parte, además de sus propiedades hidratantes, cicatrizantes, regeneradoras y anticelulíticas, nos llama la atención que ayude a atenuar manchas de pigmentación de la edad. ¡No se puede pedir más!

Desodorante semisólido

Desodorante solito

Nada más abrir el envase, nos llama la atención su aroma a menta. No contiene perfumes, pero los aceites esenciales de árbol de té, menta y poleo menta le confieren ese refrescante y agradable olor.

Al tratarse de un producto semisólido, su aplicación es bien diferente a la de los desodorantes tradicionales, lo que implica modificar el ritual: en este caso, se calienta una pequeña catidad del prodocto entre las yemas de los dedos y se aplica directamente con estas sobre la axila. El único inconveniente que le vemos es que suelta un poco de residuo al ser aplicado, por lo que te recomendamos que lo hagas sobre la ducha o el lavabo.

Como gran ventaja destacaríamos que es un desodorante de secado rápido, así que no nos obliga a esperar antes de vestirnos. Aunque sin duda su gran virtud es que es perfecto para quienes buscan una alternativa a los desodorantes antitransapirantes, con ingredientes como el alcohol o el aluminio. De hecho, su uso “mejora la salud global de la zona de la axila”, explica la marca.

En cuanto a su función en sí, cumple todo lo que promete: en un desodorante orgánico que captura la humedad y el mal olor, además de evita la proliferación de bacterias y hongos causantes del mismo respetando la barrera dérmica.

Teresa Ródenas

Teresa Ródenas

Redacción Bulevar Sur
Teresa Ródenas

Más en Belleza