Así afecta a tu piel llevar mascarilla higiénica a diario (y esto es lo que puedes hacer)

  • Belleza
  • HACE 6 meses, 15 días

Recurrimos al consejo de los dermatólogos para conocer cómo debe ser la nueva rutina de cuidado facial si llevamos mascarilla en nuestra jornada laboral

Las mascarillas se han convertido en un accesorio más de nuestro atuendo y lo seguirá siendo mientras dure la pandemia del COVID-19. Desde que comenzó la crisis sanitaria mundial todos hemos podido conocer las incomodidades y complicaciones que estas causan en el personal sanitario que trabaja con ellas durante muchas horas en primera línea, especialmente con las de alta protección. Así, hemos sabido que muchos acusan problemas en su piel tras acumular días de largas jornadas con las mascarillas puestas (incluso a veces dos).

Ahora, con la relajación de las medidas de confinamiento muchos profesionales de otros ámbitos se han visto obligados a llevarla para desempeñar su trabajo diario, a veces, durante largas jornadas. Eso significa que los problemas en el cutis podrían hacerse extensibles al resto de la población.

Para saber más sobre cómo podemos cuidar nuestra piel para prevenir problemas y cómo podemos tratarla en caso de que los suframos por llevar mascarilla a diario recurrimos al consejo de los dermatólogos. Así debe ser nuestra nueva rutina de cuidado facial si llevamos mascarilla en nuestra jornada laboral.

cuidados pie mascarillas higienicas

«En general, llevar una mascarilla sobre la cara supone una agresión para nuestra piel, tanto por la oclusión que conllevan como por el roce o contacto en las zonas de ajuste», explica Román Barabash Neila, dermatólogo del Hospital Universitario Virgen del Rocío de Sevilla. «Podría parecer que las de mayor capacidad de filtración (FFP2 o FFP3) podrían ser más lesivas, pero este factor no es tan importante como el tiempo que se necesite usar la mascarilla o el hecho de colocarla de forma inadecuada», señala. «Es como si llevaramos unos zapatos de un número pequeño para una caminata prolongada».

Por su parte, el Dr. José Bernabeu Wittel, jefe de la Unidad de Dermatología del hospital Viamed Santa Ángel de la Cruz (Sevilla), incide en que «las que son más estancas, como las FFP2 y FFP3, van más ceñidas a la piel y dañan más, tanto por presión como por reducción de la ventilación y aumento de la humedad local».

¿Qué problemas causan en la piel?

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Orit Markowitz, MD (@oritmarkowitzmd) el

Según el Dr. Bernabeu Wittel, los problemas en la piel causados por las mascarillas se presentan sobre todo en los «sanitarios que deben llevarla durante muchas horas seguidas y muy ajustadas. Esto les provoca una mayor presión que se refleja en señales marcadas en la piel de mejillas y dorso de la nariz fundamentalmente, que en casos extremos o de jornadas muy largas acaba provocando hematomas e incluso úlceras por presión». Entre los problemas que las mascarillas pueden provocar en la piel a nivel general, según el especialista figura la «dermatitis irritativa que se manifiesta en forma de picor, enrojecimiento, inflamación y descamación en las zonas de roce o de sujeción».

Asimismo, el jefe de Dermatología de Viamed Santa Ángel de la Cruz indica que «se pueden dar casos de dermatitis alérgica a algunos de los componentes de la mascarilla (como el níquel de la zona metálica ajustable, adhesivos, etc) que provocan un mayor enrojecimiento e inflamación con prurito intenso, incluso a distancia de las zonas de roce». Incluso en  algunas ocasiones, afirma que la mayor humedad bajo la mascarilla aumenta el sobrecrecimiento bacteriano e incluso de hongos y puede provocar foliculitis (infección leve de la glándula sebácea y el folículo piloso).

«En algunos profesionales con piel más sensible o patologías dermatológicas previas, los daños que hemos visto han sido importantes y han precisado tratamiento médico», afirma el Dr. Barabash Neila. También señala que están encontrando casos de «agravamiento de enfermedades preexistentes» como el acné, la rosácea o la dermatitis seborreica a causa del aumento de la humedad que provoca el uso de la mascarilla.

Los expertos afirman que las áreas más afectadas del rostro cuando llevamos mascarillas durante muchas horas suelen ser las mejillas y pómulos, el puente nasal y las zonas de roce de la sujeción tras las orejas. Aunque también pueden darse inflamaciones en los párpados tras un uso prolongado, según advierte el Dr. Bernabeu Wittel.

Cómo aliviar la piel durante la jornada

aliviar la piel del uso de mascarilla

«En las zonas de roce puede ser útil aplicar algún producto tópico con efecto barrera. La vaselina pura puede servir, aunque hay distintos en el mercado», apunta Román Barabash Neila.

«Si solamente notan una sensación de picor puntual lo ideal es esperar y no manipularla porque suele remitir espontáneamente en menos de un minuto», dice Bernabeu Wittel. «Si las molestias son continuas y más intensas, con dolor y picor mantenidos, es necesario retirar la mascarilla en un ambiente seguro para valorar la zona. Previamente deben lavarse o desinfectarse adecuadamente la manos y hay que evitar tocar la zona externa de la mascarilla por si se hubiera contaminado», aconseja.

«En algunos casos puede usarse un apósito protector en dorso nasal y mejillas para evitar heridas por presión, pero suele emplearse en sanitarios que van a estar largos turnos con mascarillas más estancas y siempre con cuidado de que no interfieran en la correcta colocación de la mascarilla», señala el especialista del hospital Viamed Santa Ángel de la Cruz.

Cuidados para prevenir problemas

problemas de la piel por llevar mascarilla

Si estamos entre esas personas que ahora se ven obligadas a llevar mascarilla durante muchas horas al día, ¿qué podemos hacer para prevenir problemas? Por un lado, el dermatólogo Román Barabash Neila recomienda usar cremas hidratantes muy ligeras y lavar la cara con agua templada y jabones limpiadores suaves, sin fragancias. Por otra parte, al llegar a casa recomienda «lavar la cara con jabón suave tipo syndet (jabón sin jabón) y aplicar una crema hidratante ligera, sin olvidar el protector solar si se va a exponer la zona al aire libre».

Asimismo, Bernabeu Wittel considera imprescindible la limpieza al llegar a casa y aconseja realizar un suave masaje tras la ducha. «Si hay mucha inflamación palpebral (párpados superiores o inferiores) puede incluso usarse frío local durante unos 8 minutos con cuidado de no dañar la piel», especifica.

Con mascarilla, evita el maquillaje

Ambos especialistas coinciden en que las principales medidas de prevención para evitar problemas en la piel al llevar mascarilla pasan por cuidar la piel más que nunca (limpieza e hidratación) y evitar el uso de maquillaje.

«El maquillaje hay que evitarlo, así como cualquier cosmético que sea muy graso», explica el Dr. Barabash Neila. Y es que, según este dermatólogo, la mascarilla puede producir la oclusión de la grasa, dando lugar a problemas como acné, enrojecimiento de la piel o incluso la aparición de espinillas, «que son más frecuentes con el uso continuado de estos elementos de protección».

Además el Dr. Bernabeu Wittel añade que «no es recomendable, puesto que «se ha descrito que el coronavirus se adhiere al maquillaje y es más difícil de eliminar».

¿Y si ya han aparecido los problemas?

problemas piel mascarilla

«Si ya ha aparecido la dermatitis por roce podemos utilizar una crema de corticoides suave durante 3-4 días», sugiere el Dr. Barabash Neila. Por su parte, el Dr. Bernabeu Wittel propone «lavar la zona con un jabón suave o con agua micelar y usar una crema hidratante y reparadora».

En el caso de que se observen heridas abiertas, el jefe de la Unidad de Dermatología del hospital Viamed Santa Ángel de la Cruz recomienda desinfectarlas con clorhexidina o betadine y aplicar cremas reparadoras o apósitos hidrocoloides. «Lo más importante es evitar la presión directa nuevamente», subraya. «En esos casos es obligado el descanso de la presión de la zona hasta su recuperación», afirma.

Igualmente, el especialista del Hospital Universitario Virgen del Rocío opina que ante la presencia de heridas de mayor consideración «lo mejor sería evitar seguir usando las mascarillas tanto tiempo o cambiar de modelo o marca para intentar que apoyen o rocen en otras zonas. Si no hay otra opción, además de hacer las curas necesarias, puede ayudar utilizar apósitos concretos para evitar el roce».

Pieles problemáticas

mascarilla desescalada

«Es muy importante que los usuarios de mascarillas que tengan patologías previas hagan un cuidado aún más exquisito de su piel», recuerda el Dr. Barabash Neila. «Jabones astringentes y el cuidado dermatológico prescrito no pueden faltar ningún día en el caso de acné. Deben ser más cumplidores que nunca con sus rutinas y tratamientos. Si aún así aparecen problemas deben consultar con su especialista», subraya.

«Es importante seguir el tratamiento prescrito por su dermatólogo para controlar el acné y que pueda ajustarse adecuadamente la mascarilla al rostro», explica por su parte el Dr. José Bernabeu Wittel. «Antes de colocar la mascarilla debe realizarse una limpieza facial con productos específicos antiacné. Por la tarde / noche, es importante volver a realizar la limpieza facial y proceder a tratar el acné con los productos prescritos», recalca.

Una nueva rutina de cuidado

Más allá de los profesionales sanitarios, con la desescalada, profesionales de muchos otros ámbitos se verán obligados a llevar mascarillas durante toda su jornada laboral. Los cuidados y medidas de prevención que deben tomar «dependerán sobre todo del tiempo de uso y de que la coloquen bien», indica el Dr. Barabash Neila, del hospital Virgen del Rocío.

«No dudo que van a aparecer muchos casos de dermatitis y problemas relacionados en un principio, pero después, seguro que, como con otros cambios que ha producido el coronavirus en nuestra rutina, aprenderemos a prevenir y evitar estas complicaciones», asegura el especialista.

En resumen

Claves para evitar el daño de las mascarilla en el cutis:

– Extremar el cuidado facial.

– Hidratación con cremas ligeras.

Limpieza previa y posterior con productos suaves («syndet»).

– Evitar el maquillaje.

– En caso de tener acné (o problemas previos similares): llevar a rajatabla los rituales de cuidado y tratamientos.

– En caso de inflamación: masaje suave en la ducha y frío local, si es necesario.

– En caso de irritación: lavar la zona con jabón suave o agua micelar. Cremas con corticoides (bajo prescripción).

– En caso de herida abierta: desinfección (betadine o clorehidina) y cremas reparadoras o apósitos hidrocoloides.

– Para prevenir: productos-barrera (vaselina), apósitos protectores y descansos

 

Teresa Ródenas

Teresa Ródenas

Redacción Bulevar Sur
Teresa Ródenas

Más en Belleza