Cómo hacerte el «eyeliner» si tienes los párpados caídos o encapotados

  • Belleza
  • HACE 3 meses, 23 días

Tengan la edad que tengan, los ojos con pliegues que caen sobre el párpado y lo ocultan, complican la tarea de conseguir un delineado favorecedor

Los párpados caídos o encapotados no tienen por qué estar necesariamente vinculados a la edad. De hecho, muchas mujeres jóvenes que tienen párpados encapotados. Hablamos de ojos en los que el párpado fijo (de la ceja a la cuenca) cae sobre el móvil de manera que el pliegue se pierde prácticamente cuando el ojo está abierto. Esto implica que, a la hora de realizar un delineado sencillo, parte del trazo quedará oculto bajo ese exceso de de piel que ha perdido firmeza con el paso de los años o que es así de manera innata.

El problema es que, aunque tracemos un «eyeliner» técnicamente correcto y que aparentemente funciona con el ojo cerrado, al abrirlo nos daremos cuenta de que no resulta favorecedor y no queda con la forma que pensábamos que quedaría. Esto resulta especialmente evidente cuando además intentamos dibujar un rabillo. Así, el peso del párpado encapotado suele curvar el rabillo del ojo y esconder parcial o totalmente el resto del delineado, dejando un resultado nada favorecedor.

Para ello debemos delinear el «eyeliner» de tal forma que cuando tengamos el ojo abierto, con la mirada habitual, parezca un delineado corriente. Para ello, recrearemos un tipo de «eyeliner» con un rabillo con una forma especial, cuya diferencia solo se aprecia con el ojo cerrado.

Cómo hacer el «eyeliner» en párpados caídos

Hay una serie de premisas de las que debemos partir para no equivocarnos. Por un lado, no conviene inclinar demasiado el rabillo del delineado ya que al abrir el ojo comprobaremos que queda curvado y muy poco estético. Tampoco debemos dibujarlo demasiado recto, ya que reforzaría la forma caída del ojo. Por otra parte, realizar un delineado muy grueso tampoco nos ayudará a conseguir un acabado favorecedor con párpados encapotados. La razón es que acabaría ocupando el poco espacio visible que nos queda en el párpado móvil y prácticamente se confundiría con el pliegue.

Para evitar estos errores, la clave es trabajar el delineado con el ojo abierto para ir comprobando el resultado del delineado en todo momento y evitar acabados no deseados. Así, lo esencial es hacerlo con la mirada natural, abierta y hacia el frente, sin forzar la apertura con los dedos, como muchas veces hacemos.

Estos son los trucos que podemos poner en práctica para un delineado perfecto en párpados caídos:

Delineado fino: cuanto más fino, más superficie del párpado móvil ganaremos y menos interferirá el «eyeliner» con el pliegue natural del ojo.

Ceñido a las pestañas: debemos tener en cuenta que en este tipo de ojos conviene realizar el delineado lo más pegado posible a la línea de las pestañas para que defina la mirada sin copar por completo el espacio del párpado móvil.

La inclinación del rabillo: debemos dibujar el rabillo inclinando ligeramente, pero nunca levantando hacia la ceja. Como guía, podemos tomar la referencia de las pestañas inferiores, como intentando prolongar la línea de agua hacia arriba con el delineado. Hay que tener en cuenta que, cuanto más inclinemos el rabillo, más interferirá el pliegue en el resultado.

El grosor máximo del rabillo tendremos que definirlo con el ojo abierto ante el espejo. Bastará con que marquemos con un punto donde acaba el pliegue natural del ojo. Así garantizaremos que el rabillo se vea por completo, ya sea con el ojo abierto o cerrado.

– Para completar el rabillo, podemos hacerlo con el ojo abierto para controlar el trazo y garantizar que quede bien en la posición en la que el párpado caído se marca más. Para ello, uniremos con una línea el extremo del rabillo con la línea de las pestañas superiores, pasando por el punto previamente marcado al final del pliegue. Luego solo tendremos que rellenarlo y quedará listo.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Xiomara Raya (@xiomararaya) el

En caso de que al cerrar el ojo nos haya quedado un salto en el delineado, podemos recurrir a la técnica de la punta de flecha. Consiste en rellenar ese salto en el delineado verticalmente para no engrosar la línea de las pestañas.

Dependiendo de lo caído que esté el párpado, el rabillo del delineado puede quedarnos más o menos parecido a una punta de flecha. Pero precisamente esa forma que se aprecia diferente a la tradicional al cerrar los ojos es la que garantiza que el «eyeliner» se verá bien al abrirlos.

Delineado «tighlining»: para terminar de definir la mirada, es recomendable realizar un delineado invisible, justo bajo la línea de las pestañas superiores. La idea es delinear entre las pestañas y sobre la línea de agua superior para que el «eyeliner» quede completo y la mirada sea más intensa. De esta manera también vamos a conseguir un extra de grosor en el delineado, sin invadir el espacio del párpado móvil.

Dolores Trueba

Dolores Trueba

Redacción Bulevar Sur
Dolores Trueba

@dolores_trueba

Recién aterrizada aquí, aunque llevo tiempo vigilandoos. Me dejo caer por @BulevarSur. «Be with a guy who ruins your lipstick, not your mascara» #belleza
Trucos para un maquillaje de #Halloween fácil @BulevarSur https://t.co/Afg3EFOBEo #Halloween2017 https://t.co/eoUIUzk8KT - 3 años ago

Más en Belleza