Ni «microblading», ni extensiones: el tratamiento de moda es la laminación de cejas

  • Belleza
  • HACE 5 meses, 24 días
laminación de cejas

Descubre en qué consiste esta alternativa semipermanente para embellecer la mirada de forma indolora y más asequible

La cejas han cobrado un enorme protagonismo en los últimos años hasta el punto de convertirse en protagonistas de muchos «looks» de maquillaje. La tendencia comenzó por unas cejas gruesas y bien definidas que resaltaran la mirada y ha derivado en las «bushy brows». Es decir, que se llevan las cejas tupidas, anchas y peinadas de forma «salvaje» (o al natural). Lo cierto es que pudiera parecer que esta es la tendencia perfecta para dejar nuestras cejas al natural, sin retocar antes de salir de casa. Pero la realidad no es esa.

Porque para lucir las cejas de moda es necesario contar con un cierto grosor y uniformidad. Además, no hay más que ver algunos ejemplos de estas «bushy brows» para darse cuenta de que sí es necesario cierto retoque y peinado. Así que si tenemos las cejas despobladas, rebeldes, con forma irregular o poco definida, nos resultará difícil conseguir esa apariencia tan favorecedora.

Laminado de cejas: alternativa al «microblading»

laminación de cejas
Instagram: @beautysecretsspmu

Aparte de la depilación o el «microblading», ¿podemos hacer algo más por tener unas cejas bonitas? La respuestas es sí: mediante un innovador tratamiento indoloro y más asequible que la micropigmentación. Hablamos de la laminación de cejas, una especie de permanente que se ha puesto de moda y que permite disfrutar de unas cejas más pobladas, definidas y favorecedoras sin necesidad de retoques diarios.

Sería algo así como el tratamiento de cejas análogo al de las extensiones o el «lifting» de pestañas, así como a la manicura semipermanente por su durabilidad y fines. Esto significa que sus resultados se prolongan durante un tiempo determinado (en este caso, de uno a dos meses), tras lo cual deberemos acudir al centro estético para una nueva sesión o un retoque.

Se trata de una tendencia que llega desde Rusia, donde las cejas laminadas tienen una gran implantación desde hace años. Permite prescindir durante una larga temporada de productos como el gel fijador o el lápiz de cejas porque supone una perfecta solución de relleno y fijación.

laminación de cejas
Instgram: @tamarawilliams1

Es un tratamiento ideal para mujeres con cejas rebeldes. Es decir, aquellas compuestas por vello largo, grueso y, en general, indomable. Nos referimos a ese tipo de cejas que cuesta peinar y mantener controladas, lo que impide también que a la hora del maquillaje consigamos que queden favorecedoras o, al menos, estéticas. Sin embargo, es un tratamiento que se puede aplicar sobre cualquier tipo de cejas para solucionar los diferentes problemas comunes: vellos desiguales, forma indefinida o incorrecta, crecimiento descontrolado, etc.

Puesto que es un tratamiento en el que se pueden aplicar tintes, también permite ganar grosor y densidad a las cejas más finas. Por eso el laminado de cejas se impone como gran alternativa al tatuaje y la micropigmentación, ya que es un método totalmente indoloro, a diferencia de aquellos.

En qué consiste la laminación de cejas

laminación de cejas
Instagram: @browbar_london

El proceso comienza con la preparación mediante una limpieza a conciencia con tónico o agua micelar. Tras esta se procede al cepillado de las cejas. En este cepillado se emplea un producto especial que reblandece el vello y lo hace más manejable con el fin de definir la forma deseada (y permanente) en la ceja. Es en este momento en el que se fijará la forma definitiva de las cejas, la que permanecerá hasta la próxima sesión.

En el siguiente paso del laminado de cejas, el pelo se alisa químicamente (como en cualquier alisado con queratina de la melena en la peluquería), con un producto que fijará la forma deseada en los vellos más rebeldes. Después se procede a la aplicación de un producto hidratante y nutritivo, tras lo cual se puede optar por complementar el tratamiento con otro tipo de procesos como el tintado de cejas, la depilación o el encerado.

En total, el proceso de laminado de cejas puede durar entre 40 minutos y una hora, dependiendo del tipo de ceja y sus necesidades.

¿Cómo se cuida en casa?

Los cuidados posteriores a la laminación de cejas son importantes para prolongar sus resultados en lo posible. En las primeras 48 horas tendremos que evitar que el área tratada se moje o se humedezca, por lo que el gimnasio, la piscina o la sauna estarán prohibidos. Bastará con mantener la hidratación de la zona para contrarrestar los efectos secundarios inmediatos tras el tratamiento (se nota mayor sequedad en la zona). Para ello puedes recurrir a cualquier aceite facial (mejor si es nutritivo y específico para cejas). Esto significa incluir en nuestro ritual de cuidado diario la hidratación de cejas, con lo cual no debería suponer un gran esfuerzo extra.

Teresa Ródenas

Teresa Ródenas

Redacción Bulevar Sur
Teresa Ródenas

@teresarodenas

Redactora freelance, bailarina y persona en mis ratos libres. Comunicación y Eventos en @Relier_Sevilla. Colaboro en @BulevarSur de @ABCdeSevilla
@jezulitto @celswords Yo tengo si te interesa aún - 5 meses ago

Más en Belleza