Ballet Fit: la disciplina deportiva que aspira a cambiarte la vida

  • Estilo de vida
  • HACE 17 días
Ballet Fit

Entrevistamos a Gloria Morales, una bailarina que quiso convertir el ballet en mucho más accesible y divertido para ponernos en forma a todos

La creadora del Ballet Fit estuvo el pasado fin de semana ofreciendo una masterclass en Sevilla (en el gimnasio Yo 10 Sport Club). Bulevar Sur aprovechó la oportunidad para conocer los detalles de esta nueva disciplina que arrasa en gimnasios de toda España y que ya traspasa nuestras fronteras. Inspirada por su propia experiencia como bailarina profesional y consciente del éxito del Barre y otras formas de ballet fitness (como el Ballet Beautiful) en EEUU, Gloria Morales comenzó a trabajar en una disciplina nueva adaptada por completo a las necesidades deportivas actuales.

Que hasta el Royal Ballet cuente con su propio programa, el Royal Ballet Fit, avala por completo este tipo de producto deportivo de calidad, asegura la creadora de Ballet Fit.

Nacimiento del Ballet Fit

Gloria se formó como bailarina profesional y después estudió Educación Física. Poder acercar el ballet a todo el mundo era una inquietud grande, pero no es un deporte, es un arte que siempre se ha visto como para perfiles exclusivos… poder llevarlo a cualquier persona y meterlo en los gimnasios me llamaba mucho la atención.

Aunque le parecía imposible sacar el ballet de las escuelas en las que se estudia desde muy tempranas edades, Gloria consiguió aunar conceptos. «Podía sacar la dedicación, disciplina de los bailarines y ciertos ejercicios y llevarlos a un lado mas fitness para fortalecer partes del cuerpo, así podía ser más inclusivo».

Era su forma de atender mediante el Ballet Fit una evidente demanda de la sociedad que buscaba trabajar el cuerpo de forma diferente. Según la creadora de esta disciplina, ninguna actividad fitness «trabaja tan bien la musculatura como lo hace el ballet gracias a su conciencia corporal y la parte artística que conlleva».

Más allá de las escuelas de ballet para adultos (que mantienen la disciplina del clásico), la idea de Gloria fue desde el principio irse hacia un punto de vista más urbano y cercano a la gente para que perdieran ese «miedo al ballet». Entre las características principales del Ballet Fit está que pueden practicarlo personas de todas las edades, sexos y sin necesidad de conocimientos previos de ballet. La música moderna acompaña la intensidad cardiovascular y détox, el trabajo con el cuerpo en la importante actividad muscular que proporciona la danza clásica.

En 2015 tras varios viajes a EEUU y seguir profundizando con profesionales de la salud y el deporte, Gloria logró construir un programa anual con cuatro trimestres de ejercicios coreográficos en intensas clases de 45 minutos. En resumen, el Ballet Fit es mucho más cercano que el ballet, pero con la esencia de la intensidad de los bailarines. Se trata de un programa fitness-wellnes que «mejora en todos los sentidos la calidad de vida de las personas que lo practican».

«Las salas de gimnasio están llenándose de gente con ganas de aprender movimientos que ofrecen resultados visibles increíbles, se recoge la musculatura interna de la forma armoniosa y bonita que tanto admiramos de los bailarines».

Ballet Fit se presentó oficialmente en 2017 y en dos años ha conseguido presencia en más de 52 gimnasios y cuenta ya con más de 400 instructores formados. Y empiezan a tener presencia en Italia, donde cuentan con un embajador, y en otros países como Australia, Chile, Venezuela o Ecuador gracias al programa online Ecuador, chile, Australia, Venezuela…

Quién puede practicar Ballet Fit

«La verdad es que es un programa pensado para cualquier persona. Hay ejercicios del ballet que son rehabilitadores y evitan lesiones, se trabajan la flexibilidad y elasticidad, la correcta postura corporal, trabajamos también a través de las respiraciones, la parte cardiovascular que elimina grasa y pierde peso y hasta la memoria a través de la coordinación en coreografías y siempre desconectando de los problemas que dejamos fuera de la clase…».

Son clases de 45 minutos, se recomienda practicarlo dos veces a la semana para los que realicen otras actividades y Gloria asegura que se ven rápido los avances y beneficios.

Es para todo el que quiera mejorar tanto a nivel físico como mental. Desde los que quieran adelgazar a los que quieran mejorar determinados aspectos corporales, hasta hay personas que practican crossfitt porque el Ballet Fit ayuda a mejorar el rango de movimiento y la capacidad física en otros deportes. Hasta hay un centro exclusivo que ha adaptado el Ballet Fit para madres gestantes y para el post parto.

Todo el mundo puede practicarlo, pero no todo el mundo puede impartirlo. Gloria asegura que las formaciones de Ballet Fit están destinadas a profesionales del mundo del fitness, pilates, yoga, etc, pero necesitan base de ballet para transmitir los conceptos, agarres musculares… y para poder dar con calidad la disciplina. Muchos de ellos han sido ex bailarines profesionales de importantes compañías españolas que cuando abandonan los escenarios quieren seguir ligados a aquella etapa y en el Ballet fit encuentran su espacio.

Diferencia entre Ballet Fit y Barre

Ballet Fit

«El Barre es una de las primeras cosas que llegó a España tras su éxito en EEUU. Allí entrenan con barras de ballet desde los 80 con ejercicios y elementos como elásticos o pelotas. No utilizan movimientos de ballet ni su terminología, como sí ocurre en el Ballet Fit. Cuando llegó el crossfit nadie sabía qué era un burpee y ahora ya lo hemos aprendido, con el los relacionados con ballet acabará pasando igual».

Ballet Fit para mejorar la autoestima

«La gente a priori piensa que el ballet no es para ella porque le sobra peso, porque no tiene flexibilidad… Se oye la palabra ballet y da miedo. Pero cuando lo pruebas y ves que sí que puedes llegar y que ves los beneficios y que perduran, te sientes realmente bien», asegura la creadora del Ballet Fit.

Según Gloria cuando los que practican su disciplina mejoran confianza y autoestima cuando se dan cuenta de lo que son capaces de hacer, que pueden con esa clase y con todo lo que le echen. «Lo que vemos en general con ballet fit es que no es nada frívolo. No se busca un culo perfecto o un abdominal de acero. Trabajamos desde dentro en todos los sentidos, crecimiento personal -porque los últimos minutos de la sesión para respirar, volver a la calma, valores y emociones-, pero también por nuestra técnica de trabajo de tonificación y fuerza que viene de la musculatura interna. La belleza va de dentro hacia afuera, todo es proyectar. Al final creo que por eso la satisfacción es tan grande tanto para los que la practican como para los que la imparten».

 

Rocío Ponce

Rocío Ponce

Redacción Bulevar Sur
Rocío Ponce

Más en Estilo de vida