¿Cómo deben ser los abanicos para novias?

  • Moda
  • HACE 4 meses, 2 días
Abanicos para novias
Abanicos para novias

Hablamos con Esther Amo, especializada en pintar abanicos, que nos responde a todas nuestras dudas sobre este «coqueto instrumento para aliviar el calor»

Si hay una experta y amante de los abanicos esa es Esther Amo, artista en general, diseñadora de joyas y conocedora del mundo de la moda. Bulevar Sur acude a ella para aclarar a las novias el uso del abanico durante el día de la boda.

¿Cómo debe ser? ¿Cuándo usarlo? Sobre todo para las que se casan en meses de calor, el abanico se convierte en el complemento imprescindible de la novia durante su boda.

¿Qué tipos de abanicos existen?

Abanicos tantos como colores… Por tamaño, modelos, modas, de verano, de invierno, pueden ser paipais de fibras vegetales, abanicos orientales en papel de arroz y bambú lacado, de baraja con maderas nobles y aromáticas, pericones… Se adaptan a las circunstancias perfectamente guardando el sentido común y el protocolo de cada ocasión.

Abanicos para novias

¿Cómo deberían ser un abanico de novia?

«Ad hoc» con su «toile», a menos que como detalle original quiera destacar el abanico en su estilismo, al igual que el ramo o zapatos o que tenga un valor especial (heredado, regalado, prestado, que sea azul) o sentimental para la ocasión.

GALERÍA
Abanicos pintados a mano por Esther Amo

¿Hasta qué punto puede innovar una novia al elegir este complemento para ese día especial?

Suele ser un accesorio de uso fuera del protocolo de la ceremonia religiosa a menos que la climatología lo requiera. Puede optar por abanicos de encaje, sedas, plumas, tul y varillaje en tonos naturales o marfil, nácar, plata… Algunas deciden llevar las iniciales y fecha del día del enlace. El abanico de una novia no debe ser ni muy grande ni ridículo, elegante, un abanico que tenga su función y propósito. Para innovar, quizá en el contraste entre país y varillaje para dar vistosidad o en el motivo representado en él, una frase, un poema, un lugar o una fecha que une a esa pareja, símbolos referentes a la liturgia o talismanes de la novia o la pareja.

¿Hay algún protocolo sobre su uso durante la ceremonia?

En otras épocas no se abanicaba la dama si no que era escoltada por sus acompañantes o damas de compañía que refrescaban el ambiente y aliviaban el calor a la vez que las molestias de insectos (o moscones, presencias incomodas de petulantes) a sus señoras con paipais o flabelos de plumas. Este tipo de abanicos evitaban la molestia, daban rigor y estatus. Actualmente lo más normal es que la novia use el abanico durante el cocktail y baile. La ceremonia de una boda requiere atención con todo su boato y liturgia, además, los novios suelen tener las manos entrelazadas.

¿Desde cuándo pintas abanicos? ¿Cómo te llega esa pasión?

Siempre he pintado desde muy pequeñita todo lo que me rodeaba: papel, cualquier superficie es un reto, cristal, piedras, espejos… Sobre tela dejando una impronta, algo de mí y mi visión de la estética. Nací en una ciudad joyera, Córdoba, que adorna con flores y filigranas. Son mis barrios, Capuchinos y Santa Marina muy toreros. Había que ir a la Plaza con abanicos o accesorios, del colorido de la fiesta tan inspirador y sugerente… Ese es el desencadenante de mi trayectoria.

¿Cuál es el proceso de creación de uno de tus abanicos?

El abanico puede pasar en su construcción por diferentes artesanos, es un proceso de elaboración artesanal y de diferentes especialidades, algunas mecánicas y otras completamente manuales. Conozco todo el proceso, pero yo encargo un abanico que realizan en talleres con las características que les especifico para pintarlo. Por supuesto que se telar un abanico es algo que he procurado aprender hace tiempo pues muy pocos tienen la oportunidad de aprenderlo de verdaderos expertos. Casa Rubio era la casa más antigua de abanicos en Sevilla con clientes como la Casa Real y donde me proveía para mis encargos y colecciones. Ellos son todo un referente, mi escuela para aprender todo los secretos y lenguaje del abanico.

El abanico también es un regalo habitual para las invitadas a las bodas…

He realizado muchos encargos para bodas, también como regalos para empresas, premios, moda,  colaboraciones, editoriales, medios de comunicación o desfiles. La especialización te da esa oportunidad. En una ocasión para una boda muy taurina pinté 300 abanicos a mano personalizados con las iniciales y fecha de los novios

¿Cuál es el precio aproximado de uno de tus abanicos?

El precio es el que el cliente quiera pagar, la creatividad el hecho a mano y los materiales son los que mandan, la cantidad, puede ayudar en este, pero hay que sopesar calidad o cantidad. Eso es exclusividad, desde 50 a 1000 €.

¿En qué momento se encuentra el abanico como complemento femenino? ¿Crees que lo usamos, que se podría perder…?

Nunca se va a perder, solo hay que mirar a nuestro alrededor el uso cotidiano de este ventilador portátil, lo ves en la calles, en casa de nuestras abuelas, madres, hombres abanicándose en cualquier ciudad del mundo. Es una necesidad, un ingenioso y coqueto instrumento para aliviar el calor.

Rocío Ponce

Rocío Ponce

Redacción Bulevar Sur
Rocío Ponce

@rponcedominguez

Periodista freelance. Cultura, Moda y Belleza. Al frente de @Relier_Sevilla Coordinadora de @BulevarSur para @abcdesevilla y Colaboradora de @anocheceenneofm
De todas las mujered que habitan en mí, juro que hay algunas que yo ni conozco. Gracias @vanesamartin_ - 1 mes ago

Más en Moda