Estos son los errores con la base de maquillaje que no deberías cometer

  • Belleza
  • HACE 2 meses, 12 días
Estos son los errores con tu base de maquillaje que no deberías cometer

Rostros maquillados como si llevasen una máscara, maquillajes demasiado oscuros, demasiado espesos, arrugas que se marcan... ¿Por qué no conseguimos lo que los productos prometen?

No hay duda de que la base de maquillaje es uno de los mejores inventos que hemos conocido. Porque en un abrir y cerrar de ojos es capaz de conseguir ese efecto buena cara que nos hace sonreír ante el espejo. Aunque conseguir una tez impecable a veces no es tan fácil como podría parecer…

Rostros maquillados como si llevasen una máscara, maquillajes demasiado oscuros, demasiado espesos, arrugas que se marcan… ¿Por qué no conseguimos lo que los productos prometen? Muy fácil: porque no estamos aplicando el fondo de maquillaje correctamente. Estos son los errores con la base de maquillaje que solemos cometer y que impiden que el resultado sea favorecedor (aunque a veces no nos demos cuenta nosotras mismas).

Errores con la base de maquillaje


Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de CHANEL BEAUTY (@chanel.beauty) el

1. Probarla en la mano

Es un error muy extendido a la hora de probar una base de maquillaje nueva o buscar el tono perfecto para nuestra piel. La única información que nos dará la piel de la mano a la hora de elegir maquillaje será la de si tenemos un subtono frío (venas azuladas) o cálido (venas verdes).

Para dar con el tono más similar al de nuestra piel, lo recomendable es aplicar el maquillaje sobre el rostro, entre el pómulo y la mandíbula. Ahí podemos probar dos o tres tonos diferentes para hallar el que se funde realmente con nuestra tez. Si por el contrario probamos el maquillaje sobre la mano, la diferencia de tonalidad respecto con la piel de la cara impedirá que acertemos con el color exacto llevándonos a elegir erróneamente por lo general, un tono más oscuro de maquillaje del que necesitamos.

2. Usar la misma base en invierno que en verano

Salvo excepciones contadas, el bronceado de nuestra piel cambia de una estación a otra. Aunque no nos expongamos al sol directamente en verano, la duración de los días y la intensidad de los rayos del sol bronceará con toda probabilidad nuestra piel, obligándonos a ajustar el tono de nuestro maquillaje.

Para solventar este problema, podemos contar con dos tonos diferentes de base en el tocador, uno para cada parte del año, que incluso podemos combinar para obtener tonos intermedios en las épocas de transición. Otro recurso para adaptarnos al bronceado de la piel es subir el tono de nuestra base de maquillaje con polvos de sol o algún bronceador fluido. Así podremos ir graduando el tono del maquillaje según nuestras necesidades.

3. Aplicarla sin hidratación previa


Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Max Factor (@maxfactor) el


Aunque no tengamos sensación de tirantez, el paso previo a una piel maquillada impecable siempre es un buen tratamiento de la piel. Así, al margen de que prefieras usar una prebase, la hidratación será esencial para conseguir una tez jugosa y de aspecto natural. Así conseguiremos además que el maquillaje se asiente mejor sobre el cutis y que su duración se prolongue. De lo contrario, el maquillaje comenzaría a cuartearse con el paso de las horas, dejando al descubierto esa carencia de humedad.

Es posible que creamos que nos podemos saltar este paso con la base si tenemos con un cutis graso o mixto, pero lo cierto es que el resultado será igual de desfavorable. En esos casos, lo mejor es buscar una hidratante y una base adecuadas a las necesidades de nuestro cutis, para que el maquillaje resulte cómodo y favorecedor.

Si no somos capaces de cumplir esta premisa, lo mejor es que optemos por una BB cream que proporciona esa doble función: hidratación (+ tratamiento) y color.

4. Aplicarla sobre el cutis sucio

Siguiendo con la metáfora del lienzo, resulta obvio que el resultado no será satisfactorio si aplicamos la base de maquillaje sobre un cutis con restos de maquillaje o, sencillamente, que no ha pasado por una limpieza rutinaria previa. Por un lado, si tenemos que acudir a un evento por la noche después de haber pasado toda la jornada con el maquillaje de por la mañana, será necesario retirarlo y limpiar el cutis. Es decir, comenzar desde cero. Podemos tener la tentación de arreglar el maquillaje aplicando un poco más de base en las zonas en las que ha desparecido, pero el resultado será a todas luces irregular y alejado del objetivo inicial: una piel impecable.

5. Usar una base más oscura que la piel

Es otro de los errores más populares: creer que la función de la base de maquillaje es broncear nuestra cara. Y no, su objetivo es el de unificar el tono de la tez y disimilar imperfecciones, aportando un efecto buena cara que nos favorezca. Por ello, si recurrimos a un fondo de maquillaje más oscuro que nuestro tono de piel solo conseguiremos ese temido efecto «máscara» como consecuencia del contraste entre ambos tonos: el real y el del maquillaje.

6. Usar un maquillaje demasiado mate


Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de beccacosmetics (@beccacosmetics) el

Algunas mujeres, en su obsesión por mantener a raya los brillos optan por fórmulas mate. Y, sobre todo a partir de los 30, este tipo de bases de maquillajes solo hacen que nuestro cutis se vea más envejecido. Máxime si además añadimos polvos para sellar el acabado.

Si lo que nos obsesiona es controlar la grasa, nada mejor que una correcta hidratación en combinación con una base de maquillaje adecuada al tipo de piel para mantener bajo control los brillos. Además, siempre podemos llevar en el neceser unos polvos para retocarnos, así como recursos útiles como los papeles secantes.

7. Elegir una base demasiado cubriente

A no ser que hablemos de maquillaje de escena, cuanto más cubriente sea una base de maquillaje, más años sumará a nuestra piel. Si lo que nos preocupa es ocultar ciertas imperfecciones, es preferible optar por una base más fluida y trabajarlas con correctores y precorrectores de color para atenuarlas. Solo así podremos lograr un rostro de apariencia natural, sin que se vislumbren las imperfecciones y evitando un acabado de máscara.

8. No difuminar


Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Bobbi Brown España (@bobbibrownes) el

La clave de un maquillaje natural es integrarlo bien con la tez. Para ello hay un truco profesional que resulta infalible: se trata de repasar todo el rostro con una brocha tipo kabuki. La clave está en dar suaves pasadas haciendo girar la brocha en círculos por todo el cutis hasta conseguir un acabado uniforme, como aterciopelado. Así además nos aseguraremos de que no nos hemos dejado parches, manchas o líneas por ninguna zona.

Especialmente sensible es la zona del cuello y el «corte» de la mandíbula que hemos de trabajar con cuidado para evitar ese temido efecto máscara que aún hoy en día es fácil ver por la calle.

9. Aplicar demasiada cantidad

Especialmente cuando hay imperfecciones, podemos caer en el error de tratar de borrarlas a base de capas y capas de fondo de maquillaje. Probablemente lo consigamos, pero a base de restar naturalidad a nuestro cutis. Lo mejor es aplicar una capa razonable por todo el rostro y, si es necesario insistir en alguna zona que presente imperfecciones para conseguir atenuarlas. Una vez más, aquí el trabajo con correctores y precorrectores será esencial para conseguir unificar el tono.

10. Aplicarla a puntos

Se trata de un error que es fácil encontrar navegando por las redes sociales. En realidad, si para aplicar la base de maquillaje optamos por repartirlo por todo el rostro por diferentes puntos pueden suceder dos cosas: que usemos más producto del necesario (algo que se puede observar en muchos tutoriales de maquillaje que se comparten en internet) y que el acabado nos quede parcheado, con diferencias notables de tono.

Para evitarlo, lo mejor es a aplicar el maquillaje del centro hacia afuera añadiendo más producto cuando sea necesario. Si además lo hacemos con las yemas de los dedos, conseguiremos calentar el maquillaje para que se integre mejor y desperdiciaremos aún menos producto.

Confiesa. ¿Cuántos de estos errores has cometido?


Dolores Trueba

Dolores Trueba

Redacción Bulevar Sur
Dolores Trueba

@dolores_trueba

Recién aterrizada aquí, aunque llevo tiempo vigilandoos. Me dejo caer por @BulevarSur. «Be with a guy who ruins your lipstick, not your mascara» #belleza
Trucos para un maquillaje de #Halloween fácil @BulevarSur https://t.co/Afg3EFOBEo #Halloween2017 https://t.co/eoUIUzk8KT - 2 años ago

Más en Belleza