Guía de uso del aceite facial

  • Belleza
  • HACE 2 meses, 11 días
Guía de uso del aceite facial

¿Eres de las que aún no ha probado el aceite facial porque teme que sea demasiado graso? Aquí, todas las respuestas que buscas antes de lanzarte a encontrar el tuyo

Qué tendrán esos cuentagotas que se han convertido en el formato cosmético más codiciado. También se han puesto de moda en los sueros cosméticos, pero en la época del «beauty glow», sin duda lo que nos encanta es darle al gotero cuando se trata de un aceite facial. Ese delicado cosmético que parece haber llegado para quedarse, pero sobre el que todavía hay un gran desconocimiento por parte del gran público.

Y es que lo del aceite facial no es tanto una moda como un descubrimiento que poco a poco va conquistando a más usuarias. Mientras tanto, las que aún no lo han probado se preguntan: ¿será tan bueno como dicen? ¿Es bueno para todo tipo de pieles? ¿No me dejará el cutis muy graso?

Aquí, todas las respuestas que buscas antes de lanzarte a encontrar tu aceite facial ideal.

¿Qué es el aceite facial?

Se trata de algo más que de un «nuevo» formato cosmético de masas. Los aceites faciales se caracterizan por combinar aceites esenciales de frutas y plantas, es decir, de origen vegetal, con propiedades beneficiosas para el cuidado de la piel. También encontraremos productos a base de aceite mineral (procedente del petróleo), aunque no posee las cualidades nutritivas e hidratantes de los aceites vegetales y tiene carácter oclusivo.

Una de las principales ventajas del aceite para la cara es que actúa desde capas más profundas de la piel para retener la humedad e impedir la deshidratación. De hecho, lo consigue de manera más efectiva que cualquier crema hidratante tradicional. Otro de los beneficios del formato en aceite es que propicia la absorción de los principios activos de los cosméticos con tratamiento que utilicemos.

Como ya habrás deducido, los aceites faciales son un tipo de cosmético con una formulación muy delicada y costosa. Por eso necesitamos muy poca cantidad para nuestro ritual de belleza diario. Tres gotas de aceite bastan para hidratar el cutis y el cuello. Y sus efectos, son visibles a medio plazo. Aunque la experiencia comienza desde la primera aplicación…

Mitos del aceite facial

El principal temor a la hora de usar aceite facial suele ser el de obtener una textura demasiado untosa que resulte incómoda en el rostro. Sin embargo, una de las cualidades de los aceites faciales (los formulados específicamente para tratar el cutis a base de ingredientes vegetales) es que se absorben con la misma rapidez que una crema, siempre que los apliquemos en las cantidades adecuadas.

Igualmente, su textura grasa provoca todavía la reticencia de muchas que temen que el uso de aceites faciales les cause brotes de acné o exceso de sebo en el cutis. Al contrario de lo que solemos pensar, también las pieles con problemas de sebo necesitan hidratación y privarlas de ella puede desencadenar el efecto contrario. Así que sí, también es apropiado para piel grasa el aceite facial y de hecho su contenido en aceites naturales ayudará a regular los problemas de grasa del cutis. Incluso hay ciertas variedades especialmente indicadas para pieles mixtas o grasas, como el aceite de rosa mosqueta, el aceite de sésamo y el de semilla de uva, por ejemplo.

¿Y qué hay de la recomendación para pieles mixtas y grasas de usar productos cosméticos «oil free»? Pues debes saber que esta recomendación se refiere a los aceites de origen mineral (derivados del petróleo), que son comedogénicos y, por tanto, poco apropiados para pieles con este tipo de problemas de regulación de sebo. Es decir, si tienes ese tipo de piel problemática, no debes fijarte tanto en la presencia de aceites como en la de ingredientes comedogénicos.

Tipos de aceite facial

GALERÍA
Aceite de contorno de ojos Mon Huilette Eyes en formato roll-on

La primera distinción que debemos hacer dentro de los aceites para el rostro es la de su origen:

– Aceite vegetal: el que procede de extractos de plantas, flores o frutos y que resulta realmente interesante para el cuidado de la piel. Siempre tiene un precio superior al del aceite mineral.

Mineral: se diferencia fácilmente de cualquier aceite vegetal por su bajo precio. Es un aceite procedente del petróleo que se utiliza como ingrediente «rellenador» en muchos productos por su textura oleosa. Pero no contiene nutrientes interesantes para la piel y es oclusivo (obstruye el poro).

Por otra parte, dentro de la gama de los aceites de origen vegetal encontraremos formulaciones orientadas a cada tipo de piel: grasa / mixta, seca, madura, sensible, etc., si bien hay fórmulas diseñadas para todo tipo de cutis. Así por ejemplo, si buscamos un aceite facial para piel grasa, optaremos por una fórmula de aceite «seco», que se caracteriza por una textura menos oleosa que proporciona mayor comodidad a este tipo de pieles con problemas de grasa. En cambio, si buscamos un aceite facial para piel seca, optaremos por fórmulas con aceites oléicos como el de oliva, el de almendras o el de argán.

Asimismo, dependiendo del tipo de tratamiento que incorpore la fórmula del aceite, encontraremos aceite facial antiarrugas, aceite facial iluminador, aceite para el día, para la noche, multifunción (para todo el cuerpo), contorno de ojos, etc.

Neighbourhood Botanicals
Aceite / leche limpiador facial de Neighbourhood Botanicals

Además, el formato de aceite facial se ha ampliado a otro tipo de cosméticos con diferentes funciones a la de hidratante. Es el caso de las limpiadoras faciales en aceite, que también se han vuelto muy populares. Destaca su capacidad para eliminar la suciedad, ya sea maquillaje o residuos ambientales. Pero, sin duda, su gran ventaja es que no agrede la piel y realiza una limpieza muy respetuosa. Se utilizan como primer paso de la limpieza, antes del aclarado final con jabón.

Cómo se usa el aceite facial

aceite facial como se usa

Si hablamos de un aceite facial hidratante (incluyendo tratamientos iluminadores, antiarrugas, etc.) se aplica día o noche como sustituto de la crema hidratante o en combinación con esta, según las necesidades de tu piel. Basta con verter 3-4 gotas sobre la palma de la mano, e impregnar ambas para después aplicarlo directamente sobre el rostro. Te recomendamos que la piel esté ligeramente humedecida para facilitar la aplicación y mejorar la absorción. A continuación puedes aplicar tu hidratante habitual, aunque es posible que solo con el aceite tu piel quede satisfecha.

Por la noche, el aceite se aplica después de la limpieza facial (tras el tónico, si lo usas), bien como último paso para acondicionar el cutis o en combinación de tu crema de noche preferida.

También tenemos la opción de mezclar esas gotas de aceite facial con nuestra hidratante habitual si necesitamos intensificar la hidratación, o con la base de maquillaje, para obtener un cutis satinado y luminoso. El uso de un aceite facial apropiado como base del maquillaje alargará la duración de este y evitará que se cuartee con el paso de las horas.

Igualmente, podemos aprovechar nuestro aceite facial en combinación con la mascarilla, para potenciar su efecto hidratante y nutritivo.

Por otra parte, si usas un aceite facial de día, conviene aplicar después un protector solar o una hidratante con filtro antes de salir a la calle.

Lo hemos probado

aceite facial noche dream neighbourhood botanicals

Como en cuestión de aceites faciales lo mejor es buscar y probar hasta encontrar el ideal para cada piel, nos hemos lanzado a probar el aceite de noche de una de las marcas más especiales que hemos encontrado. Se trata del Dream Dream Dream de Neighbourhood Botanicals, una marca de cosmética de nicho en la que los aceites son protagonistas. Todas sus fórmulas son a base de aceites naturales, veganas y vienen en envases reciclables. No se puede pedir más.

En el caso de este aceite, nos llama la atención por varias razones:

Trabaja mientras dormimos (¡no se nos ocurre nada mejor!). favorece la regeneración de colágeno, devuelve la elasticidad a la pie y proporciona una sensación calmante, ideal para recuperar la piel al final del día.

– Su fórmula regula la grasa y equilibra el cutis, por lo que es apta para todas las pieles. Y, por supuesto, no es comedogénica.

Se absorbe en segundos y deja la piel mullida.

– Tiene un sutil aroma a botánicos que acompaña a la sensación de bienestar que te proporciona.

– No se fabrica en grandes cantidades, sino en lotes pequeños, con una producción muy cuidada.

¿Sigues pensando que el aceite facial no es para ti? ¿O ya estás deseando darle al cuentagotas?

 

Teresa Ródenas

Teresa Ródenas

Redacción Bulevar Sur
Teresa Ródenas

@teresarodenas

Redactora freelance, bailarina y persona en mis ratos libres. Comunicación y Eventos en @Relier_Sevilla. Colaboro en @BulevarSur de @ABCdeSevilla
@sanitas_atiende He enviado un correo solicitando ayuda a atención al cliente hace días, pero no obtengo respuesta.… https://t.co/dn134dLm3V - 5 meses ago

Más en Belleza