Primer o prebase de labios y ojos: cómo, cuándo y por qué utilizarlo

  • Belleza
  • HACE 2 años, 4 meses
Aplicación prebase en ojos

Conoce las múltiples formas, usos y beneficios de este básico indispensable para que el acabado del maquillaje sea perfecto

Parece una moda actual pero nada más lejos de la realidad. El primer o prebase ha estado ahí siempre, especialmente en el maquillaje profesional, pero en los últimos años su uso se ha masificado. ¿Por qué? Sin más, porque al fin el gran público se ha interesado en conocer sus múltiples ventajas, versatilidad y, sobre todo, por el acabado perfecto que proporciona. En líneas generales, el primer consigue que el rostro se convierta en el lienzo ideal al que dar color, y no solo para un evento especial.

La guía para un correcto uso de las bases fijadoras y perfeccionadoras se divide en dos puntos principales: tipos y necesidades. Existen primers para rostro, párpados, pestañas y labios, de distintas consistencias (fluido, compacto, en crema…) y su uso se diferencia dependiendo del objetivo de cada mujer, bien para igualar el tono, atenuar poros y pequeñas líneas de expresión, dar luz a la piel, hacer que ésta parezca más sedosa, evitar brillos o el antiestético efecto máscara o simplemente para fijar el maquillaje por más tiempo.

Prebases para el rostro
Prebases para el rostro

En verano su uso es fundamental ya que si bien en unos casos aporta ese extra de humedad necesario en otras evita que la piel sude dañando el maquillaje. Además, algunos protegen la piel del sol -aunque en ningún caso actúa como un fotoprotector para la playa, por ejemplo- y para las pieles más sensibles sirve como barrera y evita que el producto de maquillaje penetre por el poro. La mayoría de los preparadores son inocuos y libres de aceite por lo que son perfectos para todo tipo de piel, incluso las más delicadas.

La forma de aplicar el primer es sencilla. Siempre antes de poner la base de maquillaje y justo después de la limpieza y la hidratación del rostro. En el caso de las pestañas sería antes de la máscara, en el de los ojos antes de la sombra y en el de los labios antes del color. Puede aplicarse con brocha, si es de pelo de gato mejor ya que extiende muy bien y no absorbe producto; con esponja profesional, siempre algo húmeda; o con los propios dedos.

Mira sin miedo

Los primers de ojos no son los mismos que para el rostro, ya que la piel que lo rodea es hasta cuatro veces más fina que el resto y por tanto el poro es mucho más pequeño. El preparador específico para ojos suaviza el párpado evitando que se corran las sombras o que el color se acumule en los pliegues. Aporta tersura y elimina la grasa, además ayuda a difuminar mucho mejor el maquillaje. Un básico que nunca deben faltar en nuestro kit de maquillaje pues reúne varios beneficios atenúa ojeras y sirve como rellenador de arrugas para las indeseables patas de gallo.

Se aplica de forma suave para no maltratar en exceso la zona y si puede ser con el dedo anular mejor, que es el que menos fuerza tiene.

Y es que no todas se nos da bien aplicar la sombra. Un buen primer consigue que cualquier sombra, aún de bajo coste, parezca muy profesional, además ésta se fijará nada más entrar en contacto con la piel sobre la que se ha aplicado el producto con lo que tanto el difuminado como la mezcla de colores es infinitamente más fácil y hay mucho menos peligro de manchas.

Prebases para ojos
Prebases para ojos

Los primers de pestañas, por su parte, tienen cada vez adeptas, pues las nutre y fortalece al mismo tiempo que intensifica y fija el tono.

Primer para pestañas Mary Kay
Primer para pestañas Mary Kay

Y sonríe

Los tratamientos de labios también se han ganado un hueco indispensable en el neceser. El primer de labios funciona como bálsamo y acondicionador, no tiene color por lo que no influye en el tono del labial y lucha contra la deshidratación de la zona evitando la aparición de grietas y pellejitos. También actúa sobre el código de barras y además fija el color por más tiempo.

Primers para labios
Primers para labios

Unos labios firmes, sanos y libres de arrugas, protegidos frente al frío o al sol e hidratados son posibles con el correcto uso del preparador de labios, que además evitar que el color desaparezca por zonas, se salga del delineado y consigue que el gloss aguante por más tiempo.

Quiero un rostro perfecto: el clásico

La pre-base para el rostro es una herramienta básica para que el acabado del look sea impecable y se quede así por mucho tiempo. Hay quien lo usa sencillamente para fijar el maquillaje pero especialmente es mágico para aquellas mujeres con preocupaciones por imperfecciones en la piel como marcas de acné, arruguitas o poros muy abiertos. En todos los casos, la pre-base consigue que la piel luzca más sedosa, uniforme y es garantía de perfección. Además es una forma de ahorro, ya que se usa mucha menos cantidad de base.

Lo ideal es aplicarlo del centro hacia los extremos y extender con movimientos circulares para preparar la piel y darle suavidad. Se pone una fina capa incidiendo de forma especial en la zona T, patas de gallo y el cógido de barra, según la necesidad.

Los primers pueden ser transparentes, los más usados, o con color, de uso más profesional o para mujeres con problemas de color muy notorios. En este caso el primer funciona como corrector y ayudará a disimular imperfecciones importantes como cicatrices o manchas. Hay distintos tipos y su uso tendría que hacerse de esta forma:

  • Verde: Se usa si la piel tiene grandes zonas rojas para contrarrestar ese color.
  • Rosa: Se usa cuando la piel tiene un color oliváceo.
  • Amarilla: Indicada para pieles oscuras con tendencia violácea. Perfecto para manchas oscuras.
  • Malva-violeta: Ideal para pieles muy claras y con tendencias amarillentas.
primer-mac-color
Primers de rostros de MAC

 

Gema Amil

Gema Amil

¡Hola! Me llamo Gema y soy mujer y mamá. Sí, porque ambas cosas son igual de importantes. Y es que la maternidad puede ser nuestro mejor momento. ¿El truco? Tan sólo hay que saber apreciar la belleza de lo imperfecto. Una #mamafit es la que aprende a quererse por fuera y, sobre todo, por dentro. Acompáñame en mi nueva vida saludable y coqueta
Gema Amil
Gema Amil

Más en Belleza