olivar-cordoba-miguelangel
Olivar cordobés / Miguel Ángel
Productos agroalimentarios

La Eurocámara pide «ayudas urgentes» a los sectores afectados por los aranceles de EEUU

Reconoce que este gravamen «deteriorará aún más la de por sí frágil situación del mercado interior» en productos como la aceituna de mesa y el aceite de oliva

1 diciembre 2019, 09:00

En Europa parece que por fin se empieza a tomar en serio lo que desde la provincia de Sevilla, Andalucía y el resto de España se venía diciendo a gritos. Que los aranceles impuestos por Estados Unidos a productos agroalimentarios europeos desde el pasado 18 de octubre, por los subsidios al sector aeronáutico, suponen un grave daño para las exportaciones agroalimentarias, perjudicando especialmente a dos sectores claves de la economía local, regional y nacional como son el aceite de oliva y la aceituna de mesa.

Unos daños que en el caso de Andalucía, «pueden rondar los 600 millones de euros», mientras que en la provincia de Sevilla, «se aproximarían a los 200 millones anuales», según apunta la patronal agraria Asaja, que precisa que el perjuicio «va más allá del importe de este desmesurado arancel, puesto que debe estimarse también la pérdida, total o parcial, del mercado estadounidense». Así, «se estima que dos de cada tres euros de los que pierda España por este incremento tarifario lo perderán los agricultores andaluces y sus cooperativas y empresas».

El debate

El debate de los aranceles de Estados Unidos se colaba por primera vez en el Parlamento Europeo el pasado lunes, dictando el jueves la Eurocámara, reunida en su sede de Estrasburgo, una resolución respecto a este conflicto comercial. En dicha resolución se insta a la Comisión Europea a que «movilice rápidamente» el apoyo a los sectores más afectados por el impacto de dichos aranceles y a que «siga intentando encontrar soluciones negociadas para diluir las tensiones comerciales actuales entre las dos partes, lamentando al mismo tiempo «la falta de respuesta de los Estados Unidos a las tentativas de la Unión por alcanzar a tiempo una solución negociada antes de la aplicación de los aranceles».

Se trata de una resolución aprobada por mayoría e impulsada principalmente por el grupo de los populares y el de conservadores y reformistas europeos que, sobre el papel, gusta a Asaja Sevilla.

En este sentido, el secretario general de la patronal, Eduardo Martín, destaca que «la resolución recoge que España está entre los países más afectados por la decisión estadounidense» y que entre los productos damnificados, en el caso de la aceituna de mesa (afectado por la aplicación de aranceles estadounidenses ya desde noviembre de 2017) y en el del aceite de oliva, «la decisión de los Estados Unidos deteriorará aún más la de por sí frágil situación del mercado interior» y, por lo tanto, «una decisión de este tipo amenazaría el crecimiento, la inversión y la creación de empleo y daría lugar a una pérdida significativa en términos de competitividad y cuota de mercado, cuyos niveles actuales son el resultado de años de trabajo y de cuyo desplome será difícil recuperarse».

Pérdida de empleos

La Eurocámara reconoce, además, que «los aranceles generarán incrementos importantes de los precios para los consumidores y pérdidas económicas y de puestos de trabajo para las empresas de ambas orillas del Atlántico, de lo que se beneficiarán en última instancia los productores de fuera de la Unión y de los Estados Unidos».

Además, considera «inaceptable» que el sector agrícola deba asumir una parte importante de los costes derivados de una diferencia de carácter jurídico relacionado «con un sector con el que no guarda relación alguna» y deplora la decisión de imponer derechos sobre un número tan elevado de productos agrícolas.

Entre las medidas que el Parlamento sugiere para hacer frente a las perturbaciones del mercado está la de recurrir a instrumentos y medidas disponibles en el marco de la Organización Común de Mercados, como el almacenamiento privado, e intensificar los esfuerzos para promocionar los productos europeos en el extranjero y flexibilizar las normas sobre financiación de estas actividades.

PAC post 2020

Asimismo, destaca que en este contexto, sería de vital importancia «evitar recortes en el presupuesto de la Política Agraria Común», algo trascendental ya que «actualmente se está negociando el presupuesto del marco financiero plurianual, siendo la fincha financiera el mayor desafío al que se enfrenta la nueva reforma agraria 2020-2027, ya que la primera propuesta presupuestaria presentada por la Comisión Europea fija un recorte del 5,7% para España, lo que significa «2.400 millones de euros menos».

Asaja Sevilla se muestra «satisfecha» con las medidas recogidas en la resolución, que obedecen a las demandas que la organización agraria trasmitió a los europarlamentarios españoles en una ronda de contactos previa celebrada a instancias de la patronal agraria.

No obstante, en cuanto a las medidas a articular por parte de la Comisión para ayudar a los sectores afectados, Eduardo Martín aclara que «es necesario que estas ayudas salgan de fondos adicionales a los de la PAC, pues no aceptaremos que salgan del mecanismo de Reserva de Crisis», ya que «no se puede intentar solucionar un problema como el de las subvenciones a Airbus que es ajeno al sector agrario con el dinero que ya está destinado a los agricultores».

Ahora, la pelota está en manos de la Comisión, que es el órgano ejecutivo de la Unión Europea, pero es responsable ante el Parlamento. Por tanto, «la Comisión debe tomar buena nota de lo que le está diciendo la Eurocámara, donde está representada la ciudadanía de la Unión Europea, que se ha pronunciado respecto a este conflicto comercial pidiendo un apoyo mayor y urgente para los agricultores que ya se ven amenazados por el impacto de los aranceles que ha establecido Estados Unidos, rompiendo la unidad de mercado dentro de la propia Unión», sentencia Eduardo Martín.

Ámbitos