cosecha-arroz-recurso3
Cultivo de arroz / Agrónoma
Sector arrocero

Conoce las últimas novedades fitosanitarias para el arroz

Pese a las restrictiva política europea, las empresas de soluciones agrícolas innovan para ofrecer nuevos productos

27 abril 2020, 13:51

Los arroceros se enfrentan a un escenario futuro en el que se ven obligados a producir más para alimentar a una población creciente, pero con escasos recursos (como el agua) y herramientas con las que defender al cultivo frente al ataque de plagas, enfermedades y malas hierbas. En este sentido, los productores se quejan de las crecientes limitaciones que impone la legislación europea en el uso de materias fitosanitarias, que dificultan el llevar a buen término la producción agraria.

De hecho, desde 1993, el 68% de las sustancias activas existentes en el mercado han sido eliminadas y otras muchas se encuentran ahora mismo en el punto de mira o pendientes de autorizaciones excepcionales por parte de España, como el triciclazol contra el hongo Pyricularia oryzae o el propanil contra malas hierbas. De hecho, de las 340 autorizaciones excepcionales aprobadas por el Ministerio en los últimos cinco años, 42 han sido en arroz.

El director general de Asociación Empresarial para la Protección de las Plantas (Aepla), que agrupa al 90% de las empresas fabricantes de fitosanitarios, Carlos Palomar, señala que «sería recomendable tener más soluciones y no tener que recurrir a las autorizaciones excepcionales», achacando esta circunstancia «a los elevados costes que requiere registrar materias activas o renovar las ya existentes», por lo que «reclama un sistema que sea acicate a la innovación de las empresas en lugar de obstáculo».

Novedades para el arroz

Así, frente a la restrictiva política europea, ante «legisladores comunitarios que obvian los beneficios que el correcto uso de los fitosanitarios puede generar en los cultivos», los arroceros depositan su confianza en la I+D+i de las empresas de soluciones agrícolas especialistas en productos químicos y biológicos para sacar adelante su cosecha.

En este sentido, la multinacional BASF, que tiene en el municipio sevillano de Utrera un centro de intercambio de conocimiento agrícola para todo tipo de cultivos, presenta una novedad para luchar contra las malas hierbas, ya que éstas pueden causar pérdidas de cosecha importantes, «del 20 al 100%», estiman. Aunque en Sevilla podemos encontrar los campos de arroz más limpios de malas hierbas que en otras zonas de España por la escarda manual, la multinacional recuerda que «una sola cola puede llegar a producir miles de semillas que van a quedar en el suelo del campo y éstas pueden germinar en años posteriores». Por ello, lanzan al mercado «Beyond® Evo», la nueva formulación del herbicida para el arroz Clearfield.

El sistema de producción Clearfield para arroz combina variedades de arroz tolerantes a imazamox (la única solución herbicida para el arroz salvaje en post emergencia, además de otras malas hierbas tanto de hoja ancha como de hoja estrecha) y el herbicida en sí, Beyond® Evo. La principal ventaja es que incluye varios mojantes en la formulación, haciéndolo más sencillo de usar.

Otro de los grandes nombres mundiales en la protección de cultivos es Corteva Agriscience (antes formaba parte de la división agrícola de DowDuPont), quien pone a disposición del agricultor el nuevo herbicida «Loyant®», un producto post-emergencia para el cultivo de arroz, gracias al registro excepcional concedido para la campaña 2020. Se trata de la primera formulación desarrollada por Corteva en base a la sustancia activa «Rinskor™ active», miembro de la nueva familia química arylpicolinatos, que constituye un modo de acción novedoso y alternativo para el control de malas hierbas de hoja ancha, ciperáceas y gramíneas en el cultivo del arroz.

Salinidad del agua

Para contrarrestar los problemas en el cultivo de la Marisma debido a la salinidad del agua de riego y minimizar las posibles pérdidas de cosecha, la multinacional americana de agroquímicos Brandt, que tiene en Carmona un laboratorio, cuenta con el bioestimulante «Brandt Invigo». Se trata de un producto que «mejora los mecanismos de resistencia de la planta de arroz, actúa como osmoregulador, protegiendo al cultivo de la salinidad, y protege a las células de la deshidratación, aumentando la actividad fotosintética».

En el campo de los bioestimulantes destaca también Sipcam Iberia, que cuenta con un novedoso catálogo de productos enfocados a la bioestimulación en los momentos claves del ciclo del arroz. Así, Stilo®Verde y Stilo® Hydro refuerzan la capacidad de resistencia de la planta a fenómenos de estrés abióticos, como golpes de calor, salinidad, aplicaciones fitosanitarias, etc. En cuanto a insecticida, el producto estrella es Epik®, que actúa sobre un amplio espectro de insectos hemípteros (moscas blancas, pulgones, etc.), lepidópteros y coleópteros.

De otro lado, el departamento de I+D+i de la empresa Herogra Fertilizantes, ha desarrollado la «Gama NEO» de fertilizantes, cuyas formulaciones (tanto nitrogenadas como NPK) cuentan con nitrógeno estabilizado y optimizado, que evita la pérdida de nitrógeno por volatilización de amoniaco a la atmósfera, reduciendo la huella de carbono y permitiendo controlar las unidades nitrogenadas aportadas.

En este sentido, la firma recuerda que, en el arroz, el nitrógeno es el nutriente que más influye para el crecimiento y desarrollo. «La planta tiene dos períodos críticos en los que no puede faltar, el ahijado y el comienzo de la fase reproductiva. De ellos depende el número de granos potenciales por panícula y el rendimiento que tendrán», afirma.

Ámbitos