cultivo-nogal-pecano
Plantación de pecanos en la finca Cortijo Calonge / Agrónoma
Expansión del nogal

Inversores americanos apuestan por la nuez pecana en la Vega del Guadalquivir

La firma Almaco del Guadalquivir aspira a tener plantadas 500 hectáreas de pecanos en los próximos años

11 enero 2020, 09:00

La empresa «Almaco del Guadalquivir», que gestiona la finca Cortijo Calonge en Palma del Río, una de las mayores explotaciones de Europa dedicada al cultivo del nogal, proyecta incrementar su producción de nueces pecanas (que son más alargadas que las nueces comunes) y alcanzar, en los próximos años, una superficie de 500 hectáreas plantadas en la Vega del Guadalquivir, concretamente, entre los municipios de Lora del Río, en la provincia de Sevilla, y Palma del Río, en Córdoba.

Para ello, la empresa ha firmado ya un preacuerdo con inversores americanos interesados en la compra de dos grandes fincas para la explotación agraria, apostando por la nuez pecana y confiando la dirección del proyecto de plantación y desarrollo del cultivo a Borja Murube, director general de Almaco del Guadalquivir.

La finca Cortijo Calonge fue adquirida en 2012 por un inversor americano, que decidió romper con los cultivos tradicionales de la zona y apostar por el nogal. Cuenta actualmente con 315 hectáreas, de las que 265 las ocupa la nuez común y sólo 35 se dedican al pecano.

De éstas 35 ya hay 15 hectáreas que están en producción, cosechando en la última campaña unos 10.000 kilos de nueces pecanas, que se han exportado por completo a Alemania. No obstante, el proyecto de la empresa tiene la meta fijada en una producción «de un millón de kilos de nueces pecanas, una vez entren en producción las plantaciones previstas en las nuevas hectáreas (entre 160 y 250 más) que prevé sumar el proyecto gracias a los nuevos inversores», apunta Murube.

Valor añadido

Pero Cortijo Calonge no sólo se dedica a la producción de nueces, sino que también las procesa, contando la finca desde mediados de 2018 con una planta para pelar, secar y envasar nueces. Se trata de la primera industria de estas características que surge en Andalucía y España, dotada de maquinaria de última tecnología que garantiza el tratamiento adecuado de las nueces con las más exigentes certificaciones de proceso.

De hecho, en esta campaña, se han procesado un total de 200.000 kilos de nueces, de las que tan sólo el 5% han sido pecanas. «Nuestro objetivo es ofrecer la mejor calidad entre las nueces disponibles en el mercado español, producidas en nuestra finca y procesada en nuestras instalaciones, con un triple objetivo de salud, sabor y sostenibilidad», señala el director general.

Almaco del Guadalquivir hace de la sostenibilidad la base de su proyecto. De hecho, en la finca Cortijo Calonge se sitúa la planta piloto del proyecto europeo Redawn, que consiste en la generación de energía eléctrica limpia mediante la instalación de una turbina en las tuberías de riego, aprovechando el exceso de presión de las mismas para abastecer energéticamente a la explotación.

Ámbitos