¿De verdad importa el orden en el que aplicamos los cosméticos?

  • Belleza
  • HACE 1 mes, 29 días

Los expertos responden. La rutina facial, tras la limpieza, debe seguir una máxima de texturas más ligeras a más pesadas por la permeabilidad del tejido

A veces nos podemos llegar a sentir abrumadas ante tanta información sobre cuidado de la piel. Nuevos productos que llegan para instalarse en nuestras rutinas y que no sabemos muy bien cuándo aplicar y, en ocasiones, ni cuál es su verdadero objetivo. Lo importante, además de conocer qué estamos proporcionando a nuestra piel, es saber si hacemos correctamente esta rutina. ¿Afecta el orden de aplicación de los cosméticos? La respuesta de los expertos es que sí.

Debemos aprender a incorporar en nuestra rutina que el orden de los productos depende de su textura. Siendo primero los líquidos, a continuación irían los sérums o geles, después aceites, leches y cremas. La recomendación básica es comenzar por los productos solubles en agua y que sean más
fluidos.

Primer paso: limpieza

Saber que la limpieza facial es el paso más importante para preparar la piel es de primero de cuidados de la piel. Liberarla de impurezas, maquillaje y contaminación es clave, no solo para su salud, también para que el resto de productos que utilicemos posteriormente pueda hacer su trabajo en las mejores condiciones. Y aunque sobre la limpieza facial hay mucha literatura, quédate con lo esencial. La doble limpieza coreana utiliza dos productos: uno a base de aceite y otro de base acuosa. El aceite disuelve el maquillaje fácilmente, mientras que la espuma ayuda a eliminar restos de impurezas y suciedad.

«Al rostro, ya sea en verano o en invierno, le atacan ciertos agentes externos que afectan, bastante, a la salud de la piel. El frío, el calor, las calefacciones de los sitios cerrados, la luz que reflejan los ordenadores, la contaminación si vives en la ciudad… son solo algunos ejemplos de esos enemigos de la piel. Así que para paliar sus efectos debes limpiarla día a día. Esta limpieza te ayudará a tratar la piel, ya que, únicamente realizando este paso previo, podrás nutrirla y revitalizarla en profundidad. Si no la limpias, los principios activos de los cosméticos no penetrarán y no servirá para nada la rutina», nos cuenta la Dra. Mar Mira, médico estético y codirectora de la Clínica Mira+Cueto.

«Lo más importante en una rutina facial es la limpieza. Por la mañana, podría hacerse con un solo gel, pero por la noche debe ser doble. Primero, con un limpiador oleoso (aceite, bálsamo o leche), afín con la suciedad producida por el maquillaje o el SPF, y luego seguiremos con un gel de base acuosa, que podría ser el mismo de la mañana», nos cuenta Estefanía Nieto, directora técnica de Omorovicza.

Y una vez que ya tenemos la piel limpia, incluso hemos podido llegar a un nivel experto con dispositivos como el Luna 3 de Foreo u otros cepillos limpiadores. ¿Cuál es el siguiente paso a seguir? ¿Qué va antes el sérum o la crema? ¿Y el contorno de ojos? ¿y el tónico?

Después de la limpieza facial…

Orden de aplicación de los cosméticos

«La rutina facial, tras la limpieza, debe seguir una máxima de texturas más ligeras a más pesadas. Por ello, solemos tonificar, aplicar los sueros a base de agua, después los de base oleosa. Tras ello, las emulsiones y, por último, la crema hidratante. Esto se hace así por la permeabilidad del tejido. Las texturas más ligeras penetrarán más y las más pesadas irán al mismo tiempo sellando lo que se aplica previamente. Por ello la crema siempre es lo último, ya que suele aportar selladores como las ceramidas», nos explica Raquel González, directora de educación de Perricone MD.

Volvemos. Una vez tenemos la piel limpia y tonificada, pensamos en el sérum y el contorno. Lo habitual es que tras el sérum apliquemos siempre el contorno de ojos día y noche. «¡Ojo! Si la textura del contorno de ojos es más fluida que el sérum, lo aplicaremos antes, y si la textura es más densa, lo aplicaremos después. La zona que comprende el párpado inferior y superior es una de las más sensibles del rostro, la piel es más fina y está sometida a una actividad frenética: parpadeos, expresiones, guiños… un ‘ejercicio’ constante al que se unen otro tipo de agresiones: falta de sueño, estrés, malos hábitos, radiación UV, contaminación… Por eso es recomendable cuidarla de forma específica a partir de los 25 años», explican desde Germaine de Capuccini.

Es fundamental aplicar a continuación la crema o emulsión de tratamiento que sella todos los pasos anteriores. «Elegiremos un producto adecuado a la edad y necesidades de nuestra piel», añaden. Nos recuerdan que también existen los elixires de belleza, que generalmente se presentan en forma de aceite y son idóneos para aportar un extra de nutrición. Se aplicarían, antes de la crema de tratamiento o mezclados con ella.

Los expertos de Kosei nos recuerdan cuál sería el último paso necesario antes del maquillaje si la rutina es de día. 
«El protector solar normalmente será el último a aplicar. Sobre él se pueden utilizar productos en polvo o un corrector en crema».

Otros errores a evitar

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Medik8 España (@medik8_es)

  • Espera entre un producto y el siguiente. «Una vez claro el orden de los productos, es importante respetar los tiempos de aplicado. Por norma general, no hay que esperar demasiado. Siempre y cuando el producto anterior ya se haya absorbido, podremos aplicar el siguiente», nos advierte Elisabeth San Gregorio, directora técnica de Medik8.
  • Constancia. «Queremos ver resultados de forma inmediata y en belleza hay que tener paciencia, y, sobre todo, ser constantes con las rutinas. Solo así conseguiremos ver las mejoras en nuestra piel», nos recomienda la farmacéutica Rocío Escalante
  • Controla bien las cantidades. «Los beneficios de los cosméticos no se multiplican si aplicamos más cantidad. De hecho, podemos estar saturando la piel y provocar acné cosmético por oclusión de los poros. ¿Qué cantidad es la justa? Depende de cada producto, algunos cunden más, pero en líneas generales, el tamaño de un guisante sería suficiente para todo el rostro. Y el tamaño de un grano de arroz para el contorno de los ojos», añade Rocío Escalante.
  • «No es recomendable aplicar muchos productos pensando que así harán más efecto y la piel estará mejor. Es importante tener una rutina semanal y tratar la piel por momentos», nos advierten desde Kosei. De ahí que muchos de los productos que tienes sean para usar una o dos veces a la semana, por ejemplo, los exfoliantes, mascarillas, parches…
Rocío Ponce

Rocío Ponce

Redacción Bulevar Sur
Rocío Ponce

Más en Belleza