castanas-recurso-abc
Castañas / Agrónoma
Campaña 2020/21

Arranca la campaña de la castaña en Andalucía con la recogida de las variedades más tempranas

Los castañicultores onubenses afrontan una cosecha incierta en cuanto a producción, esperando cómo evoluciona el fruto de este año «abundante por la buena polinización», además de estar pendientes de la climatología

8 octubre 2020, 08:09

La temporada de castaña comienza en Andalucía con la apertura de las puertas de la cooperativa de 2º grado Castañas Valle del Genal y su cooperativa asociada de Jubrique (Málaga), para recoger de sus socios las castañas extratempranas Gallega y Agosteña. La producción de estas variedades tempranas está teniendo una disminución del 40%, según recoge el último según el Estado de los Cultivos de la Junta de Andalucía.

En los próximos días se espera comenzar con la recolección de las variedades tempranas autóctonas, para continuar con la principal variedad que se cultiva en el Valle del Genal, la Pilonga, mayoritaria en la provincia malagueña. En la zona de Jubrique la producción del año pasado fue de 300.000 kilos de los cuales el 20 % correspondieron a variedades tempranas y el 80 por ciento de Pilonga, según el informe andaluz.

Según ha explicado Francisco Boza, responsable de COAG- Andalucía, la falta de lluvias, la prolongación de altas temperaturas y la incidencia de la plaga de la avispilla del castaño, contra la que se lucha desde hace varios años, provocará que la producción caiga a la mitad. «Así, en una zona con 4000 hectáreas de castañar, cuya producción roza los cinco millones de kilos, se recogerían alrededor de 2,5 este 2020», ha puntualizado.

En la Sierra de Aracena (Huelva), la otra gran zona productora, ya ha comenzado la campaña de recogida de la castaña más temprana, mientras que las variedades tardías, como Helechal, Vazqueña, Comisaria y Plantalájar, que predominan en el centenario bosque onubense, se cosecharán a mediados del mes de octubre, según ha señalado el presidente de la Cooperativa Castañera Serrana, Arturo Martínez, enclavada en el municipio de Galaroza.

Sanidad vegetal

No obstante, explica Martínez, los agricultores de Huelva afrontan una campaña «incierta» en cuanto a producción, esperando cómo evoluciona el fruto de este año «abundante por la buena polinización» y mirando al cielo esperando una climatología más favorable. «Aunque, la otoñada ha sido escasa en lluvias, las precipitaciones caídas en el mes de septiembre pueden salvar la temporada», ha aseverado.

En cuanto a la calidad de la cosecha, el presidente de la cooperativa onubense, indica que los erizos se ven sanos y poco afectados por hongos, «porque si llueve poco apenas hay parásitos, aunque es pronto para hacer estimaciones». Sin embargo, «los parásitos tradicionales como el Balaninus y la Carpocasa, insectos endémicos del fruto que afectan, pueden perjudicar tanto la calidad del fruto como a la comercialización de la cosecha», ha matizado.

Sobre la avispilla del castaño, el presidente de la castañera de Galaroza, ha señalado que «la Sierra de Huelva es la única zona del país donde nunca ha llegado este insecto». Ha explicado que «al tener prácticas muy conservadoras en la zona al no renovar las explotaciones de castaños centenarios con plantones traídos de fuera, hace que no tengamos afectaciones de avispilla pero, esto es una lotería y puede venir en cualquier momento».

Según Martínez, hay medidas que se podrían tomar para reducir la presencia de estos parásitos y que deberían ser asumidas por parte de todos los agricultores, pero también tendrían un mayor coste de producción y no se rentabilizaría tanto el producto. «Entre otras, se encuentra recoger toda la castaña del campo, incluido la que no se va a comercializar, ya que el hecho de dejar parte de la cosecha en el suelo, hace que proliferen los parásitos».

Campaña contra el robo indiscriminado de castañas

Otro aspecto reseñado por Arturo Martínez es el robo de castañas que se produce en estas fechas. Por una parte, están los que realizan turistas y senderistas para su consumo personal, al no tener conciencia de que se trata de un cultivo; y por otro lado, se encuentran los que se llevan a cabo a gran escala en el interior de las fincas, cuya solución pasa por la vigilancia de las mismas por parte de las fuerzas de seguridad del Estado.

En este sentido, el representante de los cooperativistas onubenses ha valorado muy positivamente la nueva campaña que la Junta de Andalucía presentó ayer en la localidad de Aracena, ante el edificio del Cabildo Viejo, sede del Parque Natural de la Sierra, con la leyenda: «Acuérdate, las castañas son parte del sustento de las familias serranas. Atención: está prohibida su recogida. No las cojas, gracias».

Pérdidas económicas

El sector calcula que los robos pueden llegar a cifrarse en 100.000 kilos según la temporada, un 10 por ciento de la producción anual en los castañares del Parque Natural Sierra de Aracena y Picos de Aroche. La recolección ilegal se produce por hurtos organizados o por visitantes de este espacio natural, causando importantes mermas en la economía de los agricultores de la comarca.

De esta forma, «estas pérdidas económicas se suman al otro problema principal que arrastra este cultivo en los últimos años: los costes de recolección y mantenimiento superan el rendimiento por su venta». «Por este motivo, muchas de las familias serranas están abandonando los castañares», ha agregado el director-conservador del Parque Natural, Antonio José López.

El 90 por ciento de las explotaciones de este fruto forestal son privadas y suelen ser pequeñas explotaciones de no más de 10 hectáreas, por lo que el número de familias de la comarca serrana afectadas por este problema es alto. El castañar en el Parque Natural Sierra de Aracena y Picos de Aroche ocupa unas 5.000 hectáreas repartidas por 14 municipios. La mitad de esta superficie se encuentra actualmente en estado de abandono o semiabandono.

La campaña puesta en marcha por la Junta de Andalucía se enmarca en las actividades que está llevando a cabo el Servicio de Gestión Sostenible del Castañar en el Parque Natural a través de la Asociación Forestal Sierra.

Ámbitos