riego-recurso-agronoma
Riego / Agrónoma
A partir de noviembre

El nuevo periodo tarifario eleva el coste eléctrico del regadío andaluz

Aumenta el número de horas al precio más caro a lo largo del día y de los meses del año

21 marzo 2020, 09:00

El nuevo periodo tarifario que establece la Circular 3/2020 de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia, por la que se establece la metodología para el cálculo de los peajes de transporte y distribución de electricidad, no gusta al regadío andaluz, que critica que los regantes sufrirán «un nuevo sobrecoste» en su factura eléctrica a partir de noviembre, cuando se prevé que entre en vigor.

Así lo denuncia la Asociación de Comunidades de Regantes de Andalucía, Feragua, que destaca que la nueva discriminación horaria de seis periodos va a incidir en el funcionamiento y la gestión de la energía para el riego en las comunidades de todas las cuencas andaluzas.

El principal cambio que implica el nuevo periodo es que las tarifas de tres periodos (P1, horas punta que son las más caras; P2, horas llana y P3, horas valle, las más baratas) desaparecen y se establece un nuevo calendario horario de seis periodos (del P1 al P6), en el que se incrementa el número de horas del día en los periodos energéticos más caros.

Más horas punta

Esto quiere decir que se alarga el tramo de horas punta (que ahora serán P1 y P2) un 15%. Además, las horas llanas (P3 y P4) aumentan un 60% y, por contra, el tramo valle (P5 y P6), el más barato, reduce un 20% el número de horas.

Esto supondrá «un nuevo castigo económico en la factura eléctrica del regadío andaluz», denuncia el secretario general de Feragua, Pedro Parias, que subraya que «si antes un mes como agosto se establecían todas las horas del día al periodo tarifario más barato (lo que sería el P6) ahora pasan a ser P3 y P4 (más caro)», y además «se propone como periodo 1 y 2 (los más caros) el mes de julio, el de mayor demanda hídrica», lo que obliga «a contratar los periodos de potencia más caros, que hasta ahora no se contrataban porque estaban en el periodo invernal».

Feragua destaca que el consumo de electricidad en el sector del regadío andaluz es muy importante y lamenta que desde la desaparición de las tarifas eléctricas específicas para el regadío en el año 2008 «se ha producido un encarecimiento insoportable de la factura eléctrica en la agricultura». Un incremento cuyo origen está «en la subida del coste de las tarifas eléctricas de peaje de acceso (la potencia contratada) y en el mayor consumo eléctrico del regadío, debido al esfuerzo en materia de modernización que han realizado las comunidades de regantes».

Energías renovables

Este nuevo periodo tarifario «desincentiva el desarrollo de energías renovables», proyectos que, además, «están sufriendo zancadillas e incontables obstáculos por parte de Red Eléctrica España y algunas distribuidoras que no quieren que nuestras plantas solares puedan verter la energía sobrante en épocas en la que no se riega», denuncia Pedro Parias. Una limitación que, en muchos casos, «hace en la práctica inviable la inversión en renovables por parte del regadío», recalca el secretario general.

De ahí que la asociación del regadío exija a las administraciones nacional y regional «un impulso real a las energías renovables en el regadío que vaya más allá de los instrumentos de ayuda y que contemple medidas concretas para que las zonas regables que decidan apostar por el autoconsumo basado en energías limpias pueda verter a la red la energía sobrante y comercializarla».

Ámbitos