mejillon-cebra-riego
Infraestructura hídrica colonizada por el mejillón cebra / Agrónoma
Lucha contra las especies invasoras

Las últimas técnicas contra el mejillón cebra llegan al regadío andaluz

El proyecto InvaRega termina su experimentación en laboratorio y aborda la fase de prueba en campo

24 octubre 2020, 07:00

El proyecto de innovación InvaRega, en el que se probará la eficacia y viabilidad económica de nuevos tratamientos en la lucha contra las tres especies invasoras que más daño están ocasionando al regadío andaluz (almeja asiática, mejillón cebra y briozoos) continúa avanzando tras el paréntesis provocado por la pandemia del Covid-19 y afronta en este momento los trabajos de experimentación de campo.

Liderado por la Asociación de Comunidades de Regantes de Andalucía, (Feragua), junto a la Fundación Caja Rural del Sur, la Fundación Pública CENTA y el Campus de Excelencia Internacional Agroalimentario (CEIA3), cuenta con la colaboración de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG), la empresa pública Aguas de Córdoba y las comunidades de regantes de El Villar, Canal de la Margen Izquierda Genil, Palos de la Frontera y Valle Inferior del Guadalquivir.

El proyecto cuenta con financiación europea y andaluza, concretamente, 230.000 euros en total.
Invarega incluye un doble proceso de experimentación, primero en laboratorio, fase ya finalizada, y posteriormente en las instalaciones de riego de varias comunidades de regantes, donde se comprobará la efectividad sobre el terreno real.

Fase actual

Los trabajos se centran ahora en la Comunidad de Regantes del Canal de la Margen Izquierda del Genil y en la Comunidad de Regantes del Valle Inferior del Guadalquivir, en Sevilla y Córdoba.

En la primera de ellas se han realizado recientemente pruebas con peróxido hiperacético que han dejado muy buenos resultados por la mortalidad alcanzada de mejillón cebra, mientras que en la segunda se ha puesto a prueba el método físico de desecación de balsas. Asimismo, este tratamiento ha permitido contrastar la eficacia de la pintura antifouling (es decir, antiadherente), que se está probando en la balsa VII del Valle Inferior del Guadalquivir. Esta balsa ha sido la menos afectada por las especies invasoras dentro de sus instalaciones de riego, sido la única a la que se le había aplicado anteriormente tratamientos con estas pinturas repelentes.

El próximo ensayo de campo se realizará esta semana en la Comunidad de Regantes del Genil y se centrará en el uso de la cloración, con el que se podrán contrastar los resultados previos obtenidos en el laboratorio. A partir de aquí, quedarán por realizar nuevos ensayos sobre la aplicación de bisulfito sódico y ácido sulfuroso, que se ejecutarán ya en 2021, aunque aún no hay fechas.

Respecto a la fase experimental finaliza, aunque se conocerán con detalle los resultados al final del proyecto, se puede anticipar que, en general, los tres métodos químicos que han sido puestos a prueba (cloración; peróxido de hidrógeno y ácido peracético; y bisulfito sódico) se muestran muy eficaces y rápidos contra el mejillón cebra y los briozoos, pero no son tan efectivos, y sobre todo, necesitan bastante más tiempo, para reducir a la almeja asiática, que se revela así como al especia especie invasora más difícil de combatir.

Daños económicos

Según las estimaciones de Feragua, la amenaza potencial que representan las especies invasoras para el regadío andaluz asciende a 72 millones de euros, repartidos entre sobrecostes energéticos (30 millones), de mano de obra (38 millones), y tratamientos (3,6 millones). La lucha contra las especies invasoras ya está representando en muchas comunidades unos costes de 40/70 euros por hectárea, suponiendo una de las partidas de costes más relevantes.

A ello hay que sumar el daño ambiental, pues si las especies invasoras siguen colonizando infraestructuras de riego, se necesitarán 12 millones de metros cúbicos adicionales anuales de agua para limpieza de filtros (se trata del volumen de agua que consume una población como la de Huelva capital) y un consumo adicional energético de 200 Gw h/año (equivalente al consumo de una población como Jaén capital).

Ámbitos