regadio-agua-riego
Regadío / Agrónoma
Valoraciones

Los regantes dejan atrás «el año del agua» transformando la crisis en oportunidad

Feragua demanda inversiones para el regadío, aprovechando los recursos liberados por la UE para luchar contra los efectos de la pandemia

8 enero 2021, 07:33

Finalizado el 2020, muchos son los organismos y asociaciones que han realizado balances de las medidas y logros conseguidos en el transcurso de estos 365 días. Así ha ocurrido con los regantes, quienes han valorado las noticias positivas y negativas que deja el año del Covid-19.

Desde Feragua han puesto de manifiesto que la pandemia ha servido para destacar «la importancia estratégica del regadío para la garantía y soberanía alimentaria». No obstante, han señalado que «si el regadío es esencial, también lo debería ser para las inversiones públicas para la modernización del mismo. Por desgracia, lo que hemos tenido hasta ahora es más papeleo y burocracia que obras reales».

En este sentido, abogan por hacer de la crisis oportunidad. Por ello, Feragua demanda inversiones para el regadío, aprovechando los recursos liberados por la UE para luchar contra los efectos de la pandemia. Al respecto, asegura que «la iniciativa ‘Next GenerationEU’ son una buena oportunidad para corresponder al regadío por el papel esencial jugado durante la pandemia. Una oportunidad plenamente avalada por el destino que quiere darle la Unión Europea al dinero para la recuperación».

Sin embargo, además de solicitar más ayudas, los regantes también han denunciado los efectos negativos que pueden acarrear algunas de las modificaciones de las normativas que se han efectuado.

Mantener la calidad en toda la red de distribución de riego

La Federación Nacional de Comunidades de Regantes (Fenacore) ha denunciado que la normativa europea sobre la reutilización de aguas complica la exportación de productos agroalimentarios a países comunitarios.

A su juicio, «si el reglamento europeo exige calidades diez veces superiores, el problema no radica en la exigencia de una mayor calidad a la salida de la planta de tratamiento, sino en mantenerla en toda la red de distribución de riego (canales, balsas…)», explican desde Fenacore.

aguas
Planta de depuración de aguas / Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible

Asimismo, incide en que «cualquier crisis sanitaria o intento de rebajar los parámetros puede crear un problema de comercialización en todos los productos alimenticios que se exportan; ya que, aunque la Unión Europea quiera normalizar el uso de estas aguas, la sociedad es todavía muy reticente a comprar y comer productos alimenticios regados con agua regenerada».

Para la Consejería, el 2020 ha sido «el año del agua»

Por su parte, la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible ha recalcado «el giro de 180 grados en las políticas hidráulicas de Andalucía» llevado a cabo en el que ha catalogado como «el año del agua en Andalucía».

En este marco, ha destacado en un comunicado que «uno de los grandes hitos en la política hídrica ha sido la aprobación en el Parlamento del Pacto Andaluz por el Agua el pasado 17 de diciembre».

De forma paralela a los trabajos para sacar adelante este pacto, desde la Junta de Andalucía se han realizado múltiples inversiones para impulsar la depuración de aguas residuales y poner en marcha 300 actuaciones. Además, la restauración y limpieza de cauces también ha sido otro de los pilares de la nueva política de aguas de la Junta.

Por último, ha asegurado que otro de los pilares «fundamentales» de esta política de aguas ha sido el control de las cuencas hidrográficas intracomunitarias y la seguridad de las presas, como la inauguración del Sistema Automático de Información Hidrológica (SAIH-Hidrosur) de la Junta en el embalse de El Limonero (Málaga).

Un hecho que «supone la incorporación de tecnologías de última generación que facilitarán la adopción de decisiones ante situaciones meteorológicas adversas, a fin de garantizar la seguridad de la población», ha concluido.

Ámbitos