dehesa-japon-boda
Boda de japoneses en la dehesa / Agrónoma
Mecenazgo ambiental

La seca de la dehesa andaluza sigue preocupando en Japón

La familia Yamamoto vuelve a apadrinar la reforestación de una finca onubense

14 marzo 2020, 07:00

La delegación de japoneses que encabeza el empresario nipón Taishi Yamamoto reafirma, por cuarto año consecutivo, su compromiso con las dehesas andaluzas, protagonizando una nueva reforestación de encinas y alcornoques en la finca La Jineta, propiedad del empresario sevillano Julio Revilla y situada en el municipio onubense de Cala.

Un compromiso con este ecosistema mediterráneo tan firme que ha acabado en boda, como la que han celebrado una pareja de japoneses mecenas de estos nuevos árboles del género quercus, que han querido con este acto simbólico sellar su amor en comunión con la naturaleza.

La familia de Taishi Yamamoto sigue siendo la mayor importadora y comercializadora de productos derivados del cerdo ibérico en Japón y han visitado innumerables veces las dehesas andaluzas, seleccionando los mejores cerdos ibéricos alimentados en montanera a base de bellotas y hierbas.

Relación más allá de los negocios

Durante todo este tiempo ha mantenido una especial relación comercial y de amistad con el empresario y ganadero sevillano Julio Revilla, a quien hace varios años le plantearon su preocupación por la situación de muchas dehesas de Andalucía, afectadas por la enfermedad llamada «seca», planteándose contribuir modestamente a la regeneración de su arbolado.

Así, en la finca La Jineta, este mecenazgo «verde» durante los últimos cuatro años ha hecho posible la plantación de 600 nuevos árboles, entre encinas y alcornoques, todos ellos con el nombre de los que han sido sus padrinos. Esta iniciativa tendrá continuidad el próximo año, pues los empresarios nipones han renovado su votos con la dehesa, subvencionando la plantación de otras 200 plantas más (encinas y alcornoques) que tendrá lugar en 2021.

Es su «modesta» contribución a la recuperación de un ecosistema único en el mundo que está agonizando y cuyo lamento, poco perceptible a nivel regional o nacional, parece que está calando en Japón, que quiere así concienciar al mundo sobre el estado de salud de la dehesa.

El grupo terminó su visita recorriendo las instalaciones de Sierra Mayor Jabugo S.A.U., en Corteconcepción (Huelva), donde se elaboran los jamones, paletas y embutidos procedentes de los cerdos ibéricos de bellota que se alimentan en la dehesa repoblada por estos ciudadanos nipones.

«Un paisaje eterno»

La dehesa La Jineta es un paisaje de obligada peregrinación para la familia Yamamoto, que siempre que puede viaja a la tierra donde reposan los restos del padre del empresario Taishi Yamamoto, llamado Aiko Yamamoto, quien eligió esta dehesa como su hogar eterno.

Así, bajo una enorme y vieja copa, un monolito custodia una pequeña urna, que llegó desde Japón para descansar eternamente en el paisaje que eligió en vida Aiko Yamamoto, la dehesa onubense.
Aiko llegó a Andalucía en el año 2000 y pisó la dehesa buscando una carne de sabor y calidad similar a la del cerdo kurobuta, «pero se encontró con una muy superior: la del cerdo ibérico de bellota», declara Julio Revilla.

Desde entonces Yamamoto, propietario de 15 restaurantes, se apasionó de tal forma por la carne del cerdo ibérico que revolucionó la gastronomía popular japonesa. Así, paseando entre encinas y alcornoques, con los años, se enamoró del sistema productivo de la dehesa andaluza y prometió mantener este paisaje con vida.

Un compromiso que tras su muerte mantiene su hijo Taishi, cumpliendo así con la última voluntad de su padre respecto a la dehesa.

Ámbitos