innovacion-cultivo-arroz
Cultivo arrocero / R. Maestre
Innovación

La vanguardia tecnológica se pone al servicio del sector arrocero

La mejora de procesos, la innovación varietal y las nuevas tecnologías centran los avances en el Bajo Guadalquivir

26 abril 2020, 07:02

I.L.

Sevilla puede presumir no sólo de producir arroz en cantidad, sino de la calidad de su producto, fruto de un ambicioso proyecto de mejora continua impulsado por las empresas del sector y apoyado en la innovación y las nuevas tecnologías.

Una de las que se ha subido a este carro es la cooperativa Arrozúa, que aporta el 40% del total del grano que se produce en Sevilla, envasando el cien por cien de su producción. La cooperativa está inmersa en un proceso de automatización integral de todas sus instalaciones, por lo que «desde el año 2008 hemos invertido unos 18 millones de euros aproximadamente en la mejora de infraestructuras y modernización de procesos», señala el director gerente, Antonio Llopis.

Así, cuenta con tecnologías punteras para la detección de impurezas visibles en los granos de arroz, detectando aquellos picados o descoloridos. Sus instalaciones cuentan con «un sistema de control de procesos exhaustivo que abarca toda la producción, desde el arroz almacenado en silos hasta el envasado, optimizando la trazabilidad del producto». Además, los silos de Arrozúa tienen implementada una herramienta «que permite realizar su gestión desde un móvil o tablet».

Nuevas variedades

A la vanguardia del desarrollo varietal también destaca la cooperativa Arroceros del Bajo Guadalquivir, una de las socias de la Cooperativa de Productores de Semillas de Arroz (Copsemar) de Valencia, que dispone de un programa de desarrollo propio. «Estamos muy atentos a las nuevas variedades que están saliendo y algunas las estamos plantando en Sevilla», pues «procuramos producir el arroz que requiere la industria y las variedades que el consumidor demanda, primando siempre la calidad», señala el presidente, Vicente Cebolla. Así, una de las últimas variedades introducidas es «Copsemar 7». Se trata de un tipo de arroz redondo «que llevamos ya dos campañas sembrándolo en Sevilla», afirma.

Luego, el sector está trabajando con un arroz cristalino llamado Tetis que está muy demandado porque tiene menos almidón. Ylas variedades con tecnología «Clearfield» como Sirio se están popularizando, sobre todo para limpiar las parcelas de arroces bastardeados.

Agricultura de precisión

Las herramientas de la agricultura de precisión también se están implantando en el arroz. Así, destaca el uso de imágenes de los satélites Sentinel, que se emplean para la geolocalización de parcelas, el control de hectáreas inundadas y para visualizar posibles focos de daños en el cultivo, permitiendo observar la evolución de los cambios sobre el territorio. Luego, también hay experiencias del uso de drones para realizar tratamientos de fitosanitarios. Además, cada vez más tractores y cosechadoras cuentan con GPS, que permite mapear la parcela y ganar precisión en las tareas agrícolas.

Ámbitos